El brasileño tuvo un pie fuera. El empuje de Lucas y la oferta del PSG hicieron que pidiera salir. Partía como suplente, pero suma ya más minutos que la temporada pasada.

Filipe Luis no se conforma y va a más en el Atlético de Madrid

Filipe Luis es otro de los jugadores que han abandonado la disciplina del Atlético por la llamada con su selección. En silencio, trabajando y jugando, el lateral brasileño está firmando un sólido comienzo de temporada, en varios sentidos y eso que llegó a tener un pie fuera del equipo. Echando un vistazo a la plantilla se observa que es el noveno futbolista en minutos del Atlético, poco hacía presagiar tras la Supercopa que sería así. Filipe se quedó fuera del equipo de Tallin y su cara lo decía todo. Se había incorporado el 31 de julio, varios días antes que Lucas, su competidor en el puesto, pero finalmente Simeone optó por el francés para jugar de inicio frente al Madrid.

Terminando contrato en junio y con las puertas de la titularidad cada vez más cerradas, le quedaron pocas dudas cuando recibió la oferta del PSG. Casi sobre el cierre de mercado pidió salir, que le liberaran, “como habían con Gabi”, esgrimió después. Mientras, con Lucas sancionado, fue titular en el debut liguero en Valencia, volvió al banquillo frente al Rayo y ya, después de la negativa del Atlético a dejarle marchar, jugó completo en la derrota de Vigo. No fue un buen día para él ni para el equipo.

Pero como otras tantas veces, Filipe no se ha dejado llevar ni se ha conformado. Una indisposición de Lucas le colocó frente al Eibar en el equipo titular y, a partir de ahí, ha ido creciendo. Además le están respetando las lesiones, que también condicionaron su inicio la pasada campaña. Getafe y Huesca como titular y, finalmente, el derbi. Simeone le prefirió a Lucas, a diferencia de lo que había sucedido en Tallin y eso ha reconfortado al brasileño. Aún su versión no es la mejor, también porque está sintonizando lo que significa jugar con Lemar por delante, en muchas ocasiones. De momento un síntoma podría ser que suma 656 minutos esta campaña por los 619 del curso pasado llegados justamente a este parón.

Si su temor era ir desapareciendo del equipo, de momento eso está lejos de suceder. Si la temporada pasada se sobrepuso a una grave lesión, en esta se está revelando contra sí mismo y su convencimiento de que su etapa en el Atlético había acabado. No le dejaron partir y asumió las consecuencias, enfocando de la manera correcta. Ahora está también la incertidumbre de saber qué va a ser de su futuro. A sus 33 años, en enero es libre para comprometerse con el equipo que quiera y en el Atlético ya sabe que la política para los mayores de 31 es la de firmar año a año.

Jorge García

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds