El hombre dejó al bebé en un bosque bajo una montaña de palos y escombros. La policía lo rescató tras una intensa búsqueda.

EE.UU.: enterró vivo a un bebé, que fue rescatado con vida 9 horas después

Un débil grito llevó a un ayudante del sheriff a una pila de palos y escombros en los bosques del oeste de Montana. Allí, el agente, parte de un equipo de búsqueda y rescate, descubrió a un bebé de 5 meses enterrado boca abajo, pero aún con vida. “Fue solo un gemido”, dijo el diputado Ross Jessop, describiendo el sonido que escuchó.

La Oficina del Sheriff del Condado de Missoula dijo que el niño, vestido solo con un mono mojado y sucio, había estado en el lugar durante al menos nueve horas, sobreviviendo a una noche fría, antes de ser descubierta la madrugada del domingo. “Esto es lo que llamamos un milagro”, dijo la oficina del sheriff.

Francis Carlton Crowley, de 32 años, que había estado cuidando al bebé desde el sábado por la noche, fue acusado de dos delitos graves, incluida la agresión contra un menor de menos de 36 meses. La relación del bebé con Crowley no fue inmediatamente clara.

El bebé fue tratado por deshidratación y raspones y moretones. En el camino al hospital, comenzó a “toser palos pequeños”. Pero, en general estaba bien de salud, dijo el martes la oficina del alguacil.

Francis Carlton Crowley, 32, en una foto sin fechar proporcionada por la cárc
Francis Carlton Crowley, 32, en una foto sin fechar proporcionada por la cárcel del Condado de Missoula, Montana./ Missoula County Jail via The New York Times

Los agentes fueron convocados a la zona de Lolo Hot Springs en el Bosque Nacional Lolo el sábado por la noche a partir de reportes sobre un hombre que actuaba de forma extraña, amenazando a la gente y afirmando tener un arma.

Cuando llegaron al lugar, los agentes del orden público hablaron con numerosos testigos, incluida la madre del bebé, y se enteraron de que Crowley había estado conduciendo con el bebé en el auto cuando estuvo involucrado en un accidente.

Crowley apareció y les dijo a los oficiales que los dirigiría a la ubicación del bebé. Pero quedó claro que no podría hacerlo. “Los oficiales rápidamente determinaron que estaba bajo la influencia de drogas peligrosas, en base a su comportamiento y admisiones a la ingestión de metanfetamina y sales de baño”.

Realizó declaraciones contradictorias y falsas acerca de dónde podría estar el bebé, incluso diciendo que “el bebé estaba acostado al costado del camino, y el bebé había muerto y lo había enterrado en las montañas”. En un momento dado, según la declaración jurada, dijo que había comenzado a caminar con el bebé después del choque, pero finalmente lo dejó porque era pesado.

Los equipos de búsqueda y rescate de la oficina del sheriff, el Servicio Forestal, la Oficina de Administración de Tierras y la Patrulla de Carreteras de Montana se desplegaron en una búsqueda en el terreno. Durante más de seis horas, peinaron el bosque.

Siguieron una pista de juego donde muchos árboles pequeños habían sido dañados. Y luego encontraron un Chevy Corsica azul que se estrelló contra un árbol, y un rastro de objetos personales, como fórmula para bebés, una bolsa de pañales, tarjetas de trivia para niños y un portabebés.

La radio portátil del subcomisario Ross Jessop se había quedado sin batería, pero intuía que debería subir una colina cercana y mirar allí. Un oficial del Servicio Forestal, Nick Scholz, aceptó reunirse con él.

En medio del silencio, oyeron débiles gritos y siguieron el sonido. Descubrieron al bebé en una zona boscosa en propiedad privada, alrededor de las 2:30 a.m. En una entrevista telefónica el martes, Jessop dijo que el bebé estaba alerta pero exhausto, incapaz de llorar más. “Fue bastante sorprendente”, dijo.

Fuente: The New York Times

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds