Fue denunciado por su actuación en las causas Time Warp y Odebrecht pero lo defienden por internet.

El fiscal Federico Delgado, hace un año, en su oficina del quinto piso de los...
El fiscal Federico Delgado, hace un año, en su oficina del quinto piso de los Tribunales Federales de Retiro. Foto: Pedro Lázaro Fernández.

La campaña en defensa del fiscal federal Federico Delgado a través de internet para mantenerlo en su cargo y reivindicar su independencia en el ejercicio de sus funciones ya superó las cuatro mil firmas.

“Dejen trabajar al fiscal Federico Delgado”, se llama la iniciativa impulsada por el sitio change.org a raíz de las imputaciones contra el representante del Ministerio Público Fiscal (MPF) por su actuación en las causas por las cinco muertes de la fiesta de música electrónica Time Warp y los sobornos pagados por la empresa multinacional de origen brasileño Odebrecht a funcionarios públicos durante el kirchnerismo para la obtención de la concesión de obra pública.

Delgado había sido citado la semana pasada a prestar declaración indagatoria por presunta violación del secreto de sumario en la causa Time Warp dos años atrás, pero el juez Marcelo Martínez de Giorgi suspendió la medida ante la recusación que planteó en su contra el fiscal, que pidió la nulidad de esa decisión a través de un abogado defensor.

Conocido por su actuación en decenas de causas de repercusión pública, como el accidente de tren que en 2012 provocó la muerte de 52 personas en la estación terminal de Once, que terminó en condenas luego de su acusación, Delgado denunció que fue víctima de una “causa armada” a partir de una denuncia del abogado Víctor Stinfale en la causa Time Warp.

El abogado, involucrado en la trama del pago por parte del gobierno de Carlos Menem al reducidor de autos Carlos Telleldín para que acusara a un grupo de ex policías bonaerenses en la causa por el mayor atentado terrorista registrado en la Argentina, el de la AMIA, de 1994, era el licenciatario de la única marca de agua mineral que se vendía en la fiesta de música electrónica en la que se consumían drogas sintéticas y en la que fallecieron cinco personas por sobredosis.

A pedido de Delgado, Stinfale fue detenido por orden del juez Sebastián Casanello. Fiscal y juez terminaron apartados de la causa a instancias de Stinfale y su abogado defensor, Mariano Cúneo Libarona. Y Martínez de Giorgi quedó a cargo de la causa Time Warp a partir de su subrogancia en el juzgado 5 de Comodoro Py. El es titular del juzgado 8.

Delgado, que escribió dos libros críticos sobre el funcionamiento de la Justicia federal de la que él forma parte y en la que se investigan los casos de corrupción en la administración pública nacional, también fue denunciado por el juez Claudio Bonadio por su intervención en la causa Odebrecht, pero su colega Gerardo Pollicita pidió esta semana desestimar la apertura de una investigación.

“El Fiscal Federico Delgado ha sido víctima de una causa armada en su contra y ahora es citado de Declaración Indagatoria, con el objeto de perjudicar su labor y su persona. Firmemos la petición para que se desestime la Imputación y el Procesamiento del Fiscal, hecho que se realizó sin el cumplimiento del Debido Proceso”, dice el texto en defensa del funcionario público en la campaña de change.org.

Este mismo mecanismo de recolección de firmas fue utilizado con éxito cuatro años atrás en reivindicación del fiscal José Campagnoli, a quien la entonces procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó intentó destituir por sus investigaciones sobre el detenido “empresario” Lázaro Báez, acusado de haber sido el testaferro del fallecido presidente Néstor Kirchner y su sucesora Cristina Fernández.

Jamás pensé que un juez iba a ser capaz de armar una causa trucha. Es el nivel más alto de violencia institucional que, si se intensifica, necesariamente se desplazará hacia lo físico. Esto no es paranoia. Es el análisis de los hechos que comuniqué en 2016 pero que la gestión de Gils Carbó no quiso escuchar”, dijo esta semana Delgado al diario La Nación.

El fiscal denunciado por Stinfale, Cúneo Libarona y Bonadio y llamado a indagatoria por Martínez de Giorgi pese a la falta de acusación por parte del también fiscal Franco Picardi sostiene que no existía secreto de sumario en la causa Time Warp cuando se sospecha que él entregó a la prensa información sobre el caso.

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds