Durante una demolición en Moreno 550, Capital, se descubrió una cisterna con platos, botellas, frascos de perfume y otras piezas de alto valor arqueológico. Allí vivió “El Restaurador” junto a su familia

Vista de la cisterna de la casa de Rosas donde se encontraron objetos
Vista de la cisterna de la casa de Rosas donde se encontraron objetos

En el contexto de la V Semana de la Arqueología en Buenos Aires, el gobierno porteño comenzó a exhibir objetos que fueron hallados en el terreno de lo que fue la residencia del líder popular Juan Manuel de Rosas. Platos, juguetes, botellas y azulejos entre otros objetos fueron rescatados de una demolición que buscaba construir un edificio pero que, tras el descubrimiento, se convertirá en un museo que mostrará cómo vivía el político y su familia.

Los restos fueron descubiertos en diciembre pasado durante una excavación que dio con la cisterna de lo que fue la finca de la familia Ezcurra, sobre la actual calle Moreno al 550. Rosas se casó y tuvo hijos con Encarnación Ezcurra y vivieron allí junto a sus hijos Juan y Manuelita .

La casa, que en realidad ocupaba prácticamente media manzana y llegaba hasta la esquina de lo que hoy es Moreno y Bolívar, fue también sede de Gobierno mientras Rosas era el gobernador de Buenos Aires, entre 1829 y 1832, y también a partir de 1835 y hasta su derrota en la batalla de Caseros, en 1852.

Tras la caída de Rosas, la propiedad se mantuvo como la residencia del Gobernador y luego quedó ocupada por el Correo, hasta 1901. Moreno, por esta razón, durante un tiempo se llamó Calle del Restaurador, que era como se lo conocía a Rosas.

La casa de Rosas será un museo: exhibirá objetos de su vida cotidia 1

“Moreno se llamó Calle del Restaurador porque vivió Rosas ahí. Eran de mucho tránsito, donde estaban las casas principales de la ciudad, era lo más señorial que teníamos”, explicó el historiador Daniel Balmaceda.

En diciembre del año pasado, una constructora comenzó con la demolición del edificio que ocupaba ese terreno. Los vecinos alertaron al equipo de arqueólogos de la Gerencia Operativa de Patrimonio, dependiente de la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico de la Ciudad, quienes intercedieron para que no se siguiera destruyendo la cisterna del aljibe, de un valor incalculable.

La casa de Rosas será un museo: exhibirá objetos de su vida cotidia 2

Medía siete metros de diámetro, estaba hecha de ladrillo y revocada con cal, y cimientos. Las paredes descubiertas mostraron que el aljibe contaba con una puerta en el piso que llevaba a una escalera subterránea, que servía para de acceso para limpiar la estructura. Además, como la tierra que se usó de relleno provino de otras zonas, en el área aparecieron trozos de botellas y azulejos españoles.

La constructora había aceptado el trabajo de arqueólogos pero de un día para el otro derribó lo que quedaba de la cisterna. “Es una pérdida irreparable, porque son bienes culturales de los porteños. Es información de la cual queda muy poca. Además de su importancia histórica, estructuralmente es una de las cisternas más grandes de la Ciudad”, protestó en su momento uno de los integrantes del equipo de Patrimonio, Ricardo Orsini.

La casa de Rosas será un museo: exhibirá objetos de su vida cotidia 3

El dueño de la constructora, José Kohon, finalmente aceptó en un juicio abreviado ante la Fiscalía General de la Ciudad una condena de dos años de prisión en suspenso por el delito de “daño calificado”. El imputado, además, propuso reparar las estructuras descubiertas y levantar un museo en el lugar para exhibirlas.

Entre las piezas halladas, todas relacionadas con la vida cotidiana, hay bacinillas, cepillos de hueso, vajilla, botellas. También se encontraron frascos de remedios y perfumeros importados. El más llamativo es uno que tiene el sello de Dissey et Piver, una casa de perfumes francesa que todavía existe y que fue fundada en París en 1774. Hay piezas chinas y de loza inglesa.

Los descubrimientos muestran el alto poder adquisitivo de la familia Ezcurra. La vajilla es casi toda rosada y son juegos importados de Europa. Y hay una que dice “Viva la Federación”. También aparecieron fragmentos de huesos de animales, que no están del todo analizados. Podrían ser de compañía o de cría.

Todo esto será exhibido en el Museo de Sitio, que estará ubicado en el atrio principal del futuro edificio y será de acceso público. La inauguración se estima para 2019.

Fuente: INFOBAE

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds