El gol que le dio el triunfo al equipo romano fue obra del delantero bosnio Edin Dzeko, que aprovechó un gran pase vertical de Strootman.

El Roma hace historia: a cuartos 10 años después

Tras 10 años, el Roma volverá a jugar unos cuartos de Champions. Tras 11, Italia volverá a tener a dos equipos entre los mejores ocho de Europa: el triunfo de los giallorossi ante el Shakhtar, firmado por un gran Dzeko, se puede considerar sin duda un acontecimiento histórico. Tras el 2-1 de la ida, los de Fonseca exhibieron otra vez su gran posesión del balón, instalándose durante un buen tramo del partido en la mitad de campo rival.

Fazio, con un error garrafal, le regaló a Ferreyra un mano a mano con Alisson, pero el punta argentino lo desperdició malamente. Los giallorossi, no obstante, cuando subieron su ritmo demostraron poder hacer sufrir, y mucho, a los centrales ucranianos. Lo confirmaron en el arranque de la reanudación, cuando, de la nada, un pase vertical de Strootman sorprendió a la zaga del Shakhtar y puso a Dzeko solo ante Pyatov, al que el bosnio le hizo pasar el balón entre las piernas con la punta del pie derecho. Fue la diana número 17 en la temporada del delantero, autor del gran partido en el que el ambiente romanista confiaba.

Tras el gol, los ucranianos volvieron a volcarse al ataque, concediendo muchísimo espacio a los feroces contragolpes de los italianos. En uno de esos, Ordets tuvo que tumbar a Dzeko, que corría solo hacia la portería, y fue expulsado. Los jugadores, poco después, protagonizaron un rifirrafe por un violento y absurdo empujón de Ferreyra a un recogepelotas, que también enfureció a los tifosi.

Los de Fonseca buscaron el gol del pase hasta el final, pero esta vez Alisson ni tuvo que despeinarse. Después de haber ganado una liguilla infernal con Atlético y Chelsea, el sueño del equipo construido por Monchi y entrenado por Di Francesco, maravilloso debutante en la Champions, continúa.

Mirko Calemme

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds