Byron Jones cambiará de posición, volviendo a jugar de cornerback, ante la insistencia de su nuevo coordinador defensivo, Kris Richard.

Los Dallas Cowboys no se olvidan de Earl Thomas

Cuando comenzó la agencia libre y los equipos se lanzaron en loca carrera a reconstruir sus plantillas, quedó claro que los Seattle Seahawks estaban en un periodo de transición. Con la marcha de jugadores importantes, y figuras imprescindibles en su historia como la de la Richard Sherman, hicieron saber al resto de la liga que estaban abiertos a cualquier tipo de negocio. En concreto, escuchaban ofertas por uno de los jugadores más impresionantes de la NFL: el safety Earl Thomas.

El destino más obvio eran los Dallas Cowboys. Los motivos abundaban. El principal es que es un jugador enorme en una posición de gran necesidad en el equipo ahora mismo. El segundo es que Kris Richard, el que fuera coordinador defensivo de los Seahawks, es ahora el jefe de la defensa en los Cowboys. El tercero es que Thomas es de Texas.

Tan obvio, que los de Dallas fueron los que llamaron e insistieron en el traspaso. No alcanzaron el precio que pedían los de Seattle: una primera y una tercera ronda del próximo draft. Sencillamente inalcanzable entonces, así que las discusiones se pararon.

Pero no murieron. Es por eso que es interesante ver qué sucede en los próximos días, hasta el inicio del draft del próximo jueves 26 de abril, porque podrían producirse algunos traspasos, algunos movimientos, sorprendentes, y el de Earl Thomas no debería descartarse.

Para añadir más leña al fuego, los Dallas Cowboys han confirmado en las primeras sesiones de entrenamiento del año que Byron Jones jugará de cornerback el año que viene. Es un movimiento importante, en mi opinión.

Jones fue un producto de la Combine del año 2015. Llegaba al fin de semana de evaluación de rookies siendo conocido, claro, pero más bien por debajo del radar. En la universidad de Connecticut había firmado unos buenos años para nada que pareciese que le iba a llevar a ser considerado como digno de una primera ronda. En la Combine se salió. Llegó a romper el récord del evento en cuanto a salto vertical. Y los Dallas Cowboys se gastaron su primera ronda, un #27 global, en él.

En su primera temporada jugó como cornerback. Sin embargo, su altura hizo que fuese cambiado a la posición de free safety y ahí es donde mejor rindió, en el año 2016, su mejor campaña. Obligado a jugar un poco más como strong safety en 2017, su nivel bajó.

La llegada de Kris Richard le va a devolver a su posición original. A Richard no sólo no le parece que su tamaño sea un “problema”, sino que le gusta usar a estos perfiles en los puestos exteriores de la secundaria. Jones ha dicho que le encanta, claro; siempre es más agradecido jugar donde te formaste y, tampoco es baladí ésto con una futura renovación en el horizonte, los coners cobran bastante más que los safeties.

Sin embargo, ésto deja el puesto central de la secundaria con un serio boquete en los Dallas Cowboys y, por eso, no puede descartarse que hagan un último intento por Earl Thomas, a ver si los Seattle Seahawks se muestran más receptivos a una oferta sensata y no la barbaridad que pidieron en primera instancia.

Así como en el caso de Rob Gronkowski en los Nen England Patriots, el tema de Earl Thomas sólo va a depender de una cosa: el precio. Y los Dallas Cowboys bien podrían ser los que acertaran con él en última instancia.

Pepe Rodríguez Rodríguez

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ads will display in 00:10 seconds