Presuntos actos de brutalidad policiaca y corrupción cometidos por un grupo de agentes de la División de Drogas de San Juan fueron denunciados por vecinos del residencial Los Lirios de Cupey luego de que varios oficia…

Alegan brutalidad policial en Cupey

Presuntos actos de brutalidad policiaca y corrupción cometidos por un grupo de agentes de la División de Drogas de San Juan fueron denunciados por vecinos del residencial Los Lirios de Cupey luego de que varios oficiales supuestamente agredieran a un residente que padece de hemiplejía y a quien arrestaron aparentemente sin justa causa.

Faustino Betancourt, Grace Rivera y Virgen Negrón Villegas, tres de la veintena de vecinos que fueron testigos de los supuestos actos, afirmaron en entrevista con EL VOCERO que Fernando García Serrano fue una víctima inocente del grupo de policías, que según dicen constantemente irrumpen en el referido complejo de vivienda pública para efectuar arrestos injustificados.

Los vecinos relataron que el pasado 11 de julio llegaron entre cuatro a cinco agentes de la División de Drogas capitalina y le cuestionaron a García Serrano sobre un ‘four track’ que estaba arreglando en los predios del complejo.

Los agentes le pidieron las llaves y cuando las iba a buscar su brazo le tembló y por los nervios y su condición se sonrió.La hemiplejía es la parálisis de un lado del cuerpo causada por una lesión cerebral o de la médula espinal, según se desprende información médica consultada por este diario.

“Parece que uno de los policías se molestó y le dio una bofetada y lo tiró al piso. Y estando en el piso le volvieron a dar otra bofetada. Es evidente que es impedido, tiene un brazo paralizado, camina con dificultad porque tuvo un accidente en un ‘four track’ hace dos años. Tiene la marca de una traqueotomía. Uno de los policías le dio un puño en el oído izquierdo que le laceró el tímpano. Lo cogieron por el brazo que no tiene movimiento y lo arrastraron por el suelo y lo metieron en la patrulla y se lo llevaron”, detalló Betancourt.

Destacó que los presuntos hechos fueron grabados por varios vecinos del residencial.

Mientras, Negrón Villegas narró que estaba llegando al residencial cuando se topó con los agentes y observó las agresiones. “Me quedé en shock. Muchos de los agentes no tenían el uniforme ni la placa. Solo los motorizados que llegaron un poco más tarde. Empezaron a gritar: ¡Taser!”, manifestó.

Entretanto, Rivera dijo que tanto ella como otros vecinos vieron cuando uno de los agentes llegó con una bolsa de lo que aparentaba ser cocaína y escuchó cuando otro oficial le dijo que se la llevara para el cuartel.

“No le ocuparon nada. Le dijeron que lo estaban interviniendo por el ‘four track’. La droga la sacó de una pequeña palma aledaña. El ‘four track’ está allí todavía. Le violaron todos los derechos. En el cuartel de la Policía lo metieron en una celda, no le dieron de comer y no llamaron para asistencia médica a pesar de que tenía la presión alta. Lo dejaron preso de un día para otro. Cuando salió del cuartel, fue llevado a un CDT y el médico certificó una laceración en el tímpano por el puño que le dio el agente”, expresó.

Rivera, quien es enfermera, indicó que a consecuencia del accidente que sufrió hace dos años, García Serrano aún tiene coágulos en la cabeza. Ella lo atendió tras el accidente por el que estuvo meses en estado vegetativo.

Abogado señala fabricación de caso

García Serrano, quien cumplió ayer 25 años, no hizo comentarios por instrucciones de su abogado Stanis Barrenchea. El letrado indicó que el caso de su cliente se encuentra en etapa de vista preliminar luego de que se le radicaran cargos por venta de sustancias controladas.

“Una droga que no le ocuparon encima, ni siquiera en el área. Aparentemente, después de haber arrestado al muchacho y habérselo llevado, encontraron un paquete de drogas en otro lugar y la incautaron. Hay un vídeo que se ve cuando un agente la llevaba en la mano”, expuso.

Dijo que inicialmente lo arrestaron por obstrucción a la justicia y que posteriormente fue acusado por venta de drogas.

“Le terminaron radicando cargos porque todo lo que la Policía dice es para salvar su pellejo. Hay fotos y vídeos de cómo se dio la situación. Hay que ver si el juez le cree a los policías cuando hay fotos y vídeos de lo que pasó. La prueba en este caso es fuerte. La prueba habla por sí sola”, apuntó Barrenchea.

Mencionó que el caso contra su cliente fue sometido ante el tribunal mediante declaraciones juradas de los agentes. “Es una determinación basándose en un papel y uno no puede presentar testigos. Estoy convencido que con los vídeos y los testigos el caso se caiga. Es un caso fabricado”, comentó.

En manos de los federales

Asimismo, Betancourt manifestó que este caso fue llevado por el monitor federal de la reforma policial, Arnaldo Claudio, al Negociado Federal de Investigaciones (FBI). Fuentes de EL VOCERO informaron que los agentes federales ya comenzaron a efectuar entrevistas.

Ayer este diario intentó obtener una reacción de la Policía sobre el caso, pero al cierre de esta edición no se recibió respuesta.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Fuente: EL VOCERO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds