El combinado español cayó en el quinto partido de la Liga de Oro Europea ante un combinado checo que mostró una gran defensa -segura en los bloqueos- y un ataque demoledor.

España cae ante una República Checa muy compacta

España cayó en el quinto partido de la Liga de Oro Europea ante una República Checa que se mostró muy compacta en todas las facetas, con una gran defensa -segura en los bloqueos- y un ataque demoledor, con Hadrava y Adam Bartos, que fue determinante en el último set.

El equipo español salió muy centrado y organizado en todas las facetas pero fueron los saques los que permitieron que tomara ventaja en el marcador (8-3), obligando al técnico checo, Michal Nekola, a solicitar un receso, para tratar de frenar al rival, aunque no lo logró de inmediato.

Pero, de manera paulatina, los checos mejoraron sus prestaciones, sobre todo en los bloqueos, con lo que el marcador se fue apretando más (16-13) y fue el seleccionador español, Fernando Muñoz, el que optó por pedir un tiempo para impedir que el rival aumentara su seguridad defensiva e insuflar confianza a sus jugadores.

El cuadro local consiguió superar la presión de los visitantes, que realizaron buenos bloqueos, si bien no fueron suficientes para anular a los españoles, que aprovecharon sus remates y saques directos, con Villena como jugador destacado, para anotarse el primer set.

La segunda manga fue tremendamente igualada, y ambos equipos se repartieron los errores, con varios fallos en los saques y en las recepciones, por lo que cualquier detalle se hizo determinante. En este caso, Hadrava se hizo fuerte en los remates y se erigió en el principal protagonista de la victoria de su equipo.

El tercer set comenzó como el anterior, con un gran equilibrio entre ambas formaciones, pero los de Fernando Muñoz fueron adquiriendo mayor seguridad en la recepción y haciendo valer los remates de Villena y Rodríguez para ponerse por delante, pero los checos se rehicieron para mejorar los bloqueos y volver a empatar.

Los españoles bajaron el listón en defensa, a lo que se añadieron varios fallos en ataque, que aprovechó la República Checa para dar un arreón final y sumar el tercer set ante un rival al que le costaba mucho contrarrestar la ofensiva visitante.

En el cuarto set, aunque los españoles mejoraron con Iribarne y Fernández en el remate y lucharon en defensa, no pudieron con la calidad de los jugadores checos ni con su seguridad defensiva, que impidió el intento de los de Muñoz por forzar el tie break y dejó el marcador en el definitivo 1-3.

EFE

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds