Los mensajes de texto recientemente no actualizados, enviados entre los principales funcionarios del FBI Peter Strzok y Lisa Page, sugieren que la agencia de investigación estadounidense inició una operación de contrainteligencia ofensiva contra la campaña de Trump ya en diciembre de 2015.

El 4 de junio, el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado publicó 500 páginas de documentos y textos, la mayor parte de los cuales consiste en mensajes entre Page y Strzok. Un mensaje, que fue redactado previamente, muestra que los agentes del FBI estaban trabajando para reclutar agentes dobles el 28 de diciembre de 2015.

“¿Ustedes tienen todos nuestros señuelos oconus aprobados?”, escribió Strzok a Page.

“No, ahora está implicado un problema de política mucho más grande”, respondió Page. “Lo explicaré más tarde. Incluso podría usarlo como pretexto para una llamada”.

Según Chris Farrell, un ex oficial de contrainteligencia que dirigió operaciones de doble agente para el ejército de Estados Unidos, “oconus” significa “fuera de Estados Unidos continental”, mientras que “señuelos” se refiere a personas utilizadas como cebo para atrapar a un potencial agente doble.

“En pocas palabras, estas operaciones ofensivas de contrainteligencia, en lenguaje sencillo, significan una operación de doble agente”, dijo Farrell en una entrevista citada por el presidente Donald Trump el 5 de junio. “Y esos señuelos, esas son las personas que están colgadas al frente con la esperanza de que las partes interesadas las muerdan. Con ello el FBI, por supuesto, los involucraría y los enfrentaría contra la campaña de Trump”.

Trump escribió varios mensajes en Twitter citando partes de la entrevista de Farrell el 5 de junio.

“Wow, Strzok-Page, los incompetentes y corruptos amantes del FBI, tienen textos que hacen referencia a una operación de contrainteligencia en la Campaña Trump que data de diciembre de 2015”, escribió Trump. “¡SPYGATE está en plena vigencia! ¿Ya están interesados los medios de comunicación? ¡Gran cosa!”

Farrell enfatizó que una estratagema de “señuelo” no es una investigación sino una operación ofensiva. También sugirió que el FBI manejó la operación en el extranjero para evadir los requisitos legales.

Los primeros mensajes de texto entre Page y Strzok sugieren que Strzok fue asignado para hacerse cargo de un proyecto con el código de nombre “especial” el 21 de agosto de 2015, dos meses después de que Trump anunciara su candidatura a la presidencia. La naturaleza del proyecto aún no está clara, debido a las redacciones en los mensajes de texto. La palabra “señuelos” también fue redactada previamente.

La fecha del mensaje de texto “señuelos oconus” es problemático, ya que el FBI ha alegado durante mucho tiempo que sus operaciones contra la campaña Trump comenzaron a finales de julio de 2016. Si el trabajo de la agencia comenzó antes, los legisladores probablemente exijan saber la justificación para el inicio de la operación.

“Estas son todas las violaciones de la ley”. Esto es un trabajo comercial de inteligencia para dirigir una elección “, dijo Farrell. “No hay nada más grave cuando se trata de abuso de nuestro sistema de inteligencia”.

El espía

El mes pasado, las filtraciones de fuentes anónimas a los medios de prensa revelaron que el FBI tenía un espía introducido en la campaña de Trump. Las filtraciones fueron lo suficientemente detalladas como para identificar a Stefan Halper, un profesor de la Universidad de Cambridge vinculado con la CIA y el MI6, y al operativo. El profesor recibió USD 1 millón en cuatro pagos, a partir de 2012, de un grupo de expertos secreto del Departamento de Defensa.

Halper se reunió con al menos tres miembros menores de la campaña Trump en el período previo a las elecciones de 2016. Entre estos encuentros, destaca la reunión con el asesor voluntario de la campaña de Trump, Carter Page, en julio de 2016. Page acababa de regresar de un viaje a Rusia y se mantuvo en contacto con Halper durante meses.

El viaje de Carter Page se convirtió en objeto de afirmaciones infundadas en el Expediente Steele, una investigación de oposición elaborada por el ex agente de inteligencia británico Christopher Steele y pagada por la campaña presidencial de Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata. El expediente fue la base de la solicitud de autorización del FBI para interceptar y espiar a Page y sus asociados, varias semanas antes de las elecciones presidenciales.

Halper también se reunió con el asesor voluntario de campaña de Trump George Papadopoulos en septiembre de 2016. Halper ofreció volar a Papadopoulos a Londres y darle USD 3000 para escribir un documento de política sobre un campo de gas en el mar Mediterráneo. Durante la reunión, Halper preguntó: “George, sabes cómo piratear los correos electrónicos de Rusia, ¿no?” Papadopoulos le dijo a Halper que no sabía nada sobre los correos electrónicos o el hacki ruso.

La pregunta de Halper sobre “los correos electrónicos de Rusia” es peculiar dado que Papadopoulos eventualmente sería acusado de mentir al FBI sobre sus comunicaciones con otro profesor, Joseph Mifsud, también sobre los correos electrónicos rusos.

En el acuerdo declaratorio de Papadopoulos el describe que Mifsud tenía “conexiones sustanciales con funcionarios del gobierno ruso”. Incluso en los medios de prensa lo han llamado espía ruso, sin embargo, un profundo análisis de sus antecedentes expone sus extensos lazos con la inteligencia occidental.

Operación expansiva

El uso potencial de los agentes dobles contra la campaña de Trump se suma a una imagen ya condenatoria de las acciones que un grupo selecto de funcionarios de la administración de Barack Obama, a nivel de gabinete, oficialmente realizó antes y después de las elecciones de 2016.

Estos funcionarios prepararon una operación de espionaje expansivo que incluía cartas de seguridad nacional -un tipo de citatorio secreto- de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA), que provee, al menos un espía, el desenmascaramiento de ciudadanos estadounidenses en informes de inteligencia y el espionaje realizado por agencias de inteligencia extranjeras.

Varios funcionarios involucrados en la operación ya han sido remitidos a una investigación criminal. Un grupo de congresistas exigió una investigación sobre el ex director del FBI James Comey, el exdirector adjunto del FBI Andrew McCabe, la ex vicefiscal Sally Yates y la ex vicefiscal general Dana Boente, por sus roles en la firma de una orden de FISA para vigilar a Carter Page. Los legisladores acusan a los cuatro funcionarios de privar a Page de sus derechos y de una mala conducta investigativa.

Investigando a los investigadores

El Departamento de Justicia ahora está investigando si los funcionarios del gobierno de Obama espiaron la campaña de Trump por razones políticas.

A fines del mes pasado, el vicefiscal general Rod Rosenstein ordenó al guardián del Departamento de Justicia, el inspector general Michael Horowitz, ampliar la investigación actual sobre abusos de vigilancia contra la campaña Trump para incluir denuncias de infiltración y aclarar si los involucrados participaron en estas actividades con “propósitos inapropiados”.

Trump públicamente exigió una investigación el 20 de mayo.

Horowitz recientemente completó un análisis exhaustivo sobre el manejo de la investigación en relación al uso de Hillary Clinton de un servidor de correo electrónico privado. El informe final aún no se ha hecho público. El trabajo del guardián ha significado hasta el momento el despido y una referencia para una investigación criminal contra McCabe.

A través de La Gran Época.

Share
Temas: Categorías: America EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds