La organización prevé mayor cantidad de barriles por día de países fuera del bloque pese a recortes y menor producción proveniente de Venezuela

Foto: Difusión
Foto: Difusión

La OPEP subió su estimación para 2018 de suministro de crudo de las naciones fuera del bloque debido a que precios más altos del barril alientan a una mayor actividad de los productores de esquisto en Estados Unidos, opacando el efecto del acuerdo de recorte de producción y el colapso del bombeo en Venezuela.

En su reporte mensual divulgado el miércoles, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) detalló que los productores no asociados elevarían los suministros en 1,66 millones de barriles por día (bpd) durante este año. Esta es la cuarta alza consecutiva de las previsiones del grupo, desde el aumento de 870.000 bpd previsto en noviembre.

“Para el 2018, se vería un mayor crecimiento como resultado del incremento proyectado en la producción de esquisto en Estados Unidos ante una mejora de los precios no sólo para los productores de hidrocarburos no convencionales, sino también para otras naciones como Canadá, Reino Unido, Brasil y China”, dijo la OPEP en su informe.

Esto llevaría a “una distribución trimestral más alta durante todo el año con un nivel récord proyectado para el cuarto trimestre”, dijo la OPEP.

La OPEP, Rusia y otros productores que no pertenecen a la OPEP, aunque no Estados Unidos, comenzaron a recortar el suministro en enero del 2017 para deshacerse de un exceso global de crudo que se había acumulado desde 2014. Han extendido el pacto hasta finales de 2018.

El acuerdo ha ayudado a impulsar los precios del petróleo, que superaron los US$71 por barril este año por primera vez desde 2014 y se negociaban cerca de US$65 el miércoles. Pero también ha alentado una avalancha de crudo de esquisto, generando un debate sobre la efectividad de mantener el pacto de limitaciones al bombeo.

El pronóstico de la OPEP de una mayor oferta de productores fuera del grupo se equilibró con las cifras del informe que muestran que el cumplimiento del acuerdo se mantuvo alto en febrero y con una fuerte caída en la producción petrolera venezolana.

Los inventarios aumentaron en 13,7 millones de barriles en enero a 2.865 millones de barriles, aunque esto fue solo 50 millones más que el promedio de cinco años, el nivel más cercano al objetivo original que ha logrado la OPEP.

La producción total disminuyó en 77.000 bpd a 32,186 millones de bpd, liderada por caídas en Irak, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela, según cifras recopiladas por la OPEP de fuentes secundarias.

Venezuela, cuya producción está cayendo en medio de una brutal crisis económica, dijo a la OPEP que su producción se hundió en alrededor de 183.000 bpd a 1,586 millones de bpd en febrero, que se cree es la más baja en décadas.

Agencia Reuters

Fuente: EL COMERCIO

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds