La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, dio el último 7 de marzo una e...
La lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, dio el último 7 de marzo una entrevista después de casi 20 meses de silencio. (Foto: Alonso Chero/ El Comercio)

La intención de voto de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, pasó de 27% en diciembre a 15% en abril, según la más reciente encuesta de Ipsos Perú. Es decir, sufrió una caída de 12% en el respaldo que tiene de cara a las todavía lejanas elecciones del 2021. Aunque existe un tendencia al descenso registrada desde febrero, que es evaluada por tres analistas políticos.

El profesor de Ciencias Políticas de la PUCP Fernando Tuesta indicó que la caída de la ex candidata presidencial en los estudios de opinión se debe a tres factores: los dos procesos de vacancia contra el ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, el presunto financiamiento de Odebrecht a su campaña en el 2011, y el enfrentamiento público con su hermano, Kenji Fujimori.

“El deterioro de una imagen pueda darse manera abrupta, como fue el caso de Kenji Fujimori, afectado por un solo hecho [los videos grabados por Mamani]. La situación de Keiko Fujimori es diferente. Su imagen se ha ido deteriorando por una serie de hechos, pero, a mí juicio, el de mayor incidencia es el conflicto con su hermano”, manifestó a El Comercio.

Una opinión similar tiene el analista político Pedro Tenorio, quien señaló, además, que el fujimorismo está pasando por una etapa de desgaste.

“La lectura de diversas encuestas y del momento político señalan que hay un desgaste de la opción fujimorista, una cosa es ser candidata una vez o dos veces, pero una [eventual] tercera postulación implica un cierto nivel de cansancio que tiene que ser combatido por el candidato para que esto no se profundice”, remarcó.

Tenorio, además, consideró que la división interna del partido naranja “ha tocado fondo”.

“Es probable que vayamos a tener a un Kenji Fujimori retirado del Congreso e inhabilitado de la función pública, un contexto donde el adversario político estará retirado por cinco o diez años. Y esto también puede tener un efecto sobre Keiko Fujimori”, agregó.

El analista político indicó que no solo el enfrentamiento con el gobierno de Kuczynski y con su padre, el ex mandatario Alberto Fujimori, y su hermano le han pasado factura a la lideresa de Fuerza Popular, sino también los problemas que han tenido sus congresistas, como la vinculación de Edwin Vergara a un narco colombiano o los compañeros y profesores ‘fantasma’ de Yesenia Ponce.

Luis Benavente, director de la consultora Vox Populi, opinó que Keiko Fujimori no ha sido la única afectada con el contexto político de los últimos meses, en los que su padre salió en libertad y PPK renunció a la Presidencia, sino también Kenji Fujimori, implicado en las negociaciones de votos en el Parlamento para evitar la vacancia.

“Inicialmente la imagen de Kenji no se desgastó por el indulto a su padre y la presunta negociación de este, la opinión pública tuvo tolerancia tal vez pensando que actuaba como hijo. Los temas familiares siempre son bien ponderados en el Perú. Pero luego sí viene su caída con los videos grabados por Mamani, ese espectáculo que llevó a la caída de Kuczynski”, dijo a este Diario.

De acuerdo a la última encuesta de El Comercio-Ipsos, la intención de voto del menor de los hermanos Fujimori Higuchi pasó de 12% en enero a 5% en abril.

¿Keiko puede revertir esta tendencia?
Tenorio opinó que a corto plazo será “muy difícil” que Keiko Fujimori pueda reconquistar a los electores que tenía hace unos meses.

“La recuperación de la confianza de electores y opinión pública toma tiempo, porque más allá de las palabras, esto tiene que venir refrendado de acciones […] Ellos [Fuerza Popular] han dicho que van a luchar por castigar a aquellos congresistas que han defraudado, pero lo primero que hacen es blindar a Ponce”, mencionó.

Para Tuesta, Keiko Fujimori es consciente que también ha sido afectada por el enfrentamiento con su hermano y con el gobierno de Kuczynski.

“Ella se ha dado cuenta de eso [de su caída] a tal punto de que ha comenzado a recorrer nuevamente las provincias y se está comprometiendo de cara a las elecciones regionales y municipales, donde espera tener mejores resultados que en el 2014. El resultado de noviembre no determina lo que va a pasar en el 2021. Sin embargo, Fuerza Popular quiere sostener una fuerza importante en las provincias porque eso implica mayores autoridades, manejo de recursos y aparato movilizador”, acotó.

En los últimos cinco meses, la intención de voto de la lideresa de Fuerza Popular pasó de 27% a 15%. Tres analistas evalúan las causas

Sebastian Ortiz Martínez

Fuente: EL COMERCIO

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds