18 efectos sobre la salud física y mental del deporte outdoor

Como mejorar su vida con un simple trekking

El 75 % de la población europea vive en ciudades y exhibe unos trastornos y unos niveles fisiológicos significativamente distintos de aquellas personas que viven en grandes espacios naturales. No es extraño que estos datos hayan llamado la atención de los investigadores, cuyos trabajos han sacado a la luz resultados sorprendentes…o quizá no tanto.

Uno de los que me ha llamado la atención fue el llevado a cabo por la Universidad de Innsbruck, Austria, sobre los efectos del ejercicio outdoor en contraste con el ejercicio en gimnasio. Y no solo por los resultados, si no porque este mismo verano yo he realizado un trekking por las montañas de Innsbruck y, seguramente, por la misma ruta utilizada por los investigadores. En este estudio se pidió a 40 personas que realizasen una ruta senderista por la montaña de 3 horas, durante la cual estuvieron monitorizados con pulsómetro de pecho. Se les pidió que mantuviesen un ritmo vigoroso pero sin perder el aliento. Después de la ruta se les preguntó sobre su grado de satisfacción anímico y sensación de cansancio. Todos los participantes trasladaron a los investigadores que experimentaban un cansancio “vivificante” y una sensación de bienestar muy notable… el clásico “subidón” que yo mismo disfruté este verano.

A la semana siguiente repitieron la prueba, pero esta vez en el gimnasio y sobre cintas de correr, en una simulación de la ruta realizada en la montaña, e igual que entonces, los participantes hablaban entre ellos mientras caminaban. Cuando terminaron el ejercicio, todos los sujetos, sin excepción, declararon sentirse mucho más cansados que en la montaña, aunque había consumido mucha más energía durante el trekking y la ruta real fue más dura, y anímicamente no experimentaron mayor satisfacción que estar chateando durante 3 horas en el ordenador.

Este experimento de la Universidad de Innsbruck apunta a que con el ejercicio “outdoor” el deportista advierte menor sensación de cansancio y obtiene una recompensa anímica mucho mayor que si se realiza ejercicio en pista cubierta. Unos resultados muy parecidos a los que se obtiene entrenando escuchando música.

Y este no es el único estudio. Decenas de científicos en todo el mundo han detectado que la actividad “outdoor” no solo mejora el rendimiento y el bienestar, si no también la salud, física y psíquica. En Japón, los médicos ya manejan el concepto “Shinrinyoku”, traducido “baño de bosque”, como medicina preventiva al observar que en extensas zonas boscosas de Japón las tasas de mortalidad por cáncer caen significativamente con respeto a las de las zonas urbanas.

En dos estudios piloto llevados a cabo en los Alpes y en la región noruega de Hardangervidda, con estudiantes de 14 años, se encontró que los adolescentes confirmaban un incremento en la satisfacción, mayor autoconciencia, felicidad constante, mayor eficacia en tareas físicas e intelectuales, y una mejor higiene del sueño. Todo esto después de casi 10 días de ruta por las montañas a kilómetros del pueblo más cercano.

Estar en la naturaleza tiene además un efecto desestresante. Un simple fin de semana acampando en la montaña reduce los niveles de cortisol (la hormona marcador de los niveles de estrés) por debajo de los niveles que se tiene pasando el fin de semana en la ciudad, lo que influye en el sistema inmune del individuo, según un estudio del Departamento de Higiene y Salud Publica de Japón. Otro estudio de la Universidad de Chiba, Japón, además que el cortisol, el ritmo cardiaco y la presión sanguínea descienden considerablemente en las personas que caminan por el bosque. Estos mismos estudios han encontrado que las actividades en el bosque fortalecen claramente el sistema inmune en su actividad celular.

Otro estudio del Hospital de Zhejiang, China, encontró que los niveles de inflamación (asociada a un extenso abanico de enfermedades como inmunodeficiencia, inflamación intestinal, depresión cáncer) se reducían con un simple viaje a la naturaleza, incluso en pacientes mayores bastaba un simple fin de semana.

La actividad outdoor incluso protege la vista en los más jóvenes. Un estudio de la Universidad de Sidney afirma que la actividad en grandes espacios de niños y adolescente reduce el riesgo de sufrir miopía y de que esta progrese.

Adiós a la fatiga y a “no me da la vida” en trekkings por la naturaleza. Científicos del departamento de psicología de la Universidad de Michigan han demostrado los efectos reconstituyentes sobre la “fatiga mental” cuando el individuo se ve expuesto a grandes espacios naturales. El efecto tiene lugar incluso cuando las personas con fatiga observan una foto de la naturaleza, efectos que no se producen con fotos de paisajes urbanos.

En personas con problemas más graves, como la ansiedad o la depresión, la actividad al aire libre se ha demostrado como suplementos clínicamente útiles en los tratamientos para casos graves de depresión. Expertos de la Universidad de Michigan afirman que estos efectos se aumentan con el ejercicio y si el paisaje incorpora una lámina de agua, como un gran lago o el mar. Es lo que se ha denominado “Ejercicio Verde”.

Por si fuera poco, el deporte outdoor también mejora las actividades intelectuales como la memoria a corto plazo. La misma Universidad de Michigan realizó un examen de memoria a dos grupos de estudiantes. Después, el primer grupo fue a pasear por el bosque y el otro por la ciudad. Se les repitió el examen y el grupo que paseó por el bosque mejoró su puntuación en un 20 %, mientras que el urbanita calificó de la misma forma que antes de la excursión.

Lo mismo hizo la Universidad de California, pero esta vez para ver como la actividad en la naturaleza influía en la concentración. Esta vez con un examen de lectura, y el grupo que realizó el paseo por el bosque obtuvo la mejor puntuación con diferencia. A estos descubrimientos, se unió la Universidad de Michigan aportando datos que afirman que personas que habían pasado 4 días en la naturaleza mejoraban hasta un 50 % a la hora de resolver problemas que requerían de creatividad.

Como ve, los deportes outdoor van a mejorar su bienestar emocional, salud en general, estado físico y habilidades intelectuales, incluso su vida social…añadiría yo. Y si quiere saber como empezar con una nueva vida outdoor, puede empezar por realizar pequeños trekkings por la sierra…ah, y leer Cero Límites regularmente, por supuesto.

Los 18 efectos del Deporte Outdoor

  1. Aumenta la felicidad
  2. Reduce la sensación de cansancio
  3. Reduce la fatiga
  4. Mejora la higiene del sueño
  5. Reduce el estrés
  6. Previene la aparición del cáncer
  7. Reduce el riesgo de padecer miopía
  8. Reduce la presión sanguínea
  9. Reduce el ritmo cardiaco
  10. Disminuye la inflamación
  11. Modera la depresión
  12. Fortalece el sistema inmunológico
  13. Aumenta la autoconfianza
  14. Aumenta la habilidad en tareas físicas
  15. Incrementa la concentración
  16. Incrementa la memoria a corto plazo
  17. Aumenta la creatividad
  18. Mejora la forma física

Eduardo Salete

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds