Eduardo Porretti había sido convocado a Buenos Aires en mayo como señal de protesta al régimen de Maduro

Eduardo Porretti, encargado de negocios de la Argentina en Caracas
Eduardo Porretti, encargado de negocios de la Argentina en Caracas

El gobierno de Mauricio Macri decidió enviar de regreso a Caracas al Encargado de Negocios de la embajada de la Argentina en Venezuela pero hay una orden presidencial de mantener a la “mínima expresión” de las relaciones diplomáticas con el régimen de Nicolás Maduro.

Eduardo Porretti, que es el Encargado de Negocios de la Argentina en Venezuela, regresará este fin de semana a Caracas para seguir con su actividad. El diplomático argentino había sido convocado por el canciller Jorge Faurie el 24 de mayo pasado ante la decisión de Maduro de no atender las quejas del gobierno argentino por el resultado de las elecciones “fraudulentas e inconstitucionales” realizadas allí.

Según pudo saber Infobae, en el gobierno manejaron durante este tiempo varias hipótesis ante el tema Venezuela. Se evaluó el cierre de la embajada, dejar un funcionario de menor jerarquía que un Encargado de Negocios o regresar a Porretti y mantener a la mínima expresión los vínculos.

Finalmente, el gobierno de Macri decidió que Porretti regrese a Caracas pero esto no implicará retomar el diálogo con el gobierno de Maduro. “Se mantendrá el vínculo diplomático a la mínima expresión y bajo la queja permanente de la falta de libertades y la violación a los derechos humanos en Venezuela”, dijo un funcionario de la cancillería.

El dictador de Venezuela Nicolás Maduro
El dictador de Venezuela Nicolás Maduro

De esta manera, el mandato del gobierno para Porretti es mantener la relación bilateral con un vínculo limitado y atado a la ayuda humanitaria que se le pueda dar a los venezolanos que deseen huir del régimen chavista. De hecho, en los dos últimos años llegaron a la Argentina más de 90.000 venezolanos y se les dio facilidades para su radicación en el país.

Hasta hoy, en la embajada de Argentina en Caracas había sólo tres funcionarios diplomáticos de menor jerarquía que la de un Encargado de Negocios y algunos empleados locales. El gobierno de Macri, luego de hacer las consultas internas pertinentes, decidió regresar a Porretti pero mantener las relaciones al nivel menor.

Venezuela, en cambio, tiene un embajador designado en Buenos Aires. Se llama Carlos Martínez y es un funcionario defensor acérrimo del régimen bolivariano. De hecho, Martínez, conocido como “Remache”, era un amigo personal de Hugo Chávez y participó en los primeros años de gestación del régimen venezolano.

Sin embargo, este embajador no tiene relación alguna con el gobierno argentino y rara vez se lo ve en las reuniones de otras embajadas apostadas en Buenos Aires. Martínez tuvo varios altercados con el gobierno argentino. La última vez lo convocó al Palacio San Martín el entonces vice canciller Pedro Villagra porque Martínez había dicho que las críticas de Macri al régimen bolivariano eran “insignificantes”. Al embajador venezolano se le pidió una rectificación y tuvo que disculparse.

De esta manera, las relaciones entre Argentina y Venezuela seguirán tensas y el regreso de Porretti a Caracas no implicará una mejora en este vínculo diplomático.

Fuente: INFOBAE

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds