Los pasajeros viajan sujetados por arneses atados al piso. Sólo cuentan con un cuchillo para liberarse. Cinco murieron ahogados el domingo tras caer al East River.

Se difundió un video con los momentos previos a la caída del helicóptero en N...
Se difundió un video con los momentos previos a la caída del helicóptero en Nueva York.

Por Benjamin Mueller © 2018 New York Times News Service.

Los cinco pasajeros que murieron cuando un helicóptero sin puertas se zambulló en el East River el domingo a la noche estaban sujetos por arneses reforzados y atados al piso de la aeronave y sólo contaban con un cuchillo para liberarse de las aguas heladas. Dado que sólo se les había mostrado un breve video de seguridad previo al despegue, las víctimas quedaron a merced de la fuerte corriente del río mientras el helicóptero era arrastrado 50 cuadras hacia el sur en posición invertida y bajo el agua, antes de que los buzos de rescate pudieran liberarlas.

El accidente –el más grave ocurrido con un helicóptero en la ciudad de Nueva York desde 2009- expuso lo que los expertos en aviación consideran graves fallas de seguridad en la creciente industria de los vuelos sin puertas, antes reservados a los fotógrafos profesionales pero cada vez más publicitados para turistas dispuestos a tener los pies colgando en el aire y a compartir impactantes fotos de la ciudad en Instagram.

En las grandes ciudades como Miami, Los Ángeles y San Francisco, turistas no capacitados, que desconocen las maniobras de escape adecuadas y llevan ropa que no los protege del azote del viento, suelen subirse a helicópteros sin puertas con escasa supervisión de los organismos reguladores.

La noche del domingo, antes de rodear la Estatua de la Libertad y dirigirse hacia Manhattan, los pasajeros miraron un video de unos 10 minutos que les mostraba el cuchillo que había dentro de su arnés para usar en caso de que tuvieran que desatarse al verse atrapados. Eso fue todo.

No está claro si el personal de a bordo indicó dónde estaban los cuchillos una vez que los arneses estaban abrochados. Eso hizo que un pasajero de otro vuelo no supiera dónde se encontraba el suyo. Las instrucciones previas al vuelo tampoco incluyeron información sobre cómo cortar los lazos de nylon si el helicóptero tenía que lanzarse a las aguas que rodean Manhattan.

Los vuelos en helicóptero para sacar fotos por sobre Nueva York quedaron bajo...

La correntina Carla Vallejos Blanco tenía 28 años y estaba de vacaciones en New York.

Los arneses, una madeja de gruesas correas y broches de metal que permiten a los turistas asomarse a ver la silueta de la ciudad sin preocuparse, rápidamente se convirtieron en trampas submarinas mortales.

“No está regulado y no debería estar permitido”, dijo Gary Robb, abogado especialista en aviación que representó a un camarógrafo que murió cuando un helicóptero sin puertas chocó con cables de alta tensión en Iowa en 2006. “Es como permitir que alguien camine por el ala de un avión y, a mi juicio, plantea un riesgo demasiado grande”.

Los investigadores se enfrentaron a una andanada de preguntas luego del accidente. Entre ellas estaban las de qué lo había causado, por qué los puentes inflables amarillos del helicóptero no impidieron que se diera vuelta y se hundiera y qué otra cosa, si es que la había, podría haber hecho el piloto para salvar a los pasajeros.

El piloto, Richard Vance, de 33 años, dijo en la llamada de auxilio que se había producido una “falla del motor”. Más tarde les dijo a los investigadores que quizá los pasajeros inadvertidamente tocaron la llave de cierre del combustible o que esta de algún modo quedó enredada en los equipos de a bordo o una correa. Los expertos en aviación declararon que no estaba claro cómo podría haber ocurrido eso, dado que la llave estaba en el piso del frente de la cabina así como los dispositivos de seguridad para objetos sueltos en un vuelo con puertas abiertas.

Los expertos explicaron que en los videos de los celulares el helicóptero parecía haber descendido en forma gradual para que los pasajeros pudieran sobrevivir, si este no se hubiese dado vuelta y sumergido. Eso planteó la pregunta de si los puentes –dispositivos flotantes activados por el piloto o por contacto con el agua que corren a lo largo de los patines de aterrizaje para amortiguar una caída- estaban debidamente inflados.

Los vuelos en helicóptero para sacar fotos por sobre Nueva York quedaron bajo...

Una de las cinco víctimas fatales que viajaban a bordo de un helicóptero turístico en Nueva York que cayó en el East River (Río Este) es correntina. Se trata de una joven que fue identificada como Carla Vallejos Blanco.

Los investigadores de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por su sigla en inglés) declararon en una conferencia de prensa del lunes que todos los puentes se habían desplegado, pero que estaban estudiando a qué velocidad lo habían hecho y en qué orden y si estaban correctamente mantenidos.

El senador demócrata por Nueva York Chuck Schumer exhortó a la Administración Federal de la Aviación a dictar una orden de emergencia y suspender temporalmente la licencia de Liberty Helicopters, la gran compañía de turismo y vuelos chárter que es la propietaria y opera el Eurocopter AS350 que se estrelló.

La compañía tiene antecedentes de seguridad con altibajos. Sufrió una colisión sobre el río Hudson en 2009, en la cual un helicóptero ascendió a la altitud de un pequeño avión privado y lo chocó, causando la muerte de las seis personas a bordo del helicóptero y las tres del avión.

Dos años antes, un helicóptero turístico de Liberty cayó en el río Hudson pero todos los ocupantes sobrevivieron.

Accidentes anteriores a menudo dieron lugar a reclamos de los funcionarios electos de que se restringiera el tráfico de helicópteros en los cielos abarrotados de Manhattan. Pero los expertos en aviación el lunes se centraron en la poco conocida y poco regulada industria de los vuelos de puertas abiertas para sacar fotos.

Los investigadores de la NTSB dijeron que era legal que el helicóptero siniestrado tuviera las puertas abiertas pero respondieron pocas preguntas sobre si había tenido problemas mecánicos anteriores o si cumplía con los requisitos reglamentarios para los vuelos de puertas abiertas. Los investigadores dijeron que estudiarían si los arneses habían funcionado correctamente.

El piloto habló con investigadores locales después del accidente y la NTSB informó que ella también pediría una entrevista.

El helicóptero, que fue reservado a través de FlyNYON, empresa que se especializa en tours de fotos en helicópteros sin puertas, había despegado de Nueva Jersey poco antes de sufrir un desperfecto.

“Se alejó de la ciudad y se dirigió hacia el río”, dijo un oficial de la policía sobre el piloto. “No quería caer en Manhattan así que fue hacia el río porque parecía la mejor opción para un aterrizaje”.

Una vez que se zambulló en el East River, el helicóptero se dio vuelta y comenzó a hundirse.

Un remolcador, el Foxy 3, estaba volviendo a su base en Staten Island cuando los tripulantes aparentemente oyeron la llamada de auxilio, dijo el oficial. Ayudaron a rescatar al capitán y ataron al helicóptero para que no se hundiera 15 metros hasta el fondo del río.

Los oficiales de policía elogiaron a los tripulantes del remolcador por su rápida reacción.

Como la corriente del East River entre Manhattan y Queen fluía hacia el sur a unos 3 nudos y el helicóptero caído estaba atado al remolcador, a los buzos de rescate sólo les quedaba una opción.

Le dijeron al capitán del remolcador que apagara las hélices y se resignara a ir a la deriva con la corriente mientras trataban de rescatar a los cinco pasajeros del helicóptero, cuyos cuerpos estaban bajo el agua.

Para cuando los buzos pudieron extraerlos, era demasiado tarde. Los cinco pasajeros –cuatro hombres y una mujer- habían muerto. El lunes, fueron identificados como Daniel Thompson, 34, y Tristan Hill, 29, ambos de Nueva York; Trevor Cadigan y Brian McDaniel, ambos de 26 años de Dallas; y Carla Vallejos Blanco, 29, de Argentina.

La policía y los buzos de los bomberos de Nueva York al parecer desataron a la mujer poco después de sumergirse, pero puede que el helicóptero flotara a la deriva desde la calle 86 hasta un muelle de la calle 34 antes de que pudieran liberar al resto de los pasajeros, dijo el oficial de policía.

Eric Adams, periodista y fotógrafo de aviación que estaba a bordo de otro tour de FlyNYON en helicóptero cuando ocurrió el accidente, dijo que había estado con las víctimas durante las instrucciones de seguridad y en el momento en que embarcaron.

Adams dijo que a los pasajeros se les colocaron los arneses desde atrás, con un mosquetón en la espalda que sujetaba el arnés a una cuerda de nylon atada al piso del helicóptero. Eso hacía sumamente difícil quitarse el arnés, aseguró.

Adams dijo que, después de un breve video de seguridad, el personal de vuelo no mostró dónde estaban los cuchillos de los arneses.

“El adiestramiento que tuvimos antes del despegue no fue suficiente para preparar a nadie para lo que podía pasar”, declaró en una entrevista. “Necesitan un mejor sistema de arneses. No son adecuados”.

FlyNYON Air y Liberty Helicopters expresaron en sendos comunicados que estaban colaborando con las investigaciones federales.

La primera llamada al 911 entró a las 19:07, mientras testigos consternados junto al East River y en sus departamentos miraban descender el helicóptero. En segundos, la llamada fue derivada a una ambulancia, dijo el oficial de policía, y pronto expertos en rescate marino de los Departamentos de Bomberos y Policía estaban trabajando para responder.

A las 19:11, una persona que llamó al 911 informó haber visto a la unidad portuaria del Departamento de Policía en la escena del siniestro y cinco minutos después la unidad portuaria informó haber llegado a través de la radio policial.

Los vuelos en helicóptero para sacar fotos por sobre Nueva York quedaron bajo...

Carla Vallejos Blanco. (Facebook)

Un helicóptero con buzos y una segunda unidad portuaria de lanchas también estaban en la escena a las 19:16, dijo el oficial.

Aquellos no podían sumergirse con las hélices del remolcador en funcionamiento, así que la nave apagó los motores y, con el helicóptero atado y los buzos lanzándose al agua, comenzó a flotar hacia el sur.

Traducción: Elisa Carnelli

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds