El Departamento de Educación ordenó el cierre de 283 planteles en verano

Guayama – Durante una semana, la hija de seis años de María del Pilar González Ramos ha llorado casi todos los días. La raíz de su preocupación y sus temores fue el anuncio de que la única escuela que ha conocido cerrará al terminar el semestre.

“Ella me dice: ‘mamá, si cierran mi escuela, ¿para dónde yo voy a estudiar?’”, narró González Ramos.

Su escuela es la Guillermo Riefkohl en Patillas, un plantel elemental que hace más de tres años comenzó a ofrecer clases bajo la filosofía Montessori.

De las nueve escuelas públicas que hay en Patillas, cinco están en la lista de cierre que dio a conocer el Departamento de Educación la semana pasada, indicó González Ramos.

Los estudiantes de la Riefkohl y de la escuela intermedia Lamboglia pasarán a la escuela Segunda Unidad Joaquín Parrilla, ubicada cerca del lago de Patillas. Para llegar al plantel hay que cruzar el casco urbano, un recorrido que promete complicarse el próximo año escolar, expresó Mariel Laboy Santiago.

“Están cerrando todas las escuelas del campo de Patillas. Las que se quedan están en el pueblo. Pasar por ahí será bien complicado. Las calles del pueblo son pequeñas, imagínate cuando vayan a pasar las guaguas escolares”, sostuvo Laboy Santiago, cuya hija estudia en la misma escuela.

El temor de enviar a sus hijos pequeños a un plantel donde hay estudiantes de nivel intermedio, que tengan que tomar la guagua escolar solos, la incertidumbre sobre las condiciones de la infraestructura de la escuela receptora y la posibilidad de que se interrumpa la educación Montessori con el cambio son solo las primeras preocupaciones que esbozan madres de alumnos de la escuela Riefkohl.

La ansiedad de los progenitores se transforma en coraje cuando explican que no se les dará oportunidad de escoger el plantel en el que reubicarán a sus hijos, sino que Educación determinó cuáles son los centros escolares que podrían recibir a los niños y adolescentes de las 283 escuelas que dejarán de operar este verano, destacó Natacha Morales.

“Ha sido un proceso accidentado, no ha sido transparente. No se consultó a la comunidad, se hizo todo desde una oficina y no demuestran que conocen ni siquiera dónde están las escuelas que están cerrando. No han explicado cuáles son los criterios que se usaron para tomar una decisión que le cambiará la vida a tanta gente”, sostuvo Karmen Lebrón, madre de estudiantes de la escuela elemental Rafael Antonio Delgado Mateo, en Guayama. Esta escuela se mantendrá abierta, pero su comunidad se ha solidarizado con otros planteles de la zona que cerrarán, así como con las 15 escuelas públicas Montessori en todo Puerto Rico que están en la lista de cierre.

“Análisis profundo”

Hace más de una semana, el Departamento de Educación anunció el cierre de 283 escuelas públicas cuando termine el año escolar. De esta manera, el sistema público de enseñanza contará con 828 planteles a partir de agosto. Además, otras 42 escuelas serán “rediseñadas” para cambiar los grados que atienden.


La secretaria de Educación, Julia Keleher, reiteró que es necesario “ajustar” el tamaño del sistema educativo tanto a la decreciente matrícula estudiantil como a la reducción en los recursos presupuestarios de la agencia.

“No se contemplan cambios en la lista”, señaló Keleher.

Sin hablar de revertir las clausuras de planteles, la secretaria indicó que se podría evaluar algunos casos a base de la información que reciban de las comunidades escolares, porque reconoció que, en ocasiones, obtienen datos que no estaban disponibles en la evaluación inicial.

“Hicimos análisis profundos de las escuelas, miramos la matrícula, la información de los planteles. Hay casi 500 escuelas que están operando a menos del 60% de su utilización. Son muchos los planteles que no están llenos”, sostuvo la funcionaria.

La noticia de los cierres ha provocado manifestaciones de padres y estudiantes en escuelas de San Juan, Vega Alta, Caguas, Naranjito, Cataño, Santurce y Castañer, en Lares, entre otras. Un grupo de padres de escuelas Montessori llegó el jueves hasta el Capitolio para cabildear a favor de un proyecto de ley que, a su entender, garantizaría la permanencia de esta filosofía educativa dentro del sistema público de enseñanza.

El cierre de escuelas es una de las acciones contenidas en el plan fiscal presentado por el gobierno central. En el documento, se proyectaba el cierre de 305 escuelas públicas, entre otras medidas, para hacer frente a la reducción presupuestaria de $305.3 millones que tendrá Educación en los próximos cinco años fiscales.

Si se completa el cierre de los planteles anunciados, Educación habrá ordenado la clausura de 450 escuelas públicas en lo que va de cuatrienio, a lo que se suman tres planteles cerrados por los daños que sufrieron a causa del huracán María. Estas se añaden a las 177 escuelas que Educación consolidó del 2014 al 2016. 

Procesos en línea

Al anunciar los 283 centros escolares que cerrarán este año, Educación además detalló las escuelas que recibirán a los estudiantes que se quedan sin plantel. Según Keleher, estas decisiones se tomaron luego de evaluar la distancia entre planteles y la disponibilidad de transportación escolar, así como la capacidad de la escuela receptora de acoger más alumnos.

A diferencia de años anteriores, la secretaria indicó que los estudiantes deberán moverse a las escuelas seleccionadas por Educación, de modo que se puedan asignar los recursos económicos y el personal que se necesita para atender a toda la matrícula.

En algunos casos, la agencia seleccionó más de una escuela receptora para un plantel. Los padres o encargados deberán informar a cuál moverán a los niños o adolescentes a su cuidado a través de una confirmación de matrícula que se hará en internet a partir del viernes 20 de abril.


Keleher indicó queanalizaron una muestra de unos 60,000 expedientes de estudiantes para evaluar, entre otros elementos, la distancia entre las escuelas y sus residencias. En más de 10,000 casos, la dirección del estudiante no aparecía en el expediente, detalló la secretaria.

“Es difícil tomar decisiones cuando no se tiene información precisa. Si no sé para dónde van los estudiantes, no se puede planificar, no puedo asignar los recursos que se necesitan”, indicó la secretaria, quien recordó que la planificación y el estudio de necesidades de las escuelas para el próximo año escolar -lo que se conoce como la organización escolar- se hará desde el nivel central.

En agosto pasado, la titular de Educación justificó la falta de maestros en decenas de escuelas a que los estudiantes no fueron matriculados en las escuelas que se esperaban, por lo cual la agencia no fue capaz de asignar los recursos que se necesitaban.

Asimismo, a mediados de semana, se abrió un registró en el Portal del Empleado de la página cibernética de la agencia en el cual los maestros permanentes podrán solicitar traslado a otras escuelas por “razones de salud, mudanza, huracán, órdenes judiciales u otras”, informó la secretaria.

También se permitirá que los maestros transitorios activos actualmente en el sistema o que alguna vez fueron parte de la agencia y que estén interesados en ser maestros regulares puedan solicitar puestos disponibles.

El miércoles, Educación informó que se habían recibido 1,247 solicitudes.

Por Keila López Alicea

Fuente: EL NUEVO DIA

Share

Video Destacados

Ads will display in 00:10 seconds