A pesar de las denuncias de maestros, Julia Keleher dice que 22,4000 docentes ya fueron ubicados

El rostro de Luis Rodríguez reflejaba la angustia que provoca cohabitar por demasiado tiempo con la incertidumbre y la desesperación. No recibe respuestas, ni tampoco compromisos o soluciones.

“A veces, uno se pregunta ‘¿por qué estoy aquí?’, pero uno lo hace por necesidad y por vocación”, dijo.

Rodríguez, de 26 años, es maestro de Inglés, una de las áreas de difícil reclutamiento para el Departamento de Educación (DE). Sin embargo, ni esa particularidad ha sido un factor determinante para que la agencia defina dónde trabajará este año escolar.

La historia de Rodríguez es una que se repetía ayer en la oficina de la región educativa de Bayamón del DE. En escenarios similares, se encontraban maestros identificados como “recurso disponible” y otro grupo que, aunque había sido nombrado a un plantel, al llegar, no tenían estudiantes asignados.

Desde la semana pasada, Rodríguez está a la espera de algún tipo de comunicación que le especifique si permanecerá como maestro transitorio. Nunca pudo acceder al portal de la agencia para elegir las escuelas donde le interesaba enseñar.

“Ellos están utilizando un recurso que entiendo yo no lo saben administrar y, tras que no lo saben administrar, no sirve. Es algo para adornar”, manifestó el educador natural de Corozal, donde enseñó el semestre pasado.

Este año, por primera vez, la agencia habilitó una plataforma virtual, el Portal del Empleado, desde donde los maestros podían elegir entre varias opciones las escuelas a donde ser trasladados tras el cierre de 254 planteles.

“Yo diría que cada año es peor porque, por lo menos, el año pasado fueron más humanos en la trata. Este año, es como que uno resuelva, y si no recibes el email (sobre su nueva ubicación), no puedes hacer nada”, indicó Rodríguez.

A pocos pasos, estaba Damaris Febus, maestra transitoria de educación elemental desde el 2006. Por los pasados días, ha estado entre la sede de la agencia, en Hato Rey, y la región educativa de Bayamón en búsqueda de respuestas. Hasta ayer, nada.

“Esta es mi confirmación de las escuelas que yo seleccioné y de que la solicitud fue recibida. Entonces, no me han mandado ubicación, y cuando vengo aquí, me dicen que si no tengo la ubicación, no me van a atender, pues me tengo que ir cada vez que vengo”, expresó Febus.

El panorama de desinformación que persistía en la oficina de la región educativa de Bayamón era contrario al de la región de Caguas, donde el proceso fluía con normalidad, según la presidenta de la Asociación de Maestros, Aida Díaz.

“Aquí, es una desorganización total, preguntas y nadie te sabe responder, se molestan. Ha sido biendifícil”, puntualizó Díaz.

Inicio “positivo”

Datos divulgados por la secretaria de Educación, Julia Keleher, detallan que se necesitan unos 5,000 maestros por contrato en las escuelas.

Ayer, inició el nuevo año escolar en medio de un mar de cambios dirigidos -de acuerdo a la administración- a optimizar el funcionamiento de Educación y mejorar la oferta académica. Según datos de la agencia, el 98% de los directores escolares se personaron a trabajar. Mientras, el 94% de los maestros hicieron lo propio.

“Ha sido un inicio desarticulado, un poquito agridulce, con bastantes sinsabores para los maestros, que yo no sé cómo se mantienen con el deseo de seguir trabajando”, sostuvo Díaz.

Para Keleher, no obstante, el inicio ayer fue “positivo”, tomando en consideración el proceso de transición por el que atraviesa la agencia. Aseguró que la mayoría de las escuelas cuentan con sus equipos de maestros completos.

“Estamos pasando por muchos cambios, y estamos abriendo un sistema con menos escuelas. Hay personas que se están conociendo, pero dicho eso, fue un inicio positivo”, puntualizó.

Keleher ha estimado una matrícula de 305,000 estudiantes para las clases que inician el 13 de agosto, aunque al momento, se han matriculado unos 287,000.

El número final de estudiantes para el nuevo semestre, sin embargo, no se conocerá hasta septiembre, ya que el proceso de matrícula cierra el 31 de agosto.

La cantidad de maestros necesarios para suplir la demanda ha sido proyectada en 27,276. Hasta ayer, habían sido ubicados 22,400 docentes, indicó Keleher.

Añadió que, para el viernes, debe completarse la selección de maestros transitorios, aunque dependen de que el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) emita los resultados de las pruebas de dopaje. Unos 3,000 maestros bajo esta clasificación han sido preescogidos.

La secretaria indicó que ningún maestro transitorio debe quedar fuera del sistema, ya que podrían ser reubicados en iniciativas como “team teaching”, a través de la cual educadores son asignados a trabajar en los salones de clase en equipo.

Keleher identificó otro grupo de más de 100 educadores que había solicitado acogerse al Programa de Transición Voluntaria (PTV) pero que, al final, rechazaron completar ese proceso y ahora no tienen una ubicación asignada. En estos casos, dijo que si la plaza sigue vacante “le vamos a devolver ahí”.

Mientras, sobre aquellos maestros que han sido nombrados a una escuela y les ha sido notificado que no tienen estudiantes, la titular indicó que ahí el problema es resultado de “la gente (que) no está acostumbrada” a los cambios impuestos al proceso de organización escolar. No obstante, no explicó qué sucederá con esos docentes.

Faltatrabajo por hacer

La incertidumbre que reinaba en la oficina de la región educativa de Bayamón -aunque con diferentes matices- se replicaba en la Escuela Ecológica de Dorado, a la que la semana que viene se integran los estudiantes de la Marcelino Canino, que fue cerrada.

La estructura, inaugurada hace cinco años, tiene 14 salones que ahora resultan insuficientes para recibir a los nuevos estudiantes. De una escuela de kínder a quinto grado, ahora pasarán a atender alumnos hasta el octavo grado.

Allí, la preocupación principal de los maestros -los cuales no quisieron hablar para el récord por temor a represalias- es que los salones estén listos para recibir a los alumnos el lunes.

El plan de la agencia es dividir con paneles de yeso (gypsum board) varios de los salones para maximizar el espacio. De esta manera, en un área donde se ubicaba un promedio de 25 niños, ahora habrán 50. Los trabajos no han iniciado.

Mientras, el edificio donde están los niveles de kínder y primer grado tiene el acondicionador de aire dañado desde el huracán María. El problema radica en que las ventanas de esos salones son selladas, por lo que no hay ventilación natural.

“Todo ha sido bien desorganizado en el sentido de dónde vamos a estar. Para este tiempo, lo que uno quisiera hacer es organizarse”, dijo una maestra.

Keleher indicó que la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) “está trabajando en todas las labores”. “Todo fue planificado, y ellos están entregando informes”, sostuvo.

“Se va a atender, y tenemos un período de seis meses. Que hubiésemos preferido no tener que esperar, sí… Pero no teníamos el dinero”, señaló.

Por Leysa Caro González

Fuente: EL NUEVO DIA

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds