La Junta Federal de Control Fiscal le ha pedido al gobierno revisar el plan fiscal conforme a unas mejoras que detectaron en las proyecciones demográficas, lo que a su vez significará que hará falta más dinero para se…

Hará falta más dinero para salud

La Junta Federal de Control Fiscal le ha pedido al gobierno revisar el plan fiscal conforme a unas mejoras que detectaron en las proyecciones demográficas, lo que a su vez significará que hará falta más dinero para servicios a la población y menos sobrante para pagar la deuda.

La postura que asumió la junta de que es necesario disminuir la cantidad de dinero disponible para el pago a los bonistas conforme a las nuevas estadísticas demográficas ha sorprendido a los grupos de acreedores que participan del proceso de mediación sobre la deuda en Nueva York. Fuentes de EL VOCERO comunicaron que, contrario al ente fiscal, el gobierno ha favorecido aumentar el sobrante a la luz de las proyecciones macroeconómicas nuevas.

A preguntas de este diario, el gobernador Ricardo Rosselló informó que tendrán hasta el lunes para entregar el plan fiscal revisado, el cual originalmente se había solicitado para ayer.

En su carta del 1 de agosto, la junta le pidió al gobierno someter nuevamente el plan fiscal con dos cambios específicos: aumentar la proyección de recaudos a la luz de asignaciones nuevas de fondos federales y disminuir el sobrante que se proyecta para el período de más de 30 años, debido a que proyectan una mayor cantidad de personas retornando a la Isla.

El ente federal explicó en su carta que se detectó un “error” en las proyecciones demográficas por ser “demasiado negativas”. Requirió así corregir este dato para proyectar un incremento en la población que ha retornado a Puerto Rico.

Informó que esto, a su vez, requerirá más gasto gubernamental en servicios de salud pública, que se calculan a partir de la tasa per cápita.

“Aunque este error de proyección no afecta el año fiscal 2019, debido a la tasa per cápita de gasto en atención médica, sí hace que el superávit proyectado para el plazo de más de 30 años para el territorio sea demasiado alto por aproximadamente $ 4,000 millones”, lee la misiva.

Los cambios en las proyecciones económicas y demográficas requerirán, a su vez, cambios en los planes fiscales de la Universidad de Puerto Rico (UPR), la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA).

Rosselló comentó que está trabajando con los jefes de agencia, el principal oficial financiero, Raúl Maldonado, y el director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf), Christian Sobrino, para que el plan fiscal revisado cumpla tanto con los objetivos económicos como fiscales, pero “sobre todo que cumpla con el objetivo operacional”.

El gobernador atribuyó la necesidad de estos cambios a que se hizo un trabajo mediocre en la certificación del plan fiscal, con el riesgo de dejar varias agencias inoperantes. “Tenemos que recordar por qué estamos aquí, nuevamente, revisando el plan fiscal y es porque se hace un trabajo extenso de mucho tiempo, se solicitan unos cambios de última hora y esos cambios no hacen sentido”, sostuvo.

Anticipan posible incumplimiento

En anticipo a que el plan fiscal que someta el gobierno pueda ser encontrado en incumplimiento con lo requerido, el ente fiscal pautó el 29 de agosto como fecha para emitir la notificación de cumplimiento y el 7 de septiembre como nuevo plazo para someter el plan fiscal que cumpla con todos los criterios.

La junta espera certificar un plan fiscal para el gobierno central, la UPR y la ACT para el 21 de septiembre, según la carta, luego de haber dado al gobierno dos oportunidades para cumplir con lo requerido.

Datos sugieren proceso de retorno

El director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Mario Marazzi, emitió un comunicado de prensa el 13 de julio en que advertía que la migración neta era significativa tras el huracán María, pero más baja de lo proyectado en el plan fiscal.

“Aunque la cifra no indica que similar cantidad de personas han regresado entre aquellas personas que se fueron luego del huracán, los datos sugieren que ese proceso de retorno ha comenzado. Habrá que ver cómo se comporta el movimiento de pasajeros durante este verano para tener un panorama más completo”, observó el doctor Marazzi.

Informó que por el momento estos datos sugieren para el año fiscal 2018 se registrará una migración neta de aproximadamente -150,000 y -170,000 personas. “De ser así, esto representará un aumento para la ola migratoria que Puerto Rico llevaba experimentando antes del huracán, la cual rondaba unas -90,000 personas al año antes del paso del huracán María. Pero, a la misma vez representará un aumento sustancialmente más bajo que el -250,000 personas que se había proyectado en el último plan fiscal”, expresó.

Este diario intentó comunicarse ayer con Marazzi, pero indicó que el instituto está en el proceso de desarrollar sus propias proyecciones demográficas, por lo que sería impropio comentar.

Laura M. Quintero, EL VOCERO

Fuente: EL VOCERO

Share
Temas: Categorías: America Puerto Rico

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds