Luciano Cabral (22), que jugaba en Brasil, comparte el banquillo de los acusados con su padre, un primo y un amigo. Lo compromete una prueba de ADN.

Luciano Cabral, acusado de homicidio, comenzó a ser juzgado esta semana en Me...
Luciano Cabral, acusado de homicidio, comenzó a ser juzgado esta semana en Mendoza por un crimen ocurrido en 2017.

Luciano Cabral, ex futbolista de Argentinos Juniors y Atlético Paranaense de Brasil, comenzó a ser juzgado por el crimen de Joan Villegas, ocurrido en la madrugada del 1 de enero de 2017 en General Alvear, al Sur de Mendoza.

Cabral, mediocampista de 23 años y nacionalizado chileno, al momento del crimen jugaba en Atlético Paranaense y había viajado a Mendoza para pasar las vacaciones y las fiestas de fin de año.

Cabral, al momento de ser detenido por el crimen.
Cabral, al momento de ser detenido por el crimen.

Hoy, el volante comparte el banquillo de los acusados con su padre, José Cabral (42), su primo Axel Olguín (20) y Hugo Brian Santana (18). A los cuatro les imputan del delito de “homicidio agravado por la participación de menores”.

Fue dos días después del crimen de Villegas que Cabral se entregó en una comisaría. La víctima era un conocido murguero de General Alvear que tenía problemas con la familia del futbolista. Si bien siempre defendió su inocencia, una prueba contundente complicó al jugador surgido de Argentinos Juniors.

Joan Ariel Villegas Gualpa fue asesinado en General Alvear en enero de 2017.
Joan Ariel Villegas Gualpa fue asesinado en General Alvear en enero de 2017.

Fue cuando la Policía allanó su casa tras el asesinato que se secuestró un par de zapatillas con manchas de sangre. Tras el cotejo de ADN, se confirmó que esos rastros correspondían a Cabral y a Villegas, desestimando así la versión del jugador: aseguraba que no había estado en la escena del crimen ya que en ese momento estaba durmiendo en su casa.

“Por una prueba u otra, siempre estuvo ligado al crimen”, afirmó una fuente judicial respecto de la situación de Cabral, quien recibió el apoyo de Juan Román Riquelme, Cristian Ledesma y Gabriel Heinze.

Luciano Cabral, entre medio de dos compañeros de celda de la cárcel mendocina
Luciano Cabral, entre medio de dos compañeros de celda de la cárcel mendocina donde está preso por el crimen del murguero.

No soy ningún asesino, no maté a nadie, solo quiero jugar al fútbol“, decía Cabral en marzo del 2017, cuando la Justicia de Mendoza le negó la libertad condicional porque consideraba que existía “riesgo de fuga y peligro de entorpecer el proceso, pudiendo obstaculizar la causa”.

El juicio comenzó este lunes con revuelo y un importante despliegue policial, ya que se esperaba la presencia de familiares y amigos de la víctima.

Además, antes del inicio del debate, el tribunal -compuesto por los jueces Julio Bittar, Ariel Hernández y Carlos Palma- determinó que fuera a puertas cerradas porque Santana, uno de los acusados, era menor cuando se lo imputó por el crimen.

A todo esto se sumó que la familia de Villegas solicitó cambiar su representante legal y se le asignó de oficio como nueva defensora a la fiscal Alejandra Becerra, que pidió más tiempo para estudiar el expediente. Esta situación provocó la demora en el inicio de la ronda de testimonios.

Villegas (27) fue asesinado la madrugada del año nuevo del 2017 en el barrio Los Inmigrantes, de General Alvear. Su cuerpo presentaba varias lesiones por golpes y la fatal fractura de cráneo habría sido provocada por una piedra.

Federico Brusotti

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds