El Partido Comunista Chino (PCCh) avanzó sobre Australia y Nueva Zelanda, dando al régimen una fuerte influencia sobre los medios de comunicación, el sector académico, los negocios y la política. Esa influencia puede poner en peligro compartir información de inteligencia con otras democracias.

El asunto de la influencia del PCCh ahora está en las titulares de Australia y Nueva Zelanda, luego de que se corriera la voz de una audiencia del 5 de abril de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad EE.UU.-China.

Peter Mattis, becario del Programa China de la Fundación Jamestown, dijo a la comisión en abril que el Partido Laborista de Jacinda Ardern en Nueva Zelanda aceptó donaciones de personas vinculadas con una de las conocidas agencias de espionaje del PCCh, el Departamento del Frente Unido.

“Creo que es porque llegó muy cerca del núcleo político”, dijo. “Uno de los recaudadores de fondos más grandes del partido de Jacinda Ardern tiene vínculos con el Frente Unido, el cual está tan cerca del núcleo político central del sistema de Nueva Zelanda que tenemos que pensar si debemos o no tomar acción y que tipo de acción”.

Mattis también dijo que el ex Primer Ministro de Nueva Zelanda, Bill English, está vinculado con Jian Yang, miembro del parlamento de Nueva Zelanda, que en 2017 fue expuesto en una serie de artículos de la prensa local por tener vínculos con el Frente Unido, así como con la inteligencia militar del régimen chino.

Debido a esta conexión, Mattis dijo: “todo lo que fue informado a Bill English sobre China fue informado al Sr. Yang Jian y, por lo tanto, puede que no tenga acceso regular, pero en los términos de las conversaciones, los informes, estuvo completamente presente dentro del sistema”.

Russell Hsiao, director ejecutivo del Instituto Global de Taiwán, explicó durante la audiencia que el Departamento del Frente Unido trabaja para “controlar, adoctrinar y movilizar a las masas que no son del PCCh al servicio a los objetivos definidos por el Partido”.

Debido a la naturaleza de las operaciones del PCCh y su profunda influencia en el sistema de Nueva Zelanda, Mattis dijo que debería suscitar preocupación por la seguridad de la información de inteligencia de EE. UU. en el programa ‘Cinco Ojos’, que es compartido con Nueva Zelanda.

Bajo el programa ‘Cinco Ojos’, Estados Unidos, Australia, Canadá, Reino Unido y Nueva Zelanda comparten información de inteligencia. El programa incluye información altamente delicada recolectada por las agencias de inteligencia de cada país, entre ellas la CIA, el FBI, la Agencia de  Inteligencia de la Defensa, la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial y la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

El Senador James Talent dijo durante una audiencia que las operaciones del Frente Unido del PCCh “merecen más escrutinio y una respuesta cuidadosa”. Agregó que Australia y Nueva Zelanda son miembros de ‘Cinco Ojos’, pero que “vieron un agudo aumento en las donaciones políticas e inversiones en los medios de comunicación por parte de las entidades afiliadas al Departamento de Trabajo del Frente Unido e incluso de individuos afiliados al Departamento de Trabajo del Frente Unido y que ocupan puestos en el Ejército Popular de Liberación”.

“Beijing también incentiva a las figuras políticas en Australia y Nueva Zelanda a que repitan su línea sobre asuntos que considera importantes”, dijo.

Talent también señaló que el PCCh puede estar probando operaciones en Nueva Zelanda y Australia, que luego puede intentar utilizar en contra de otros países, incluido Estados Unidos.

“Es importante para Estados Unidos considerar que China puede estar probando métodos de interferencia para rastrear debilidades en las democracias de manera de usar las mismas técnicas en contra de los países occidentales en el futuro”, dijo. “Estados Unidos, sus aliados y sus socios deberían entender los objetivos de China y reconocer la determinación de China para lograrlos”.

La Gran Época ha reportado extensamente sobre las operaciones subversivas del PCCh por más de una década, que incluyen al Departamento de Frente Unido (anteriormente conocido como Departamento de Trabajo del Frente Unido) y su Oficina de Asuntos sobre Chinos en el Exterior.

Las agencias trabajan con las asociaciones locales de la diáspora de chinos en el extranjero, asociaciones de estudiantes tales como las Asociaciones de Estudiantes y Académicos Chinos y otros grupos que los agentes intentan atraer a sus redes mientras también intentan expandir la influencia del PCCh sobre políticos, académicos, empresarios y periodistas extranjeros.

A través de La Gran Época.

Share
Categorías: America China Mundo EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds