FOTO ARCHIVO
FOTO ARCHIVO

Estructura, equipos de trabajo, seguidores o simple y directamente maquinarias es como se llama a esa parte del electorado que los candidatos desde ya ponen en sus cuentas a partir de esos apoyos políticos que consideran incondicionales, andamiajes que por esta época de comicios presidenciales en Colombia los aspirantes esperan que funcionen al ciento por ciento.

Esas maquinarias son de diferentes tamaños y salen en diferentes momentos. En las elecciones locales son los ediles, los concejales y los diputados quienes más las mueven, en un trabajo conjunto con quienes aspiran a ser alcaldes y gobernadores.

En marzo pasado fueron muy evidentes cuando se cumplió la elección del Congreso de la República. Los aspirantes al Senado y la Cámara tuvieron en esas maquinarias locales su principal apoyo. Pero las más fuertes y de mayor trascendencia son las que se harán evidentes a finales de mayo en la primera vuelta presidencial y en junio, en la segunda vuelta, cuando serán decisorias para que Colombia tenga su nuevo presidente de la República.

Para César Caballero, gerente de la encuestadora Cifras y Conceptos, de acuerdo al modelo de pronóstico que se trabaja en esta compañía, el presidente de la República, que se escogerá el próximo 27 de mayo, llegará al poder con una combinación de votos de opinión y de estructura, como él prefiere llamar a este electorado.

“Nuestro modelo nos está diciendo varias cosas. Primero, que son muy altas las probabilidades de que haya segunda vuelta y que ese segundo lugar se lo están disputando tres competidores: Germán Vargas, con más probabilidades de estar en segunda vuelta que Gustavo Petro, y Gustavo Petro, con más probabilidades que Sergio Fajardo. Pero los tres tienen hoy la posibilidad de ser el segundo en segunda vuelta. Duque es el más opcionado para pasar a segunda”, agrega Caballero.

Para el experto, en estas lecciones pesará más el voto de opinión que el de estructura, contrario a lo que sucede con las elecciones a Congreso. “Nosotros hemos desarrollado un concepto que se llama potencia de traslado y es el porcentaje máximo de votos que un senador le podría trasladar a un candidato. Ese porcentaje está entre un 34% y 28% y podría variar de acuerdo a la coyuntura”.

De acuerdo con Caballero, Duque tiene entre el 34% y 35% del voto de opinión y el 30% de los votos de estructura; Vargas tiene más del 40% de los votos de estructura y el 13% del sufragio de opinión; Petro el 26% del voto de opinión y el 6% del voto de estructura; y Fajardo el 10% del de estructura y cerca del mismo porcentaje en opinión.

Por su parte, el analista político Carlos Andrés Orjuela afirma que las maquinarias van a jugar un papel importante en las elecciones presidenciales, aunque considera que su peso no será tan fuerte como el que aportaron en las Legislativas. “Esas estructuras políticas y esa maquinaria requieren para su funcionamiento dinero. Ese dinero ya se invirtió en las elecciones legislativas y aunque va a llegar a las elecciones presidenciales, lo que se advierte en el escenario político es que no va a tener la cantidad que se requeriría para movilizar maquinaria suficiente”, agrega.

Igual que Caballero, Orjuela manifiesta que pese a que el voto de maquinaria es importante, se debe tener en cuenta el electorado de opinión, porque en estas elecciones no van a ser tan determinantes como en otras ocasiones. “El voto de opinión, que se concentra en las grandes capitales de departamentos, juega en términos porcentuales un papel muy importarte”.

Mauricio Jaramillo, experto en política, sostiene que las maquinarias van a ser mucho más importantes en primera vuelta que en segunda. “En la primera serán importantes porque al menos dos candidatos son altamente dependientes de las mismas. Me refiero a Duque, que está tratando de seducir algunos de los segmentos diseccionados de los partidos: una parte del Partido Liberal, una parte del Partido Conservador, una parte importante de los movimientos religiosos, como Mira. Lo mismo en el caso de Vargas Lleras. Para ellos es importante pasar a segunda vuelta”, dice.

En relación al voto de opinión, Jaramillo, agrega que este viene tomando fuerza desde los años noventa, pero sostiene que aún el país está lejos de que una elección presidencial se gane por el voto de opinión.

Image

Iván Duque

Iván Duque Márquez tiene el respaldo de la mayor estructura política que tiene Colombia en la actualidad. Se trata del Centro Democrático, partido que bajo la orientación del expresidente y senador Álvaro Uribe, tiene al menos 2.5 millones de votos propios, es decir el case con el parte.

Esa maquinaria uribista la componen, además de Uribe, dirigentes que estuvieron en el pasado en el conservatismo y que en el presente aún tienen un relativo peso, entre ellos Fabio Valencia, Ciro Ramírez y Luis Alfredo Ramos.

La otra maquinaria que le suma a Duque es un sector del Partido Conservador, que en la actualidad son al menos 30 congresistas como los senadores Juan Diego Gómez, Miryam Paredes y Roberto Gerlein. Además del amplio sector que lidera la hoy candidata a la Vicepresidencia, Marta Lucía Ramírez, a quien se le reconoce una ascendencia importante en las bases de ese partido.

Pero la semana que termina, Duque dio un golpe de mano importante a su contendor Germán Vargas Lleras al sumar el llamado voto cristiano, al lograr el apoyo de los partidos políticos Mira y Colombia Libre y Justa, los cuales en las elecciones de marzo sumaron poco más de 1.1 millones de votos para el Senado. Es decir que ese sería un gran caudal que reforzaría sus intenciones de ganar la Presidencia de la República. También, a comienzos de mayo, llegó a la campaña la retirada candidata Viviane Morales.

Duque de la misma forma sumará una muy buena cifra, no fácil de calcular, de votos de opinión, en especial de esa franja de la derecha, que tradicionalmente apoya al candidato de turno que represente ese sector.

Image

Germán Vargas Lleras

El exvicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, es para analistas y politólogos el candidato que en la actualidad representa a las tradicionales maquinarias de los partidos políticos, comenzando por la suya: Cambio Radical.

De su partido, Vargas tiene en la casa Char a sus principales electores. Su máxima figura es el empresario Fuad Char y luego está el actual alcalde de Barranquilla, Alex Char, de quien incluso se llegó a mencionar en algún momento como el candidato a la Vicepresidencia para Vargas.

Vargas también en su partido tiene a otro cacique electoral importante, el ahora senador electo Richar Aguilar. Espera también sumar los votos de varios de sus senadores electos como Rodrigo Lara, Carlos Motoa, Carlos Jiménez y Didier Lobo, entre otros. Cambio Radical para Senado llegó a 2.1 millones de votos.

El Partido de la U es otra de las maquinarias que tiene Vargas en sus cuentas. En marzo, la colectividad del hoy presidente de la República, Juan Manuel Santos, sumó 1.9 millones de votos para Senado, y aunque la decisión fue de partido, algunos de los senadores, como José David Name, están más cercanos a Iván Duque.

Vargas Lleras suma también a su propósito de ganar la Presidencia de la República a los principales caciques electorales del Partido Conservador: Efraín Cepeda, David Barguil, Carlos Trujillo, entre otros. El 11 de marzo, el conservatismo llegó a 1.9 millones de votos, de ellos poco más 1.1 estarían con Vargas.

Image

Gustavo Petro

Además de sumar sectores de la población que están inconformes con los últimos gobiernos, es apoyado por un amplio sector que ve en él y no en Sergio Fajardo a su candidato de izquierda. Podría llegar a la Presidencia con el apoyo de gran parte del Polo Democrático y en especial de congresistas de base como Iván Cepeda y Alex López.

Una parte de la Alianza Verde también le ha manifestado su apoyo y hace algunos días configuró alianza con Carlos Caicedo, con quien participó en la consulta interpartidista y de quien parecía haberse alejado en el mes de marzo.

Image

Sergio Fajardo

Con el tema de la educación como bandera y con el senador Antanas Mockus apoyándolo, Fajardo se ha venido consolidando en los últimos días, pese a la fallida alianza con Humberto de la Calle Lombana. De hecho, hace pocos días hizo público que recibió cerca de 100 millones de pesos en aportes de ciudadanos que acompañan su candidatura.

Image

Humberto de la Calle

Una vez fue superada la incertidumbre de la posible alianza con Fajardo, el candidato del liberalismo ha tomado un gran impulso y ha fortalecido su agenda con el apoyo de los congresistas y del jefe liberal, el expresidente César Gaviria Trujillo, pese a que también existían dudas sobre el apoyo del partido.

Fuente: EL COLOMBIANO

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds