La Junta de Gobierno del Instituto le pidió dimitir luego que su expareja solicitara una orden de protección

Marazzi está optimista de que saldrá bien del caso judicial. (GFR Media)
Marazzi está optimista de que saldrá bien del caso judicial. (GFR Media)

Washington – En medio de la presión que recibe para que renuncie a la dirección del Instituto de Estadísticas, Mario Marazzi considera que el proceso judicial que seguirá la orden de protección en su contra solicitada por su expareja, le dará la razón para no haber dimitido a su posición.

Pedí un espacio. Acepto que ha sido un proceso más largo del que originalmente pensé, pero estoy cautelosamente optimista de que al final del proceso se verá con mayor claridad por qué estas decisiones que he tomado en el aspecto laboral hacían sentido”, señaló Marazzi, tras participar, la semana pasada, en una reunión del Comité de Asesoría Científica de la Oficina del Censo federal.

A preguntas de El Nuevo Día, defendió su participación en la reunión del Comité de Asesoría Científica y su negativa a renunciar a la dirección del Instituto de Estadísticas hasta que se vea la apelación de la orden de protección en su contra, sobre la que afirmó que, por dictamen judicial, está impedido de hablar.

Estoy aquí en mi carácter personal. Fui recomendado para asesorar al Censo”, manifestó, en torno a la reunión del Comité de Asesoría Científica en la que participó la semana pasada.

Marazzi consideró que está “virtualmente renunciado” tras separarse del cargo temporalmente e impedido de explicar por qué no dimite. “Estoy lo más afuera que se puede estar sin estar afuera”, afirmó, al indicar que su alejamiento del cargo “no tiene un impacto en las finanzas públicas del gobierno”, pues utiliza “días acumulados” y quiere esperar a que se vea su caso en un tribunal.

La Fortaleza, la Junta de Gobierno del Instituto y legisladores del Partido Nuevo Progresista han reclamado su salida del puesto.

Aunque reconoce que Junta de Gobierno del Instituto de Estadísticas demandó su renuncia, Marazzi considera que la decisión se tomó contrario a la ley, pues contó con el voto de dos miembros del gobierno, sin que se presentara una “justa causa” para su destitución y sin cumplir con el debido proceso de ley. También, se propone impugnar que la Junta tuviera acceso a la orden de protección, e indicó que pedirá una investigación al tribunal.

La ley crea el puesto de director del Instituto específicamente requiere justa causa para remoción. Tiene que haber un proceso de formulación (de cargos), oportunidades de ser oído antes de una remoción. Me gusta trabajar con la confianza de la junta y estoy cautelosamente optimista de que cuando la situación personal se aclare, todos los argumentos que pudieran haber para no tenerme confianza pasarán a un segundo plano”, afirmó Marazzi.

Por José A. Delgado

Fuente: EL NUEVO DIA

Share
Temas: Categorías: America Puerto Rico

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds