El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Walter Higgins, decidió renunciar a su cargo luego de una advertencia del Departamento de Justicia a la Junta de Gobierno de esa corporación pública de…

Cambio de mando en la AEE

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Walter Higgins, decidió renunciar a su cargo luego de una advertencia del Departamento de Justicia a la Junta de Gobierno de esa corporación pública de que el bono de productividad que se había acordado era ilegal.

“Después de semanas de discusiones y mucho trabajo por parte de la Junta de Gobierno, quedó claro que no era posible que el contrato original bajo el cual me contrataron se lograra con respecto a la compensación. Incluso si se hubieran hecho algunos argumentos legales, se hizo muy claro para mí que las políticas relacionadas con mi compensación hacían imposible que se cumpliera el contrato”, confesó Higgins en una comunicación interna a los empleados de la AEE.

El bono de productividad permitía prácticamente duplicar el salario anual de $450,000 de Higgins, si cumplía con unas métricas de desempeño que definiría la propia junta directiva.

La secretaria de Justicia, Wanda Vázquez, había emitido una opinión legal dirigida al presidente de la Junta de Gobierno de la AEE, Ernesto Sgroi Hernández, en la que le advertía que la Ley 66 de 2013 prohíbe que se autoricen bonos de productividad a contratistas y funcionarios.

Además, la Asamblea Legislativa había aprobado por unanimidad una resolución conjunta para cancelar todo bono y compensación adicional al salario del director ejecutivo de la AEE y todo oficial ejecutivo mientras dure el pleito de quiebra del gobierno bajo el Título III de la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

Contratan uno más caro

Pese a que la compensación de Higgins fue determinante para llegar a un acuerdo para presentar su renuncia, la Junta de Gobierno de la AEE anunció ayer que su sustituto, Rafael Díaz Granados, cobrará un salario que es 66% más alto.

La junta explicó que el salario de $750,000 anuales se basó en una fórmula que provee la Asociación de Energía Pública de Estados Unidos (APPA, por sus siglas en inglés), que le garantiza una fracción de los ingresos de la corporación pública.

Los ingresos de la AEE ascienden a $3,200 millones, indicó la junta.

Díaz Granados, quien es miembro independiente de la Junta de Gobierno de la AEE, pasará a ser el principal oficial ejecutivo (CEO) de la corporación pública a partir del 15 de julio. Este fue nominado a ese organismo por el entonces gobernador Alejandro García Padilla, quien lo seleccionó de una terna de candidatos que le había presentado la firma Russel Reynolds.

Rosselló destituyó a toda la Junta de Gobierno de la AEE mediante la Ley 37 de 2017, pero luego nombró nuevamente tanto a Errol Davis como a Díaz Granados.

El nuevo titular de la AEE es abogado, posee un juris doctor de la Universidad de Georgetown, así como un bachillerato en Economía de la Universidad de Harvard. Entre 2000 y 2014 dirigió distintas operaciones de negocios de General Electric.

La junta destacó, entre sus gestiones, que redujo los costos de GE Healthcare por más de $1,000 millones. Resaltó, además, la participación de Díaz Granados en la inversión multimillonaria de GE en proyectos de energía renovable y ciclos combinados en Europa y América Latina.

“Su trasfondo profesional es evidencia suficiente de que cuenta con las habilidades y las características necesarias para liderar la transformación de nuestra industria eléctrica”, apuntó Sgroi Hernández.

Arremeten contra ente rector

En tanto, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, sugirió destituir a los miembros de la Junta de Gobierno de la AEE que hayan avalado el sueldo de $750,000 del nuevo director ejecutivo de la corporación pública.

“Ese insulto a los puertorriqueños es inaceptable. Confío que nuestro gobernador actuará sobre ese asunto para que todo quede perfectamente claro. Desde el Senado estaremos atentos y actuaremos”, sostuvo.

Por su parte, el presidente de la Cámara, Carlos ‘Johnny’ Méndez Núñez, también censuró el sueldo que se le otorgó a Díaz Granados, pues “está totalmente desconectado de la realidad económica y fiscal que experimenta esa corporación pública”.

A preguntas de la prensa sobre la determinación de la junta de la AEE en torno al salario de Díaz Granados, el gobernador Ricardo Rosselló señaló que “la compensación tiene que estar circunscrita, por conducto de ley, a lo que sería una oferta competitiva dentro del mercado. Hay portales que estiman lo que debe ser el costo del principal de una compañía de energía eléctrica a base de los clientes que tiene, el tamaño, entre otras cosas”.

El organismo rector de la AEE informó que Higgins pasará a formar parte de ese ente como uno de sus miembros. Reiteró que tras su salida “no existe pago, remuneración, ni bonificación alguna”, ya que fue una decisión tomada por mutuo acuerdo.

Higgins hizo saber a sus empleados que había sido el propio gobernador quien le solicitó seguir aportando a los procesos de privatización y venta de la infraestructura eléctrica como un miembro de la junta.

“Incidente familiar”

El primer ejecutivo aludió a un asunto familiar para explicar la razón de la salida tan pronta del director ejecutivo, a menos de tres meses desde que ocupó el cargo. Rosselló indicó que Higgins había tenido un “incidente familiar no esperado, que iba a provocar que estuviese fuera de Puerto Rico en muchísimas ocasiones”. Minutos después trascendió la comunicación de Higgins a sus empleados, en las que hablaba de su compensación como el factor decisivo.

Sin embargo, el propio Higgins envió más tarde una clarificación a la prensa en la que reconocía como ciertas las palabras de Rosselló.

“Es cierto que el gobernador también era plenamente consciente de que mi esposa y yo enfrentamos una grave situación de salud dentro de su familia. Esto ha colocado muchas presiones nuevas e inesperadas sobre nosotros… El gobernador tuvo razón al afirmar que esta situación también fue un factor importante en mi decisión de renunciar”, comentó.

Higgins agregó que “por razones personales” se había limitado a hablar públicamente solo de los asuntos internos relacionados con la AEE, incluida su compensación.

Laura M. Quintero, EL VOCERO

Fuente: EL VOCERO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds