6 de cada 10 directivos en México reconoce haber sufrido un impacto económico por razones ambientales o sociales.

Foto: Archivo
Foto: Archivo

Aunque nuestro país se ha comprometido a reducir 30% de sus emisiones de gases de efect0 invernadero para 2020 y 50% para 2050, solo 3 de cada 10 empresarios en México conoce la Ley General de Cambio Climático (LGCC).

59% de los directivos reconoce haber sufrido un impacto económico por razones ambientales o sociales. “Pareciera que, en muchos casos, estos efectos lo reconocen únicamente al observar cifras financieras”, afirma Jesús González, socio líder de asesoría en sostenibilidad de KPMG en su reporte.

El problema ambiental de nuestro país es gigantesco. Durante 2015, el consumo de recursos y daños al medio ambiente costaron 907,473 millones de pesos (mdp), equivalentes a 5% del Producto Interno Bruto (PIB), estimó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El sector de transporte, correos y almacenamiento generó los costos ambientales más elevados, llegando a la cifra de 347,420 mdp, mientras que la agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza sumó 127,470 millones; la minería alcanzó costos por 80,293 mdp. Por último, otros servicios, excepto actividades del gobierno, representaron 44,551 mdp.

Algunas disposiciones de la ley se vuelven obligatorias de forma progresiva e involucran no solo para los gigantes corporativos. Comenzaron con las compañías que acumulan más de un millón de toneladas anuales de bióxido de carbono equivalente, pero este año estarán obligadas aquellas que emitan más de 25,000 toneladas, recuerda la consultora.

Mientras las grandes industrias cuentan con los recursos para afrontar estas iniciativas, el obstáculo pasa a las pequeñas y medianas empresas.

De los cinco millones de empresas registradas, solo 0.2% son negocios grandes (más de 250 empleados), 0.7% son medianas y el restante 99% se distribuye entre las micro y pequeñas firmas (con menos de 50 empleados), según datos del Inegi.

65% del sector empresarial considera que el estatus actual de temas de sostenibilidad en México es bajo, 29% mediano y apenas 2% alto.

La sostenibilidad debe entenderse como una estraetgia que contiene preocupaciones transversales: ambientales, laborales y energéticas, como las de tipo social, geopolíticas y aquellas que afectan a la comunidad sociedad.

“Desafortunadamente, carencias en términos económicos, educativos y de infraestructura impiden que la sostenibilidad avance de manera más firme y en todos los niveles”, advirtió el directivo de la consultora.

Lo cierto es que 98% de los directivos encuestados en México considera la sostenibilidad crítica y relevante para el futuro de sus organizaciones y 87% ya lo está incluyendo en su estrategia.

En el sondeo participaron 143 directivos de empresas, incluyendo directores generales, presidentes, consejeros, gerentes y otros tomadores de decisión. Participaron empresas de diversos sectores y tamaños, de las cuales, 51% tiene entre 1 y 500 empleados, y 49% más de 500 colaboradores.

 

Arturo Solís

Fuente: FORBES

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds