La NASA organiza una conferencia de prensa para abordar la situación del Opportunity en Marte. El róver se encuentra en una situación de emergencia por una gran tormenta en el planeta rojo.

NASA
NASA

Una intensa tormenta de polvo en Marte ha puesto en jaque a la misión Opportunity. El róver de la NASA, que llegó al planeta rojo en 2004, no puede obtener energía para alimentar sus paneles solares al estar sumido prácticamente en la oscuridad. La agencia espacial norteamericana ha suspendido sus operaciones científicas, sin poder contactar con el robot —uno de los dos que tiene en Marte, junto al conocido Curiosity—.

La NASA admitió en una rueda de prensa celebrada hace unas horas su preocupación por el futuro del Opportunity. John Callas, director de la misión en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la agencia, explicó que los investigadores conciben al róver como si fuera un familiar de 97 años que tuviese que ingresar en el hospital y los médicos les dijeran que hay que esperar para ver cómo va evolucionando. La comparativa no es casual; el robot fue concebido para durar apenas noventa días durante la superficie marciana y lleva ya quince años trabajando en Marte.

Las posibilidades de que el róver Opportunity sobreviva a la intensa tormenta de polvo son limitadas. El fenómeno meteorológico fue detectado por el Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de la NASA a finales de mayo, días antes de que se decretase la situación de emergencia con el Opportunity. El estado en el que se encuentra el róver y la imposibilidad de cargar sus paneles solares ha hecho que se active el modo de hibernación. La misión solo mantiene encendido un reloj interno, que le permite intentar despertarse de nuevo y establecer comunicación con la Tierra.

Los científicos no saben exactamente cuánto tiempo podría aguantar el Opportunity en Marte. El róver está diseñado para funcionar con una temperatura mínima de -40ºC y ahora, según los cálculos de Callas, se encontraría a una temperatura aproximada de -36ºC. A diferencia de lo sucedido con el Spirit, el robot al que la NASA dijo adiós en 2011 tras permanecer incomunicado durante un año, los problemas con Opportunity han sucedido poco antes de la llegada del verano, con lo que las temperaturas serán algo más positivas que entonces.

El principal problema es la gran intensidad de la tormenta, que ha sorprendido a los investigadores, y que podría convertirse en un fenómeno global que afectase a todo el planeta rojo. Pase lo que pase con Opportunity, quien no tendrá complicaciones será Curiosity. La razón es que el róver, que ya ha detectado un incremento del polvo a pesar de estar en la otra punta de Marte, cuenta con un sistema de alimentación basado en energía nuclear, un hito que ya consiguieron en su día las sondas Viking.

Hipertextual (Redacción)

Fuente: HIPERTEXTUAL

Share
Temas: Categorías: Ciencia

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds