Mireia Belmonte, durante la presentación de la Carrera de la Mujer
Mireia Belmonte, durante la presentación de la Carrera de la Mujer EFE

Tras cubrir todos sus objetivos en los recientes Campeonatos de España Open de primavera -doce carreras, seis triunfos y otros tantos puestos de clasificación para los Europeos del próximo agosto-, Mireia Belmonte ha disfrutado de unos días de descanso antes de retomar de nuevo los entrenamientos para afrontar el último ciclo de preparación de la temporada. Ese asueto le permitió participar el pasado domingo en la Carrera de la Mujer en Valencia y mostrar sus dotes como corredora.

Después de lograr todas las mínimas europeas que perseguía en Málaga, ¿qué opina del nuevo sistema de competición y clasificación?
Creo que ha sido un buen campeonato para mí. El formato es nuevo en España con cinco días de Open, antes eran cuatro, hay que nadar eliminatorias, semifinales y final y ha sido muy extenso el programa en pocos días. Creo que ha sido un buen aprendizaje.
¿Le ha servido como ensayo para los Europeos?
Es el gran objetivo que tenemos en mente. Nadar muchas pruebas en pocos días, que es lo que va a pasar en Glasgow. Ha sido un buen test.
¿Por qué sigue pensando en nadarlo ‘todo’?
Me gusta nadar mucho para tener más oportunidades de medalla. La verdad es que lo entreno todo, no voy a nadar para ver qué pasa.
¿Y le da para todo?
Este año, por ejemplo, que quería hacer la prueba de 5.000 metros en aguas abiertas no va a poder ser porque coincide con el primer día de la competición en piscina. Siempre es complicado competir una semana entera porque nado casi en cada sesión. Hay que estar muy preparada mentalmente porque no todos los días sale bien. Tienes que saber olvidar rápido si te ha pasado algo malo durante las pruebas. Ya lo he hecho varias veces y ahí la clave es centrarse en los momentos claves de las finales.
¿Da tiempo a regularse con tantas pruebas?
En teoría cada prueba es importante. Hay que centrarse en cada vez que te tiras al agua. Está claro que si por la mañana te duermes por la tarde no estás en la final. Hay que intentar nadar rápido sin cansarte, eso es lo más complicado (risas).
Al tiempo que usted nadaba en Málaga sus rivales hacían grandes marcas por todo el mundo…
Eso es bueno. Tengo la suerte de tener rivales que están apretando y el deporte es eso: rivalidad y competición. Si yo fuera siempre la que ganara sobrada sería muy aburrido. Pero yo tengo que luchar siempre con las demás y la clave es no rendirse, aunque haya nadadoras que estén haciendo mejores tiempos que tú.
Dijo el otro día el director técnico de la Federación que está un poco preocupado por el nivel mostrado por la natación española en el Open.
Lo que nos falta es que los júniors den el salto a la absoluta. Tenemos un equipo júnior que siempre hace grandes papeles en los Europeos y Mundiales, pero después cuando pasan al nivel absoluto siempre les cuesta competir con los mejores del mundo. Nos falta subir el nivel del equipo.
¿La federación francesa insiste en echarle el lazo a su entrenador. ¿Eso le puede llegar a descentrar en la rutina diaria?
Tengo la suerte de que él es un gran profesional y siempre está a pie de piscina con la misma actitud y el mismo perfeccionismo. Pase lo que pase siempre está al mismo nivel. Yo espero que se quede hasta 2020. Fred [Vergnoux] me ha sacado los mejores resultados de mi vida deportiva y espero que se quede.
¿En el futuro puede decantarse por las pruebas de aguas abiertas?
La verdad es que no. Aguas abiertas lo hago para divertirme, soy súper novata porque lo paso mal y me llevo muchos golpes. Las nado por divertirme, igual que el aquatlón.

Diego Picó

Fuente: MARCA

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds