Redacción BLes – El ex oficial de la CIA, Kevin Shipp, anunció que a Hillary Clinton y al denominado “Estado Profundo” —como se denomina al extraordinario poder fáctico que opera oculto en las sombras, intentando mover los hilos de la economía y la política mundial desde “fuera de escena”— le estando empezando a llegar acusaciones porque no han logrado sobornar al presidente Donald Trump. En una entrevista con Greg Hunter, del medio USA Watchdog, Shipp aseguró que este profundo espionaje de estado acabará siendo expuesto al público.

El ex agente de inteligencia rubricó que tanto lo que hace Hillary Clinton con sus supuestas organizaciones benéficas, como lo que llevó a cabo la ex Secretaria de Estado con “Uranium One”, son crímenes que pasarán a los anales de la historia.

El fiscal especial Robert Mueller, famoso tras protagonizar un intento fallido de implicar al presidente Trump en una supuesta colusión con los rusos organizando una multimillonaria investigación, “resultó ser el jefe del FBI mientras los Clinton y los rusos hacían el trato ilícito del ‘Uranium One’, por el cual la quinta parte del uranio que producía Estados Unidos, la vendían a los rusos. La Fundación Clinton recibió más de 140 millones de dólares de aquellos rusos… ¿Por qué Mueller no detuvo el trato en aquel entonces?”, se preguntó Shipp.

“Mueller dio muestras de ser un completo imbécil, cosa que no es, al pasar por alto los mayores casos de contraterrorismo de toda la historia de Estados Unidos. Esto involucró a Hillary Clinton, la Fundación Clinton, Uranium One y, por supuesto, la destrucción de todos los correos electrónicos y pruebas y su servidor secreto, y sigue y sigue y sigue, y él (Mueller) lo ignoró todo”, añadió.

Desde la izq. Mueller, Obama y Comey. ¿Era el verdadero propósito de la investigación de Mueller destruir las evidencias de la actividad criminal de Hillary-Obama?

“Obviamente, [Hillary] no es estúpida, es diabólica”, apuntó Shipp sobre la decisión de Hillary Clinton de contar con un servidor de email tan poco seguro aún siendo Secretaria de Estado. “Ella sabía muy bien lo que estaba haciendo… la Fundación Clinton es una organización criminal a nivel global”, aseguró.

Shipp, describió: “Hillary Clinton se valió de estas [fundaciones] para lavar dinero en bancos extranjeros, así dejaba de estar sujeta a las leyes de Estados Unidos, a las citaciones del Congreso y a las exigencias de la FOIA —Ley de Libre Acceso a la Información, por sus siglas en inglés— en cuanto a las pruebas. Blanqueó este dinero globalmente a través de la Fundación Clinton para que el gobierno de los EE.UU. no pudiera examinarlo en absoluto”.

“Acabamos de descubrir recientemente que… al menos 30.000 de sus correos electrónicos fueron a una entidad extranjera que no estaba en ninguna de las listas de distribución… están tratando de averiguar quién es ahora… esto apesta a espionaje para mí”, continuó diciendo el oficial retirado.

La cosa más extraña es la gente que la protegió de tan claras actividades delictivas y violaciones de la Ley de Espionaje: James Clapper, Director de Inteligencia Nacional, la estaba protegiendo, filtrando cosas a los medios y mintiendo. Tenías a John Brennan, director de la CIA, protegiéndola e iniciando una investigación falsa (sobre Trump) y agitando las cosas con este expediente (sin verificar). Tenías a James Comey, director del FBI, protegiéndola… Entonces, tienes a Peter Strzok protegiéndola, y ahora parece que las Comunicaciones Generales del Reino Unido estaban usando información de la NSA (Agencia Nacional de Seguridad, por sus siglas en inglés) para atacar a Donald Trump y proteger a Hillary Clinton”, expresó Shipp.

“Uno tiene que preguntarse qué tipo de poder o conexiones tiene esta mujer para conseguir que todos estos miembros del ‘Estado Profundo’ se arriesguen a soportar sus propias sanciones penales para protegerla e intentar que sea elegida [presidente]. Ese es el Gobierno en la sombra. Ese es el Estado Profundo. Eso es lo escalofriante de todo esto… Esto es profundo. Esto es oscuro. Es el mayor caso de espionaje de la historia de este país”, sentenció Kevin Shipp.

A pesar de la contundencia de las declaraciones del ex agente de la CIA, el periodista Greg Hunter, en sus conclusiones, sacó a relucir las preocupaciones de la mayoría de los estadounidenses, argumentando que de todos modos nadie irá a la cárcel porque el gobierno nunca se implicará en estos asuntos. 

Sin embargo, Shipp señaló que, esta vez, no ocurrirá como de costumbre para el “Estado Profundo”. Según el exoficial, es muy posible que las personas involucradas en este caso de espionaje masivo sean llevados ante la justicia porque “las acusaciones están llegando debido a que Donald Trump entró a la Casa Blanca desde afuera. No pueden sobornar a Trump”.

En este orden, el presidente Putin en la cumbre histórica celebrada con Trump en Helsinki hace unos días, también reveló que algunos socios del empresario norteamericano Bill Browder “nunca pagaron impuestos ni en Rusia ni en Estados Unidos y aun así el dinero fue transferido a los Estados Unidos y enviaron una gigantesca contribución de 400 millones de dólares a la campaña de Hillary Clinton…”, sumando otra razón por la cual la ex secretaria Clinton podría enfrentarse a graves cargos por blanqueo de capitales, entre otros delitos.

Share
Temas: Categorías: America EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds