WASHINGTON – China, Corea del Norte, Rusia, Arabia Saudita y algunos otros gobiernos, continúan abusando de la libertad religiosa en sus respectivos países, sin ningún lugar a dudas, dice un informe del Departamento de Estado de EE. UU.

“Estados Unidos no se mantendrá como espectador“, dijo el martes el secretario de Estado, Mike Pompeo, durante la conferencia de prensa en el Departamento de Estado, dedicada a presentar el último Informe Anual Internacional sobre la libertad religiosa.

“Nos pondremos en el cuadrilátero y nos uniremos en solidaridad con cada persona que busque disfrutar de sus derechos humanos más fundamentales”, dijo.

El informe de este año fue preparado en parte por el predecesor de Pompeo, Rex Tillerson, quien destacó especialmente a China, durante la presentación del informe de agosto del año pasado. La posición de la libertad religiosa de China este año no ha mejorado en lo más mínimo. El documento detalla cómo el régimen chino continúa persiguiendo a practicantes de Falun Gong, musulmanes uigures, budistas tibetanos.

Pompeo también anunció planes para celebrar una reunión ministerial “por primera vez” en Washington, del 25 al 26 de julio, con “países de ideas afines”, en donde se discutirán las formas de proteger la libertad religiosa.

“La reunión ministerial también será mi primera como secretario del Estado”, dijo. “Esto es de mucho interés. La libertad religiosa es un derecho humano universal por el que lucharé”.

El Departamento de Estado tiene el mandato del Congreso de publicar el informe anual, que revisa el estado de la libertad religiosa en países de todo el mundo, del año anterior.

La sección del informe sobre China documenta numerosos abusos de la libertad religiosa en 2017. En Xinjiang, grupos de Derechos Humanos y otros representantes informaron que cientos de miles de musulmanes uigures fueron enviados por la fuerza a campos de reeducación, y se impusieron amplias e invasivas medidas de seguridad y vigilancia a los residentes de esta etnia, según el informe.

La sección del informe sobre Corea del Norte citó a una ONG surcoreana y dijo que hubo 1304 casos de violaciones del derecho a la libertad de religión o creencias por parte de las autoridades del régimen comunista coreano durante el año, incluidos 119 asesinatos y 87 desapariciones.

El embajador de Estados Unidos para la libertad religiosa internacional, Sam Brownback, dijo que “la situación sigue siendo terrible para demasiadas personas en todo el mundo”, durante una conferencia en el Centro de Prensa Extranjera.

“¿Qué hay de malo en permitir que las personas practiquen su fe?”, comentó Brownback, cuando habló sobre el argumento de “antiterrorismo” de Beijing, como justificación para perseguir a los uigures en Xinjiang, “Estás produciendo más terroristas al hacer esto, y eso está en los datos académicos ahora. Entonces le preguntaría al gobierno chino, si sus prácticas no son contraproducentes al tratar de abordar los problemas del terrorismo”.

“Nuestro objetivo es proteger la libertad de conciencia para todas las personas. Eso significa proteger a un musulmán, budista, practicante de Falun Gong o cristiano en China y su capacidad de orar y vivir su vida”, dijo Brownback. “Eso significa proteger a un bloguero en el Medio Oriente que no cree en lo que su gobierno podría creer. Nuestro deseo es proteger a ambos, proteger el derecho de todos a practicar libremente lo que creen”.

A través de La Gran Época.

Share
Temas: Categorías: Selección America EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds