Entre los acusados también está una amiga de la esposa del sindicalista, quien al igual que los hombres habrían ayudado a desviar fondos, lavar activos y evitar controles financieros

Marcelo Balcedo y Paola Fiege (Gentileza: El País)
Marcelo Balcedo y Paola Fiege (Gentileza: El País)

“Siempre pagaba en efectivo y no tenía ninguna propiedad a su nombre. Se nota que siempre estuvo bien asesorado para evadir a la Justicia”. Las palabras de Daniel Espinosa, titular de la Secretaría Antilavado de Uruguay, describieron anticipadamente una asociación de lavado y evasión por la que Marcelo Balcedo cumple prisión preventiva y ahora tres personas más fueron imputadas en la causa.

Su abogado, su entrenador personal y una amiga de su mujer resultaron acusados por lavado de activos en la última audiencia llevada a cabo en Montevideo. Balcedo fue arrestado el pasado 4 de enero en su casa de Playa Verde, en Maldonado. El empresario está acusado de supuesto lavado de dinero y del vaciamiento del SOEME: en esa vivienda se encontraron casi USD 500 mil en efectivo, armas y automóviles de lujo, además de un zoológico clandestino.

En la caja de seguridad que Balcedo tenía en Montevideo se encontraron USD 6
En la caja de seguridad que Balcedo tenía en Montevideo se encontraron USD 6 millones

“Conocía perfectamente cada maniobra que debía realizar para no quedar pegado. Nos llama la atención que una persona que lava dinero tenga tanta exposición, con fastuosas propiedades, animales exóticos y autos de alta gama”, agregó Espinosa a Infobae. En los primeros allanamientos, la Fiscalía uruguaya también incautó más de USD6 millones en distintas cajas fuertes que Balcedo tenía en Montevideo y en la ciudad de Punta del Este.

Al abogado del sindicalista, mencionado en la causa como B.L., se le realizó un embargo de USD400 mil luego de que se descubrieran pruebas en donde el letrado ayudó a su cliente a ocultar bienes. La Fiscalía asegura que “se vinculó con Balcedo y Fiege a partir del año 2008”, a raíz de una consulta que éstos le hicieron por la compra de un chalet, que se efectivizó en diciembre de aquel año. A partir de allí, “se forjó una relación de amistad entre el abogado y Balcedo”.

En 2011, Balcedo y su mujer compraron “El Gran Chaparral”. A B.L. le propusieron ser el gerente, por lo que dejó su actividad profesional para dedicarse full time a pre-seleccionar y contratar al personal para trabajar en el lugar, abonar los salarios de los trabajadores, contratar los distintos proveedores y abonar el resto de los consumos en todos los inmuebles que eran propiedad de la pareja.

En Playa Verde, Balcedo poseía una mansión con mirador al mar
En Playa Verde, Balcedo poseía una mansión con mirador al mar

En cuanto a E.M., profesor de educación física y personal trainer de Balcedo, conoció al empresario en 2010, en Córdoba (Argentina), cuando trabajaba en una clínica para pacientes con problemas relacionados con el exceso de peso. Balcedo, a partir de allí, le propuso trabajar directamente para su familia, lo que obligó al entrenador a trasladarse a la ciudad de Buenos Aires.

La Fiscalía asegura que “con el correr de los años, sus tareas se fueron ampliando, convirtiéndose, en definitiva, en la ‘mano derecha’ de Balcedo y Fiege”. Su sueldo ascendía a USD 5.800 mensuales, los cuales se le abonaban -siempre- en efectivo. Además, le otorgaron una camioneta Dodge Ram valuada en más de USD 82.000.

La tercera acusada es V.A.M.C., amiga de Fiege, titular de una tarjeta de crédito de American Express, en la cual Fiege realizaba depósitos fraccionados (algunas veces los hacía su amiga) y poseía un plástico adicional. Es decir, V.A.M.C. era titular de una tarjeta que no utilizaba pero sí favoreció a Fiege, quien depositaba dinero en la misma y realizaba diversos gastos.

Marcelo Balcedo está en prisión desde el 4 de enero
Marcelo Balcedo está en prisión desde el 4 de enero

Las sumas depositadas o pre-cargadas eran fraccionadas. No superaban los USD10.000 por depósito. Lo que llamó la atención de la Justicia uruguaya es que esta mujer, quien trabajaba a la vez como empleada en uno de los domicilios, tenía ingresos mensuales menores a los $ 60.000, los cuales no condecían a los montos efectuados.

Al entrenador, la Justicia le impuso también un embargo de USD 400 mil. En tanto, a la allegada de Fiege se le impuso otro menor, de USD 200 mil. La Fiscalía también solicitó acusar a una escribana, mencionada como A.M.C., vinculada a la compraventa de inmuebles por parte de Balcedo, alegando que la misma no había denunciado las transacciones como sospechosas de lavado de dinero. La jueza María Helena Mainard desestimó el pedido.

“El Gran Chaparral”, la fastuosa mansión con autos de lujo y animales exótico
“El Gran Chaparral”, la fastuosa mansión con autos de lujo y animales exóticos que tenía Balcedo

“Me llama la atención el accionar de Balcedo. Por mi experiencia, una persona que lava dinero busca discreción y mantenerse en el anonimato lo máximo posible. Este hombre, al igual que su esposa, ostentaron demasiado y por un ‘buen asesoramiento’ pudieron evitar los controles anti lavado durante varios años. Pero el modo de vida, contradictorio a lo que se suele ver, hizo que cayeran”, concluyó Espinosa.

Fotos: Marcelo Umpiérrez

Fuente: INFOBAE

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds