WASHINGTON. – Hablando en la Cámara de Comercio de Estados Unidos antes de su participación en la delegación comercial a China, el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, dijo que resolver la disputa comercial con los chinos será una tarea muy desafiante.

“Siempre estoy esperando, pero no siempre con la esperanza. Entonces, es un gran desafío”, dijo el 1 de mayo, cuando habló sobre las posibilidades de llegar a un acuerdo durante las reuniones que se desarrollarán en China, y que comenzarán el 3 de mayo.

Además de Lighthizer, la delegación estadounidense a Beijing incluye al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, el asesor comercial y de manufactura de la Casa Blanca, Peter Navarro, y el máximo asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow.

Nuestra lista de cosas, que son preocupantes es muy larga“, dijo Lighthizer.

El presidente Donald Trump propuso imponer USD 50 mil millones en aranceles a los productos chinos el 22 de marzo. La administración delineó el 3 de abril más de 1.300 bienes importados que podrían enfrentar aranceles del 25 por ciento.

Las empresas estadounidenses tienen hasta el 22 de mayo para oponerse a las tarifas propuestas. Y “después de eso lo pondremos legalmente donde corresponde”, dijo Lighthizer.

El que Estados Unidos imponga los aranceles propuestos o no, dependerá del resultado de estas negociaciones, agregó.

Según Lighthizer, los principales focos de la delegación estadounidense durante las negociaciones serán resolver el problema del robo de propiedad intelectual y abrir el mercado chino a las empresas estadounidenses en muchas áreas, incluidas la agricultura, la manufactura y los servicios financieros.

Trump recientemente ha tomado medidas contra China contra las “prácticas comerciales desleales” que han persistido por décadas, y que le han costado a la economía estadounidense cientos de miles de millones de dólares al año.

China ha estado tomando aproximadamente USD 300 mil millones al año de nuestra Propiedad Intelectual, eso es algo con lo que no podemos vivir”, dijo Stephen Moore, economista de The Heritage Foundation y exasesor económico de la campaña presidencial de Trump en 2016, en declaraciones a NTD (medio de Epoch Media Group).

Trump firmó un Memorando Presidencial el 22 de marzo, dirigiéndolo al Representante de Comercio y al Departamento del Tesoro del país para tomar medidas, a partir de los hallazgos de la investigación de la Sección 301 (lanzada en agosto de 2017) que determinó que el régimen chino ha estado adquiriendo ilegalmente propiedad intelectual por años.

Las medidas punitivas de Trump incluyen restringir la inversión china en Estados Unidos e imponer aranceles a los productos chinos.

Según un informe de la Oficina de Comercio de Estados Unidos, Beijing está implementando leyes, políticas y prácticas que perjudican los derechos de propiedad intelectual, la innovación y el desarrollo tecnológico de Estados Unidos.

El informe se centra en cuatro prácticas claves, incluida la transferencia forzada de tecnología, licencias forzadas de forma no económica, el capitalismo de estado y el robo cibernético.

“No es mi objetivo cambiar el sistema chino”, dijo Lighthizer. “Pero tengo que estar en una posición en la que Estados Unidos pueda enfrentarlo, donde Estados Unidos no sea la víctima”.

A través de los requisitos de la empresa conjunta en condiciones de joint venture y las restricciones a la inversión, el régimen chino ha estado obligando a la transferencia de tecnología y la transferencia de Propiedad Intelectual de las empresas estadounidenses; estas acciones han dañado la fabricación, el empleo y la innovación en Estados Unidos. También han afectado negativamente a las exportaciones de EE. UU., y contribuido al déficit comercial con China.

Trump también ordenó al secretario del Tesoro proponer una acción para detener las adquisiciones o inversiones injustas en Estados Unidos que están dirigidas por China. Las compañías chinas que buscan invertir en Estados Unidos, a menudo creen que actúan bajo la dirección del régimen.

“Sería una locura permitir que el capitalismo de estado entre y compre nuestra tecnología”, dijo Lighthizer. Las empresas extranjeras no pueden adquirir las joyas de la corona de la tecnología, y por lo tanto, los chinos deberían tener las mismas restricciones en Estados Unidos, argumentó.

Las administraciones anteriores advirtieron a China, pero hicieron la vista gorda ante sus prácticas comerciales desleales, según Moore.

“Este es un gran momento para la relación de los dos países”, dijo. “No es tan complicado para China hacer algunas concesiones y no creo que Trump esté pidiendo el mundo”.

A través de La Gran Época.

Share
Temas: Categorías: America Mundo EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds