Un nuevo estudio publicado en ‘Cell Reporter’ ha dado con el mecanismo que usa una cepa de salmonella para evitar que el sistema inmune la ataque.

*Salmonella typhimurium* invadiendo células humanas. Fuente: Rocky Mountain L...
*Salmonella typhimurium* invadiendo células humanas. Fuente: Rocky Mountain Laboratories.

El sistema inmune del cuerpo es una barrera que utiliza a células especializadas del cuerpo para reconocer y atacar a todas aquellas que saben que no son propias, como pueden ser bacterias, virus u otros microorganismos. Aún así, hay quienes se saltan esta barrera ya que evolucionan, convirtiéndose, así, en bacterias ninja.

En un nuevo estudio, publicado este martes en Cell Reports, los investigadores de la Universidad de McMaster explican que se ha descubierto cómo una de estas bacteria ninja, la Salmonella Typhimurium, puede entrar en nuestro cuerpo sin ser detectada. Esta bacteria produce la salmonelosis, una infección que provoca fiebre, vómitos, náuseas y diarreas durante unos siete días. Y aunque suele afectar al intestino, debido a su evolución, se están empezando a producir “infecciones invasivas que se propagan por todo el cuerpo”, explica a través de una nota de prensa Brian Coombes, profesor del Departamento de Bioquímica y Ciencias Biomédicas de la Universidad de McMaster, en Hamilton (Ontario), Canadá.

La investigación se ha realizado al comparar cómo funcionan dos cepas de la salmonella: la Typhimurium, que afecta a los mamíferos, y la Salmonella bongori, asociado a animales de sangre fría, sobre todo a los reptiles, tal y como explican en la nota de prensa. A pesar de afectar a especies diferentes, ambas cepas comparten sus casi 4.000 genes. Estos genes compartidos han sido la clave para comprender cómo afecta la bacteria a los seres humanos.

Cómo pasan desapercibidos

El sistema inmunitario es como un portero de discoteca, es decir, cuando se encuentra frente a otra célula, microorganismo o partícula tiene que decidir, por su apariencia externa -según la estructura exterior de la célula-, a quién deja continuar su trayecto y a quién ataca. De hecho, este es el mismo mecanismo que provoca las alergias, solo que en el caso de la reacción alérgica se produce un rechazo exagero ante moléculas no patógenas.

Las membranas celulares de estas bacterias o microorganismos pueden tener “estructuras celulares específicas de las bacterias”, como explica Coombes a Hipertextual. De este modo, estas células externas llaman la atención del sistema inmune, que procede a hacer su trabajo: atacar. Sin embargo, la Salmonella Typhimurium, tal y como se ha descubierto, es capaz de convertirse en ninjas al hacer desaparecer sus flagelos, que son “proyecciones similares a pelos en la superficie de las bacterias que les permiten nadar”, como comenta el investigador.

“Una vez que el sistema inmunitario detecta flagelos, monta una respuesta inmunitaria rápida que ayuda a eliminar la infección bacteriana“, señala el investigador, que forma parte del Instituto de Investigación de Enfermedades Infecciosas de McMaster, a través de un comunicado de prensa.

¿Y por qué es tan importante este nuevo descubrimiento? “Creemos que este estudio es importante porque nos ayuda a entender la inmunidad humana y dónde se puede descomponer durante la infección. Una vez que entendamos las vulnerabilidades en el sistema, podremos descubrir cómo aumentar la inmunidad natural y las defensas del hospedador frente a las bacterias difíciles de tratar“, explica a Hipertextual Coombes.

Desirée Pozo

Fuente: HIPERTEXTUAL

Share
Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds