El central ha crecido con Rubi en el Espanyol y combina virtudes con y sin balón que lo convierten en un jugador completo. El Madrid tiene una opción de compra de 7,5 millones.

Hermoso, su parecido a Ramos y sus 14 meses meteóricos

Hace apenas 14 meses, Mario Hermoso debutó en Primera División. En la tercera jornada de Liga, Quique Sánchez Flores decidió que actuara como central en el Camp Nou ante el Barcelona. Un escenario inmejorable, un resultado pésimo (5-0). Pese a la contundencia de la derrota, el zurdo demostró algunas de las virtudes que le hicieron mantenerse en el equipo casi una vuelta entera, hasta que el entrenador madrileño volvió a cambiar de planes. Con la llegada de Rubi, Hermoso está sacando todo lo que lleva dentro.

El defensor perico dio las primeras patadas a un balón en el Club Deportivo Concepción, entre los barrios de Ciudad Lineal y San Blas-Canillejas de Madrid. Su padre lo llevaba al campo con su opel astra de color verde oscuro, aunque fueron sus abuelos los que le inculcaron la pasión por este deporte. “Su abuelo José Luis siempre me decía que su nieto iba a acabar jugando en el Madrid porque tenía una gran zurda”, comentó a este diario José Domingo Corral, quien conoce a la familia desde hace tiempo. Su abuela Pilar se sabía todos los nombres de los jugadores del equipo blanco y, a diario, frecuentaban el bar Cetina Quince, donde Hermoso, un niño de ojos claros y pelo rizado, acudía los domingos con sus padres a tomar el vermut y a comer patatas fritas y jamón mientras jugaba con la acera de la calle con su traje blanco del Madrid, club al que entró con 11 años.

Sus abuelos, tanto los maternos como los paternos, se encargaban de compararle las botas y de seguir las hazañas de aquel niño que apuntaba alto. De hecho, es tanta la devoción que sentía el jugador por ellos que lleva su nombre serigrafiado en las espinilleras.

Con apenas 17 años, en el Trofeo Santiago Bernabéu, debutó con el primer equipo del Real Madrid siendo juvenil. Era el año 2012 y Jose Mourinho se percató de algunas de sus cualidades. Siguió haciendo carrera en el Castilla, donde llegó a ser capitán de la mano del actual entrenador del Real Madrid, Santi Solari, y vivió una cesión un tanto infructuosa en el Valladolid. Allí actuó de lateral zurdo, disputó 31 partidos, pero no tuvo continuidad en el club.

Tras otro año en el Castilla, el Espanyol picó a su puerta. Firmó sin coste de traspaso pero con una opción de compra del Real Madrid de 7,5 millones. En estos 14 meses ha crecido exponencialmente y son sabidas las comparaciones que se le hacen con Sergio Ramos en el vestuario blanquiazul. Hermoso domina el juego aéreo (lleva dos goles en LaLiga), tiene un gran desplazamiento de balón y lanza faltas, interpreta bien el juego y arriesga en la salida, es difícil de superar en el uno contra uno y es agresivo en las anticipaciones y tiene carácter. Un cóctel al que Rubi le ha dado la confianza y la sapiencia que le faltaba. El Espanyol solo ha recibido ocho goles, uno de ellos de jugada. Hermoso forma con David López una pareja que roza la perfección.

Alberto Martínez

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds