Con tres gestiones municipales a cuestas, Fernández pretende ganar la alcaldía del Santa, pese a ser investigado por lavado de activos y corrupción

(Foto: Laura Urbina)
(Foto: Laura Urbina)

Vestido de negro y con algunos juguetes en la mano, el alcalde del distrito de Nuevo Chimbote (Áncash), Valentín Fernández Bazán, esperó ayer en la puerta de su casa al fiscal anticorrupción del Santa, Laureano Añanca Chumbe, para entregar la vivienda en la que vivió por más de 10 años junto con su familia, debido a una orden de incautación relacionada a la investigación que se le sigue por los delitos de lavado de activos y asociación ilícita para delinquir.

“Mis familiares están siendo maltratados psicológicamente, están llorando, no sean malos. No se laven la cara con gente inocente, no se laven la cara haciendo show mediático, porque no se investigan ellos mismos, porque el fiscal Añanca que tiene una investigación por enriquecimiento ilícito no hace lo mismo (incautar sus bienes) o la fiscalía hace lo mismo con él”, expresó al salir de la casa de su hermana, también investigada. A un lado de este inmueble, unos simpatizantes y trabajadores de la comuna le expresaban su respaldo.

Valentín Fernández ha sido tres veces alcalde de Nuevo Chimbote (2003, 2007 y 2015 a la fecha), es médico especialista en traumatología y tiene una plaza de trabajo en el hospital de EsSalud en Chimbote. “Tengo doce años dirigiendo con mucho honor y honestidad a Nuevo Chimbote, tengo 25 años de traumatólogo, tengo todo con mi esfuerzo y tengo amigos en todos lados y me dicen que van a incautar mi casa”, dijo el último miércoles.

El burgomaestre, que ahora postula para la alcaldía de la provincia del Santa por el partido Alianza para el Progreso, solo registra una camioneta como bien en la Sunarp. El resto de sus propiedades estarían a nombre de sus parientes, según el Ministerio Público.

De acuerdo con la Fiscalía Anticorrupción del Santa, Valentín Fernández habría utilizado a sus familiares para encubrir dinero, propiedades y negocios presuntamente obtenidos de manera ilícita durante sus gestiones municipales. Para el fiscal Laureano Añanca Chumbe, a cargo de la investigación, el funcionario tendría un desbalance patrimonial y una serie de actividades sospechosas.

Pese a que la pesquisa aún está en etapa preliminar, Añanca ha solicitado la medida cautelar para impedir que los inmuebles, ubicados en Nuevo Chimbote y Trujillo, sean vendidos o pasados a terceros, puesto que de los 17 predios que se investigan se conoció que algunos han sido adjudicados para evitar conocer su procedencia. Ahora todos (casas, un colegio, un complejo deportivo, entre otros) han pasado a ser administrados por el Programa Nacional de Bienes Incautados.

-Antecedentes-

En el 2009, el controvertido político Valentín Fernández fue acusado de mandar a golpear a los hermanos Guayamares Cicchini en el polideportivo Casuarinas, en venganza porque estos lo tildaron de corrupto. Además, mandó a realizar un monumento en honor a su familia, cuya obra terminó costando a la Municipalidad de Nuevo Chimbote S/400 mil.

En el 2010, en su segunda gestión, Valentín hizo creer a los medios nacionales que la playa La Caleta Colorada era una zona en la que se practicaba el desnudismo. Sin embargo, pescadores y bañistas del lugar lo desmintieron.

En el 2011, el ex aprista fue detenido en Colombia cuando pretendía volver al Perú, luego de haber culminado su labor como diplomático en Costa Rica. Por ese tiempo tenía una orden de captura internacional por no presentarse a la audiencia de sentencia en una querella que le interpuso el fiscal Lorenzo Javier Melgarejo.

En el 2012, Fernández irrumpió en una conferencia de prensa en la que se encontraba el ex gobernador regional de Áncash César Álvarez para pedirle disculpas por haberle acusado de estar inmerso en el primer atentado contra el ex consejero Ezequiel Nolasco.

En el 2014, el Poder Judicial lo absolvió del delito de enriquecimiento ilícito. La Fiscalía lo acusaba de tener desbalance patrimonial.

Ahora, en su tercera gestión ha sido cuestionado por promover una campaña de abstinencia sexual en la que se entregaba un “certificado de pureza” a escolares de Nuevo Chimbote. Así como de mandar a oficiar una misa y organizar una movilización a favor del delantero de la selección peruana Paolo Guerrero, quien fuera suspendido por la FIFA y luego habilitado para jugar en el mundial.

En tanto, el titular de la Procuraduría Anticorrupción del Santa, Richard Asmat, señala que el alcalde tiene cinco investigaciones por presuntos delitos por corrupción y una en la vía penal (lavado de activos), que tienen que ver presuntas irregularidades cometidas como funcionario público.

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

Laura Urbina

Fuente: EL COMERCIO

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds