El Nàstic de Tarragona se queda al borde del descenso al sufrir una inesperada en el campo del Sevilla Atlético, colista y descendido matemáticamente en Segunda B, al término de un partido
con pocas ocasiones decidido por un solitario gol al contragolpe del sevillista Lara.

Luis García Tevenet, entrenador local, alineó un once plagado de juveniles, a los que dio la oportunidad de debutar en LaLiga 1/2/3 ahora que ya está descendido, y su respuesta fue excelente, ya que dominaron de salida a los tarraconenses, que se vieron obligados a defender muchos balones llovidos sobre la parcela de Dimitrievski.

Sin embargo, y pese al remate de cerca que local Cantalapiedra lanzaba alto, las dos ocasiones más claras de la primera parte fueron visitante, para Maikel Mesa, cuyo tiro fue conjurado por una buena parada de Juan Soriano, y Abraham, que lanzó fuera pese a estar en una posición franca.

El Sevilla Atlético volvió a dominar los primeros minutos de la segunda mitad, cuando Cantalapiedra y Diego García gozaron de dos ocasiones para marcar, pero no se adelantó hasta que Lara, en su primera intervención tras suplir a Viedma, batió por bajo al portero visitante para culminar un contragolpe conducido por Pozo.

Con el resultado en contra, los catalanes adelantaron líneas sin crear demasiado peligro en el área de Juan Soriano, y lo hicieron a costa de desproteger una zaga que veía con cierto miedo los acercamientos de Alejandro Pozo, el mejor del encuentro, siempre amenazante cuando goza
de espacios.

La única oportunidad para empatar llegó mediante un cabezazo de Mesa, el atacante más peligroso de los visitantes, que remató un centro desde la derecha de Tete Morente sin fuerza como para inquietar al portero sevillista.

El 1-0 para el equipo hispalense, unido a la victoria del Córdoba en el campo del Rayo Vallacano (1-2), hace que el Nástic se quede con solo un punto de ventaja de la zona de descenso a falta de tres jornadas para que concluya el campeonato.

Lara complica la vida al Nàstic, que perdió contra el colista

El Nàstic de Tarragona se queda al borde del descenso al sufrir una inesperada en el campo del Sevilla Atlético, colista y descendido matemáticamente en Segunda B, al término de un partido
con pocas ocasiones decidido por un solitario gol al contragolpe del sevillista Lara.

Luis García Tevenet, entrenador local, alineó un once plagado de juveniles, a los que dio la oportunidad de debutar en LaLiga 1/2/3 ahora que ya está descendido, y su respuesta fue excelente, ya que dominaron de salida a los tarraconenses, que se vieron obligados a defender muchos balones llovidos sobre la parcela de Dimitrievski.

Sin embargo, y pese al remate de cerca que local Cantalapiedra lanzaba alto, las dos ocasiones más claras de la primera parte fueron visitante, para Maikel Mesa, cuyo tiro fue conjurado por una buena parada de Juan Soriano, y Abraham, que lanzó fuera pese a estar en una posición franca.

El Sevilla Atlético volvió a dominar los primeros minutos de la segunda mitad, cuando Cantalapiedra y Diego García gozaron de dos ocasiones para marcar, pero no se adelantó hasta que Lara, en su primera intervención tras suplir a Viedma, batió por bajo al portero visitante para culminar un contragolpe conducido por Pozo.

Con el resultado en contra, los catalanes adelantaron líneas sin crear demasiado peligro en el área de Juan Soriano, y lo hicieron a costa de desproteger una zaga que veía con cierto miedo los acercamientos de Alejandro Pozo, el mejor del encuentro, siempre amenazante cuando goza
de espacios.

La única oportunidad para empatar llegó mediante un cabezazo de Mesa, el atacante más peligroso de los visitantes, que remató un centro desde la derecha de Tete Morente sin fuerza como para inquietar al portero sevillista.

El 1-0 para el equipo hispalense, unido a la victoria del Córdoba en el campo del Rayo Vallacano (1-2), hace que el Nástic se quede con solo un punto de ventaja de la zona de descenso a falta de tres jornadas para que concluya el campeonato.

EFE

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds