El presidente Donald Trump, el 16 de marzo, promulgó una ley de importancia internacional que fomenta más intercambios oficiales de alto nivel entre Estados Unidos y Taiwán.

Apoyado unánimemente por el Congreso, se cree que el proyecto de ley es simbólico en términos legales, pero los observadores dicen que envía un fuerte mensaje público de que quienes deciden en Estados Unidos están unidos para apoyar a Taiwán, a pesar de la oposición de Beijing.

El proyecto de ley, titulado “Taiwan Travel Act” (Ley de Viajes de Taiwán), fue presentado en 2017 y está copatrocinado por un gran número de miembros del Congreso, tanto en la Cámara como en el Senado, los cuales apoyan a la pequeña nación insular.

Pasó por la Cámara en enero de este año sin oposición. El 28 de febrero también pasó el Senado por consentimiento unánime, sin que un solo senador votara en contra. Desde allí fue presentado al escritorio del presidente el 5 de marzo, esperando la firma de Trump.

El proyecto de ley habría entrado en vigencia el sábado automáticamente incluso si Trump no lo hubiera firmado, ya que la Constitución impone un límite de 10 días para que el presidente lo firme o lo veta. A última hora de la tarde del 16 de marzo, Trump firmó el proyecto de ley, que ha sido ampliamente seguido por China, Taiwán y observadores internacionales.

La Ley de Viajes de Taiwán estipula que Estados Unidos debe permitir que “funcionarios de todos los niveles” del gobierno Estados Unidos, incluidos funcionarios del gabinete y altos oficiales militares, viajen a Taiwán y se reúnan con sus homólogos taiwaneses. También permite a altos funcionarios de Taiwán visitar Estados Unidos y contactar a funcionarios del país. Sin e,mbargo no especifica qué nivel específico de funcionarios autoriza.

“La firma de la Ley de Viajes de Taiwán es un acto simbólico pero significativo del Congreso de Estados Unidos y del Presidente, que expresa su apoyo a Taiwán”, dijo Russell Hsiao, director ejecutivo del Instituto Global de Taiwán con sede en Washington, DC. “También muestra que Estados Unidos está presionando contra el acoso de la República Popular China y transmite una poderosa declaración de apoyo al pueblo de Taiwán y sus líderes elegidos democráticamente”.

Los navegantes taiwaneses saludan la bandera de la nación en la cubierta del buque de suministros Panshih en la base naval de Tsoying en Kaohsiung el 31 de enero de 2018. (Mandy Cheng / AFP / Getty Images)

El régimen chino expresó claramente su descontento de la firma de Trump sobre el proyecto de ley. En un comunicado, la embajada china dijo que el acto “viola severamente el principio de una sola China, la base política de la relación China-Estados Unidos, y los tres comunicados conjuntos entre China y Estados Unidos”.

Ninguno de los tres comunicados conjuntos declarados durante los años 1970 y 1980, en el apogeo de la Guerra Fría, fueron aprobados por el Congreso de Estados Unidos. Sin embargo, durante décadas, el Departamento de Estado de EE. UU. ha observado reglas no escritas que limitan o al menos desalientan los intercambios oficiales de alto nivel con Taiwán, a lo que Estados Unidos no extiende el reconocimiento diplomático oficial.

“Dado que estas restricciones son autoimpuestas y no están proscritas legalmente, levantar estas restricciones no representa un cambio en la política de Estados Unidos hacia Taiwán propiamente tal, ya que sigue basándose en la Ley de Relaciones de Taiwán, en las seis garantías y la política ‘One China’ de Estados Unidos”. Dijo Russell Hsiao.

No está claro si el respaldo del proyecto de ley para las visitas oficiales de alto nivel se extiende a los presidentes de ambas partes. En el pasado, los presidentes de Taiwán, incluido el titular Tsai Ing-wen, ya han realizado numerosas visitas a Estados Unidos, con cada visita limitada a no más de 1-2 días de acuerdo con las restricciones no escritas que cita el Departamento de Estado de EE.UU.

“Con la firma del presidente, la Ley de Viajes de Taiwán abrirá la puerta a los principales líderes de Taiwan para venir a Washington DC, incluidos el presidente Tsai Ing-wen”, dijo Mike Kuo, presidente de la Asociación de Asuntos Públicos de Formosa (FAPA). , una organización con sede en Washington, DC, conocida en el Congreso de Estados Unidos, en defensa y apoyo a Taiwán.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwan ha aplaudido la “movida amistosa” de la administración Trump, diciendo que la pequeña nación isleña continuará profundizando su cooperación y asociación con Estados Unidos.

El presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, también tuiteó que esta ley “mira hacia adelante para trabajar con la administración [de Trump] para promover la asociación de larga data entre Taiwan y Estados Unidos”.

A través de  La Gran Época.

Share
Temas: Categorías: America China Mundo EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds