“Me dijo que había matado a una persona… no es fácil porque me cogió por sorpresa. Me dijo que iba a ser rico”.

“Me dijo que iba a ser rico”

“Me dijo que había matado a una persona… no es fácil porque me cogió por sorpresa. Me dijo que iba a ser rico”.

Ese fue parte del dramático relato de Dereck Osterman Kim, el mejor amigo de Alex Pabón Colón, asesino confeso del empresario canadiense Adan Anhang Uster.

Durante el juicio contra Áurea Vázquez Rijos, su hermana Marcia y el novio de esta, José Ferrer Sosa, acusados por el asesinato por encargo de Anhang Uster, el testigo contó a preguntas del fiscal federal José Ruiz que el 22 de septiembre de 2005, tras culminar su jornada de trabajo en el restaurante de un hotel en Isla Verde, recibió una llamada de Pabón Colón para que lo recogiera en su vehículo en el Viejo San Juan.

“Me dijo que me tenía que contar algo… me dijo ‘sube por aquí por la calle Tanca’. Le dije: Ok. Di una vuelta… me empezó a decir en un punto en la calle Sol, me dijo que había matado a una persona. Seguí dando vueltas. No es fácil porque me cogió de sorpresa. Me dijo que iba a ser rico. Me dijo ‘sigue dando vueltas’, quería asegurarse que la persona estuviera muerta porque no sabía, que no se había asegurado de que la había dejado muerta”, relató llorando y visiblemente nervioso.

Osterman Kim conoce al convicto Pabón Colón desde que tenían seis años, ya que se criaron juntos en el Viejo San Juan.

“No sabía qué hacer. En un momento así tú estás a la defensiva. Uno no sabe con qué lo hizo, porque no decía nada. Seguí (guiando) por la Sol, Fortaleza, la Tanca, porque él quería que viera lo que pasó. Llegamos hasta la San Justo con la Luna, y todo era muy confuso porque habían muchas luces… estaba nervioso, una persona que mató a otra. Yo estaba nervioso”, manifestó.

El testigo no fue acusado en el foro estatal ni en el federal tras llegar a un acuerdo para recibir inmunidad, a fin de declarar contra Pabón Colón.

Relató que Pabón Colón -quien está confinado desde 2008- vendía marihuana a Marcia y a Áurea en el negocio de esta última, Pink Skirt.

En un momento dado, el testigo se notó afectado, por lo que el juez federal Daniel Domínguez tuvo que decretar un receso. Tras el mismo, contó que Pabón Colón le dijo que apuñaló a la víctima, que salió corriendo tras golpear a la mujer que lo acompañaba, que había cometido un error porque olvidó la cartera. Osterman Kim le dijo a Pabón Colón que no había sido un trabajo profesional.

Asimismo, narró que Pabón Colón le indicó que tras el ataque corrió hacia La Perla y que en la escalerilla de esa barriada se cambió de ropa y la puso debajo de ese lugar.

“Estaba emocionado, que iba a ser rico, que iba a recibir $500,000 … repetía lo mismo, estaba emocionado, que iba a ganar más dinero que en la película ‘Assassins’ (protagonizada por Sylvester Stallone y Antonio Banderas, y filmada en Puerto Rico). Repetía lo mismo. Le dije: ‘Cometiste otro error: subiste la cuesta. Si cometes un asalto, un robo, no puedes subir la cuesta porque calientas la barriada (La Perla)’”, detalló.

“Cuando se enteró que la persona había fallecido, lo subí a la casa en la Norzagaray, lo dejé y me fui a mi casa”, abundó Osterman Kim.

Cambio de plan

Pabón Colón también le contó que utilizó un arma blanca, que tuvo que improvisar porque le pidió un arma de fuego a un amigo, pero que este se la negó.

“Se fue por el (restaurante) Guarionex y en la cocina cogió un cuchillo y un objeto para golpearlo (a Anhang Uster). Que cuando la pareja pasó, lo hizo pasar como un asalto, que sacó el arma (el objeto) y un cuchillo”, narró.

El testigo indicó que Pabón Colón le explicó que tenía que golpear a Áurea para que pareciera un asalto, pero el plan no le funcionó. El mismo era dispararle a Anhang Uster y golpear a Áurea con la culata del arma de fuego.

Agregó que Pabón Colón le dijo que la víctima trató de defenderse y que en el forcejeo el cuchillo quedó mirando hacia el victimario y que este le dijo que al parecer Dios no quería que muriera.

Narró que días más tarde volvió a ver a su amigo, que este estaba asustado y que tenía que salir de La Perla porque se decía su nombre en la calle.

El testigo comentó que su amigo se fue por unos días a la casa de un primo en Miramar, identificado como Richard Padilla. Este último le dijo poco después a Pabón Colón que se tenía que ir de su residencia.

Osterman Kim le dio hospedaje en un edificio de apartamentos que pertenecía a su familia en la calle Guayama, en Hato Rey. Señaló que le llevaba comida, televisor, papeles y lápices para escribir.

“Tenía que parecer profesional”

El testigo narró detalles adicionales que le contó su amigo. “Me estaba explicando claramente que la persona que lo contrató era la dueña de Pink Skirt (Áurea) y que tenía que parecer un asalto, que tenía que parecer profesional. Le decía que no fue profesional. Le dije ‘¿por qué hiciste eso si eres de La Perla?”, acotó.

El victimario manifestó que inicialmente iba a recibir $500,000 y que posteriormente fue incrementando la cifra a $2 millones y luego a $3 millones.

“Le dije: ¿cuál era la necesidad de hacer eso? Me dijo: ‘Sí, lo sé, pero ya pasó’. Él no quería entregarse a las autoridades estatales porque no iba a vivir porque ya había luz verde en la cárcel (para matarlo)… insistía en que iba a ser rico, veía las noticias y me preguntaba si sabía más”, expresó Osterman Kim.

Melissa Correa Velázquez, EL VOCERO

Fuente: EL VOCERO

Share
Temas: Categorías: America Puerto Rico

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds