El Presidente se refirió al conflicto antes de un acto en el hotel Hilto
El Presidente se refirió al conflicto antes de un acto en el hotel Hilton de Pilar Crédito: Presidencia

Un conflicto gremial en Aerolíneas Argentinas que se prolongó por 10 horas generó ayer un caos en los aeropuertos de todo el país, con epicentro en el Aeroparque Jorge Newbery, al dejar 258 vuelos cancelados y 30.000 personas afectadas. Pero además dejó en evidencia los problemas financieros que atraviesa la empresa estatal, hasta el punto de provocar la reacción de Mauricio Macri . El Presidente expresó que, producto de la devaluación, el aumento del combustible y los costos salariales, Aerolíneas volvió a necesitar financiamiento del Tesoro. “Tenemos que poner plata todos los meses para que Aerolíneas funcione. [El ministro de Hacienda, Nicolás] Dujovne tuvo que girar más de 1000 millones de pesos el último mes”, señaló el jefe del Estado.

“Es menos del 5% del total de la población que usa los aviones. No es justo que el 95% restante pague para que Aerolíneas funcione”, se quejó Macri. “Les pido a los gremios que se sienten con las autoridades para que trabajemos juntos para que Aerolíneas pueda volar sin pedirle plata al resto los argentinos”, concluyó.

El viernes pasado, la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) había dado el puntapié inicial con una asamblea en Aeroparque, y ayer, desde la mañana temprano y hasta pasadas las 19, se desarrollaron medidas de fuerza de las que participaron, además de Aeronavegantes, los gremios de pilotos (APLA y UALA), el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA).

La paritaria para aeronavegantes contemplaba un aumento del 17% con cláusula gatillo: esto es, que en caso de ser superado por la inflación deberían reajustarse los salarios con ese indicador. La cláusula se activó a partir de mayo y regía hasta el 30 de septiembre, cuando vencía el convenio.

Los gremios reclaman la compensación del 6,5% correspondiente al IPC de ese mes, mientras que la empresa admite no haberlo pagado en razón de que, al pagarse los salarios, aún no se conocía el indicador, y que desde entonces debe discutirse el nuevo convenio.

“Estamos haciendo una retención de tareas porque no se pagó la totalidad del salario de octubre y la empresa está incumpliendo el acuerdo paritario del año pasado”, dijo Mateo Ferreira, secretario de APLA.

Por su parte, el presidente de la compañía, Luis Malvido, dijo: “Los gremios tienen una interpretación diferente del acuerdo paritario. Nosotros entendemos que la paritaria pasada terminó en septiembre, y que la inflación posterior es parte de lo que tenemos que conversar de acá para adelante. La paritaria tenía una cláusula gatillo que se pagó mes a mes y que terminó con el sueldo de septiembre”, expresó.

“Los sindicatos nunca informaron la razón de la medida de fuerza, tampoco por qué la levantaron”, señaló Malvido, antes de resaltar las consecuencias sobre miles de pasajeros. “El diálogo con los gremios está abierto, no tenemos problemas en dialogar, los hemos convocado reiteradamente, pero ellos se retiraron de la mesa y no han vuelto”, agregó.

Denuncia ante Trabajo

A última hora, la empresa formalizó una denuncia contra los gremios ante la Secretaría de Trabajo en la que pidió la “urgente” intervención del Gobierno para que “arbitre” en el conflicto. El Ministerio de Producción y Trabajo convocó para hoy a la Comisión de Garantías de Servicios Esenciales “para evaluar el alcance de las medidas de fuerza llevadas adelante por las organizaciones gremiales mencionadas y determinar sus implicancias legales”, según un comunicado.

Aerolíneas esperaba cerrar el año con subsidios por US$90 millones, “pero ya vamos por US$180 millones. Es mucho menos que los US$678 millones promedio de la última década, pero sigue siendo mucho dinero. Y no vamos a poder cerrar en cero el año próximo”, señaló Malvido. “Estas medidas hipotecan el futuro de la empresa”, completó.

Los principales costos que tiene la aerolínea son los sueldos -que representan US$540 millones al año-, el combustible -para el que destinarán este año unos US$380 millones- y el leasing de los aviones, que cuesta US$330 millones. La facturación de este año será de US$2000 millones.

En la compañía negaron rotundamente la posibilidad de la privatización (también descartada por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich) y de tomar deuda para saldar sus costos. Lo que más preocupa a la empresa es el impacto de la devaluación, tanto por los costos en los combustibles como la caída de los vuelos internacionales. De hecho, reconocieron una baja en sus ventas del 60%. Además, con la irrupción de los formatos low cost, Aerolíneas perdió volumen de mercado.

Julia D'Arrisso

Fuente: LA NACIÓN

Share
Categorías: Argentina America

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds