A.D. estaba a meses de jubilarse y fue separado de la fuerza mendocina luego de que detectaran el faltante durante el último año. Investigan si pudo haberse quedado con más dinero

La maniobra que aplicó un policía para robar más de $1.500.000 en m 0

A.D. contaba con dos certezas: en pocos meses, cuando llegaran sus 50 años de edad, se retiraría de la fuerza. Y en su caja de ahorro -aquí la segunda certidumbre- a todo lo juntado se le sumarían poco más de $1.500.000 para enfrentar sus años jubilatorios con más holgura. Ahora solo cuenta con una: todo ese dinero será retirado de sus cuentas bancarias.

La Inspección General de Seguridad (IGS) de Mendoza comenzó a investigar a este policía de 49 años, con más de 24 en funciones, luego de que los contadores detectaran una irregularidad que rozaba los 2 millones de pesos y lo tiene como único responsable. Es el monto que la Justicia cree que se robó en el último cargo que ejerció como personal administrativo, el cual comenzó en 2017 y perduró hasta la fecha.

Marcelo Puerta, titular de la IGS, le explicó a Infobae: “Pedimos la pasiva (que deje de trabajar por 60 días, cobrando menos de la mitad de sus salario). El proceso administrativo interno comenzó. También recibió una denuncia penal, pero la Fiscalía aún no avanzó con la causa. Vamos a citarlo a indagatoria, si quiere declarar o no, con un defensor, si quiere presentar pruebas. Después serán los alegatos, y allí decidiremos si hay sanción o no”.

La maniobra que aplicó un policía para robar más de $1.500.000 en m 1

Puerta explicó que el dinero corresponde a las “multas cometidas por los habitantes de otras provincias que pasan por Mendoza”. Cuando la multa se realiza, un juez de tránsito define el monto y este se le envía a la provincia en la que vive. Allí el infractor hace el depósito en una cuenta de Banco Nación. A.D. era el encargado de retirar ese dinero y depositarlo en otra cuenta. Luego rendía el total ante el Ministerio.

La auditoría descubrió que falsificaba las rendiciones. Este policía informaba en la oficina una recaudación por las multas y entregaba ese dinero, que no era el total real, del que sí había registro en la cuenta del Nación, por lo que fue fácilmente detectado por los contadores.

La denuncia fue radicada ante la fiscal Susana Muscianisi, de Delitos Económicos, y luego en la IGS. “Estaba a meses de jubilarse con el privilegio de cobrar el 100%. Si se decide su exoneración de la fuerza, podrá jubilarse pero no con ese porcentaje, el cual le correspondería como a cualquier efectivo”, sostuvo Puerta.

El total descubierto supera el millón y medio de pesos, pero corresponde únicamente a lo auditado durante 2018. “Creemos que puede ser más porque falta una gran parte de 2017. Cuando esté el total, se percibirá el recupero en relación a los bienes que tenga el efectivo“, explicó el titular de IGS.

El titular de la IGS concluyó en que “la sanción para el policía puede llegar a la cesantía inclusive, es decir que no puede regresar a la fuerza”, aunque luego de 5 años podría volver al Estado pero a otra dependencia. También que “se trata de una estafa agravada contra bienes del Estado, lo que prevé una pena de 2 a 6 años para la Justicia”. Si es condenado penalmente y la misma queda firme, puede llegar a ser exonerado.

Fuente: INFOBAE

Share
Temas: Categorías: Argentina America

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds