El hecho se conoció porque un joven vio la situación, sacó una foto y la subió a Facebook.

El policía que ayudó a estudiar a un nene en la calle.
El policía que ayudó a estudiar a un nene en la calle.

A simple vista la imagen puede pasar inadvertida. Un policía parado al lado de un nene que escribe en un cuaderno. Pero la historia que está allí, en esa simple foto, recorrió las redes y ahora todos hablan del policía que ayudó a un chico a estudiar en la calle.

La situación ocurrió en una de las cuadras del centro de la ciudad de Paraná, en Entre Ríos. Y la foto la subió a su Facebook, Jairo Mío, un joven standupero que vio la situación y comprendió exactamente lo que allí sucedía: “Yo no soy muy amigo de las fuerzas. Pero hoy saqué esta foto porque me conmovió ver a un oficial ayudando a un nene de la calle a hacer la tarea. La educación es la mejor forma de cuidar a un pueblo, y los lápices son mejores que las balas”, dijo.

Sólo alcanzó que pasaran un par de horas para que esa imagen empezara a circular por las redes sociales y para que el propio protagonista se viera sorprendido por la cantidad de mensajes que comenzaron a llegarle. Su nombre es Cristian Natanael Irigoitia, un policía de 20 años que se recibió hace sólo siete meses.

“Bueno que decir…Estoy eternamente agradecido con cada persona que me ha felicitado, agradecido por el acto que cada día debemos cumplir por lo que somos y debemos ser, vocación a nuestra dedicación, con paciencia, amor, esto es lo que nos gusta. Agradecido de la vida y de toda experiencia, no todo está perdido, entre tanta maldad siempre hay un poco de bien para no perder la esperanza, buena vida para todos!”, escribió el propio oficial en su cuenta de Facebook, al que miles le respondieron felicitándolo por el gesto.

Cristian contó entonces por varios medios de comunicación qué fue lo que pasó: “El chico hacía un rato que estaba dando vueltas, como queriendo acercarse pero como que no se animaba. En un momento sí lo hizo y me preguntó la hora. Le dije si sabía leer las agujas del reloj y cuando le mostré me di cuenta de que no entendía”, relató.

Acto seguido el oficial le ofreció explicarle, entonces agarró unas hojas que tenía y le prestó una lapicera: “En ese momento vi que realmente le costaba escribir. Entonces como una especie de dictado le fui diciendo palabras y enseñándole”, dijo. Fue justo en ese instante que Jairo lo fotografió y su historia no para de circular por los celulares.

Clarin.com

Fuente: CLARIN

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds