Así lo expresaron José Ignacio de Mendiguren y Aldo Pignanelli, del equipo económico del Frente Renovador

Desde el massismo pidieron

Luego de que el Indec informara que la industria utilizó 61,8% de su capacidad instalada en junio, José Ignacio de Mendiguren reafirmó la necesidad de darle aire al sector industrial y pyme: “Este sector es el principal proveedor de empleo y una célula fundamental del desarrollo económico. Para que el país tenga un desarrollo económico sostenido, necesitamos industrias y pymes vivas”.

El diputado del Frente Renovador se mostró “preocupado” porque “a la caída del mercado, debemos sumar los aumentos concretos que han recibido en impuestos, tasas, contribuciones e intereses” y porque “la AFIP embarga las cuentas corrientes de estas empresas por meras cuestiones formales o por pequeñas cantidades”. Ante esto, insistió en el proyecto de ley de Emergencia Fiscal Pyme presentado por el massimo días atrás.

“Debemos preservar a las PyMEs. Si el Gobierno cree que vamos a un período de mayor recesión y que luego vendrá la recuperación, lo que estamos pidiendo es que, por lo menos por este período, se suspendan los embargos de las cuentas de las pequeñas y medianas empresas. Es indispensable que este asunto sea tratado”, sostuvo De Mendiguren.

Y continuó: “Si desde el oficialismo piensan que este sector puede mantenerse vivo en el transcurso de los 180 días que creen que demandará la economía para levantarse, se están equivocando. Tengamos en cuenta que los activos que se destruyen no se reconstruyen en poco tiempo. No le quepa duda que este será el sector que motorizará y generará el arranque”.

Sergio Massa (Adrián Escandar)
Sergio Massa (Adrián Escandar)

“No entender la problemática de la PyME realmente preocupa mucho. Los índices son contundentes: la caída en el mes de julio del sector industrial fue del 8,1% interanual, lo que es un récord y es realmente dramático; la refinación de petróleo cayó 19%; la industria automotriz 12%; productos de caucho y plástico 11%; la industria textil 11%; la industria del tabaco 10%; la alimentación casi el 6% y la edición e impresión 5,4%. Es imposible encontrar algo más palpable que estos datos”, completó De Mendiguren.

Por su parte, Aldo Pignanelli explicó: “La devaluación entre 2015 y 2018 alcanzó el 180%; la tasa de interés que paga el BCRA por su enorme deuda en Lebacs es del 47% anual; los bancos cobran a las PyMEs y personas tasas de más del 100% anual, haciendo imposible la sustentabilidad de la actividad económica”.

Y recordó que “la deuda pública que en diciembre 2015 era de USD 253.000 millones alcanzará, a fines de 2018, a más de USD 400.000 millones, el 65% del PBI”.

“¿Con qué dinero se pagará esta deuda si la economía le pega de lleno a las PyMEs, generadoras del 75% de la actividad país?”, concluyó.

Fuente: INFOBAE

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds