Los aficionados del Eibar se quejan de los precios en Balaídos, un año después de que su club donara la taquilla de un partido a los afectados por los incendios.

Cuando ser solidario te acaba saliendo caro

La capacidad de la directiva del Celta para cabrear a los aficionados no tiene límites. Si la pasada jornada varias peñas de la grada de Marcador se mantuvieron en silencio durante 30 minutos por la polémica de que no les dejan colgar sus pancartas, esta vez los que están de morros son los seguidores del Eibar.

Este jueves, para más inri, se ha cumplido un año del encuentro de la pasada Copa del Rey disputado en Ipurua entre el cuadro eibarrés y el olívico. La directiva guipuzcoana decidió donar la recaudación de aquel partido a los afectados por la trágica ola de incendios que diez días antes había convertido al sur de la provincia de Pontevedra en un infierno.

El Celta fue el primero en aplaudir la iniciativa. Sin embargo, un año más tarde ese gesto solidario no fue tenido en cuenta a la hora de establecer los precios para el partido de este sábado y las localidades para la grada visitante cuestan 40 euros. La peña Eskozia La Brava, la más representativa del Eibar, reaccionó con retranca gallega: “Agradecemos los precios populares. Esperamos que la compra de la entrada incluya al menos género del bueno”.

Pese a la torpeza de los dirigentes célticos, la afición armera estará representada en Vigo y desde el mediodía participará en una jornada de confraternización con peñas del Celta

 

Abraham Martínez

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds