Sebastian Vettel.
Sebastian Vettel. EFE

Ferrari está decidida a echar el resto de aquí a final de año y ya prepara una gran evolución de motor para el GP de Canadá (8-10 de junio) que elevará su actual potencia entre 15 y 20 CV, según avanza ‘La Gazzetta dello Sport’.

Por medio resta aún el GP de Mónaco, el trazado más lento de la temporada, donde el propulsor es secundario y triunfa la eficiencia aerodinámica, el chasis y los mapas de gestión de motor a bajas revoluciones. Y en el Principado regresa la banda de rodadura gruesa de Pirelli, la utilizada hasta Barcelona, aunque en los test de Montmeló posteriores han certificado que eso no influyó para el desplone de ritmo en carrera.

La gran incógnita para Ferrari será de nuevo la fiabilidad. El motor de Raikkonen se rompió antes de la carrera en España (quinta cita), cuando debía haber durado hasta el final de Mónaco, para cumplir con el límite de tres unidades por coche para toda la temporada (21 carreras).

El año pasado, el turbo y varias averías menores, como una bujía en Japón, acabaron con buena parte de las posibilidades de Vettel para destronar a Hamilton. El resto lo puso el alemán de su parte, como en Singapur o México.

En todo caso, con una subida de 20 caballos (gracias a una modificación de los pistones) serán de nuevo una seria amenaza para las ‘flechas plateadas’ a los que Barcelona siempre les suele ser muy favorable, así como otros trazados del estilo de Silverstone, Spa o el recién incluido de Paul Ricard en Francia. Será la bala para soportar un verano en el que Mercedes ha marcado las diferencias.

Canadá es también el lugar marcado como el de la primera evolución de Renault, aunque no se sabe la cuantía de la ganancia, y muy posiblemente de Mercedes, que suele apostar más por electrónica que por ganancia pura de caballos a lo largo de cada temporada.

Marco Canseco

Fuente: MARCA

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds