La era Lopetegui arranca en casa. Ensayo general para la Supercopa. Bale lleva los galones tras nueve años de dominio del portugués

Antes de que arranque el partido (21:00, RMTV) las conversaciones sobre el ‘caso Modric’ monopolizarán la grada. Y habrá caras de alivio. “Se queda”. Al menos el Madrid sigue con el timón intacto. Porque el faro, Cristiano, se ha apagado después de nueve años luciendo invariablemente. Todo ha cambiado muy rápido desde que se fue Zidane. Lo que viene después es territorio desconocido. También para Bale, a quien no parece pesarle su nuevo papel de actor protagonista con el que hoy vuelve al Bernabéu. La cámara le quiere. Se le ve sonriente, ágil, efectivo, muy seguro de sí mismo. Incluso parece imposible que ese físico portentoso, una máquina perfecta en apariencia, pueda llegar a lesionarse algún día. Cualquiera diría que para él Cristiano fue una especie de dictador que lo inundaba todo de sombras.

El nuevo proyecto de Lopetegui se presenta ante la afición en un escenario ideal, el Trofeo Bernabéu. Siguiendo el ciclo de las primeras cinco Copas de Europa, este año el rival es el Milán (antes de él lo fueron el Stade Reims y la Fiorentina), ante el que el Madrid ganó la Tercera. Es año de 60º aniversario. Siete Copas de Europa descansan en las vitrinas del equipo italiano. Pero ya no es aquel último gran Milán que conocimos y que revolucionó el fútbol a caballo entre los 80 y los 90 de la mano de Sacchi. Ahora, el fondo americano Elliott es quien intenta reflotar el proyecto (ganó 1-0 su partido de la ICC al Barça) con Higuaín como fichaje estrella. El Pipita jugará hoy sus primeros minutos como rossonero.

La de Madrid y Milán es una vieja rivalidad. En Copa de Europa se han enfrentado 15 veces, seis victorias para cada uno y tres empates. Además de aquella final del 58, el Madrid ganó unas semifinales a los rossoneri (en la Segunda) y perdió otras con el equipo de los Ancelotti, Rijkaard y Van Basten con un doloroso 5-0 en la vuelta de Milán.

En el Madrid la gran incógnita es si Courtois se vestirá de corto. Han sido sólo dos entrenamientos para él. A esta hora, no se descarta que se sitúe un banquillo adicional sólo para los porteros suplentes. Debería haber cuatro sentados en él aparte de Keylor, al que Lopetegui dará la titularidad hoy y en Tallin. Se lo ha ganado.

Las otras caras nuevas son jóvenes con mucho por demostrar, más en el caso de Vinicius que en el de Odriozola, internacional absoluto y candidato a ser titular en Tallin si sus molestias musculares se lo permiten. Carvajal llegó después del ex de la Real, que recortó a la mitad sus vacaciones.

Otros nombres ilusionan tanto o más. Son los de los canteranos Reguilón (vía libre sin Theo), Javi Sánchez (estará a caballo entre el primer equipo y el Castilla) y Fede Valverde (tiene opciones sin Kovacic). Estas son todas las cartas. Lopetegui reparte juego…

Marco Ruiz

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds