El presidente Donald Trump firmó el jueves una orden ejecutiva para dar voz a los grupos religiosos en Washington y proteger a las organizaciones religiosas del exceso de influencia del gobierno.

El presidente firmó el documento el 3 de mayo al que anteriormente había proclamado como Día Nacional de Oración. La orden establece la ‘Iniciativa de Fe y Oportunidad de la Casa Blanca’, que tiene la tarea de asesorar al presidente acerca del impacto de las políticas sobre los grupos religiosos y que será el guardián para proteger a las organizaciones religiosas del alcance del gobierno.

“La iniciativa ayudará a diseñar nuevas políticas que reconozcan el papel vital de la fe en nuestras familias, nuestras comunidades y en nuestro gran país”, dijo Trump. “Damos este paso porque sabemos que, al resolver los muchos, muchos problemas, y nuestros grandes desafíos. La fe es más poderosa que el gobierno, y nada es más poderoso que Dios”.

Desde que asumió el cargo en 2017, Trump ha tomado una serie de medidas para proteger la libertad religiosa. El 4 de mayo del año pasado firmó una orden que instruía al Servicio de Rentas Internas atenuar la aplicación de la Enmienda Johnson que prohíbe a las organizaciones religiosas participar en discursos y actividades políticas bajo la amenaza de poner fin a su condición de exentas de impuestos.

El presidente Donald Trump asiste al Día Nacional de Oración en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, en Washington, el 3 de mayo de 2018. (Samira Bouaou/La Gran Época)

En octubre del año pasado el Departamento de Justicia introdujo 20 principios de libertad religiosa en la estrategia de litigio del departamento, destinados a proteger la libertad religiosa. En enero el departamento actualizó su manual, para elevar el perfil de los casos de libertad religiosa y crear en cada oficina del fiscal federal, un punto de contacto para la libertad religiosa.

También en enero, el Departamento de Salud y Servicios Humanos creó una División de Libertad Religiosa y de Conciencia, con el propósito de hacer cumplir las leyes existentes que protegen el derecho de los estadounidenses a elegir atención médica en base a sus creencias religiosas.

“Nuestro país se fundó en la oración”, dijo Trump, “Nuestras comunidades se sostienen con la oración. Y nuestra nación se renovará con trabajo duro, mucha inteligencia y oración”.

Trump se convirtió en el primer presidente que pronunció un discurso en la anual ‘Marcha por la Vida’ del 19 de enero. Aunque el evento anual no es religioso, sí sensibiliza acerca de las vidas de los niños que están por nacer y mueren a causa del aborto, tema que a menudo es manifestado en claro rechazo por los grupos religiosos. El presidente también restableció la ‘Mexico City Policy’, que impide que 9.000 millones de dólares de los contribuyentes se utilicen para financiar la industria mundial del aborto por medio de la ayuda exterior.

Trump también señaló que su administración está luchando contra la persecución religiosa en todo el mundo, pero no dio detalles específicos.

“Lo que está pasando es horrible”, dijo Trump. “Y estamos tomando medidas. Estamos tomando medidas”.

A través de La Gran Época.

Share
Temas: Categorías: America EE.UU

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds