Rubiales, con las camisetas del Lleida, el Levante y el Alicante
Rubiales, con las camisetas del Lleida, el Levante y el Alicante

Nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1997, aunque pasó su infancia en Motril. A los 9 meses se rompió las dos piernas y el médico fue rotundo: “No podrá jugar al fútbol”. Tres años después estuvo un día entero llorando. Su padre dio la espalda al consejo médico y le compró las botas. Así comienza la historia del nuevo presidente de la Federación española de fútbol.

Debutó en Tercera con 14 años con el Motril. No tenía derecho a percha ni silla. Sacaba los balones y limpiaba las botas de los veteranos hasta que un día marcó dos goles y Paquillo le sugirió al capitán Godoy que ya se había ganado tener percha y silla.

Su primer salario fue una prima por victoria de 1.500 pesetas. Ha conocido el amargo sabor de la derrota en el campo del Maracena y el de la victoria en el Bernabéu. Del Levante, equipo del que ha sido capitán y con el que ascendió a Primera.

El fútbol ha sido su principal ocupación, pero tuvo tiempo de estudiar, con mención especial en la selectividad. Estudió Enfermería y terminó Derecho, siendo actualmente abogado. Su trayectoria futbolística pasó por el citado Motril, Guadix, Lleida, Xerez, Levante (cinco años), Alicante y Hamilton Academical Football Club.

Tenía dos años de contrato con el Hamilton escocés, pero decidió pasarse al otro lado en 2009. A su llegada a AFE, la asociación contaba con 5.000 afiliados y 2,5 millones de euros de presupuesto y se marchó con más de 9.000 afiliados y 16 millones de euros. Padre de tres niñas. Tiene carisma, liderazgo y le gusta trabajar en equipo. Así es el nuevo presidente de la RFEF.

José Félix Díaz

Fuente: MARCA

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds