Macri mandó un mensaje de felicitaciones al trabajo del Comité Judío Americano.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el presidente de Argentin...
El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y el presidente de Argentina, Mauricio Macri , ofrecen una rueda de prensa conjunta en septiembre de 2017, en la Casa Rosada.

Cuando este miércoles el Foro Global 2018 que realizó el Comité Judío Americano durante toda la semana en Jerusalén llegaba a su fin, su presidente honorario, el estadounidense Robert Elman presentaba a una audiencia de 2500 invitados, entre ellos Clarín, el mensaje televisado de dos presidentes latinoamericanos. Uno de los mandatarios que apareció en pantalla fue el colombiano Juan Manuel Santos, y el otro, Mauricio Macri quien, muy formal, consideró como “excelente” el trabajo que viene haciendo la AJC. Macri recordó la histórica visita del primer ministro Benjamín Netanyahu a Buenos Aires en 2017, y abogó por más vínculos entre Israel y la Argentina.

Punto ni una palabra de más, en un mensaje que se enmarcó en los festejos que durante todo el año se están haciendo aquí por el aniversario 70 de Israel como Estado. Pero no hizo falta que Macri refiriera a un tema que hoy sensibiliza incluso en las calles a cuanto israelí se le menciona “Argentina”, ya que el episodio con los jugadores argentinos se mezcló con la sensible tensión palestino-israelí. Fue Elman quien, al introducir el mensaje del “amigo” Macri al auditorio de la AJC se refirió a la cancelación a último minuto por parte de la Asociación de Futbol Argentina (AFA) del amistoso con la selección israelí en Jerusalén. Elman no dejó de mostrar su disgusto a los invitados por lo ocurrido, según protagonizó Clarín, pero enfrió el mensaje al señalar que se entendió que levantar el partido no había sido una decisión del Estado argentino.

Según supo Clarín de fuentes bien informadas aquí, además de todo el revuelo mediático, y del fallido llamado de Netanyahu a Macri para que revirtiera la decisión de la AFA, el duro premier israelí “sigue muy enojado con Lionel Messi” y así se lo hizo saber a unos argentinos que hablaron con él hace unos días. Estos a su vez trataron de suavizar la visión del mandatario israelí sobre el crack argentino y responsabilizaron a “Chiqui” Tapia, titular de la AFA, y a Jorge Sampaoli, el técnico de los argentinos.

Pese al ruido en la relación por el partido que no fue, los gobiernos buscan retomar el camino que iniciaron en diciembre de 2015, de reparar las tensiones. Israel hoy es uno de los principales aliados de Argentina en materia de Seguridad. Hace cuatro meses argentina envió a Tel Aviv a Mauriano Caucino como embajador quien en las horas posteriores al incidente con la selección recibió a Michael Oren, asesor privilegiado de Netanyahu, que buscó empaparse de lo ocurrido.

Esta semana hubo numerosas actividades aquí. El presidente de la AMIA, Agustín Zbar, también estuvo reunido con el propio Netanyahu y posteriormente con el líder de la oposición en el parlamento, Isaac Herzog, que viajará a Buenos Aires este año. Cancino y la cancillería israelí homenajearon a Pablo Manguel, primer embajador de la Argentina ante el Estado de Israel, designado por Juan Perón en 1948, y Mario Montoto, presidente de la Cámara de Comercio argentina-israelí también se encontraba aquí, donde hasta los hombres de negocios le consultaban por los alcances comerciales del partido que no se jugó. El tema llegó hasta los claustros universitarios donde el ex embajador argentino aquí Atilio Molteni acaba de presentar sus libro “La República Argentina y Oriente Medio”.

Natasha Niebieskikwiat

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds