“Necesito que cada pieza del equipo esté volcada conmigo”, dice el piloto de Yamaha ante el gran premio de casa en Montmeló.

Maverick:

¿Ganó en Montmeló en 2012 en Moto 3. En 2016 fue cuatro y en 2017 décimo. ¿Es un circuito difícil para usted?

Al contrario. Es una pista que se me da bien pero el problema es la moto. En 2016 hice la vuelta rápida. En 2014 e Moto2 fui segundo y la verdad es que tengo ganas de correr ya. En los test fue muy bien y espero que siga así.

Fue séptimo en Jerez, séptimo en Francia y octavo en la última cita, en Italia y parecer ser que usted se ha quejado. ¿Qué me puede decir?

Creo que es muy importante que todo el equipo dé el cien por cien. Creo en el box están trabajando bien, pero falta un poco; es punto para dar un salto cualitativo y espero que Montmeló ayude a eso.

¿Problemas con Ramón Forcada, su jefe de mecánicos?

Yo nunca he dicho que tuviese problemas con él. Lo único que quiero es lo mejor para mí y lo único que necesito es que cada pieza del equipo esté volcada conmigo.

¿Qué le parecen tantos cambios en los equipos con Lorenzo a Honda y Pedrosa fuera del equipo el año próximo?

La verdad es que es un año extraño y será difícil competir con el equipo Honda el año que viene, pero habrá que ver cómo irán las cosas. Sea como sea Jorge (Lorenzo) es de los mejores pilotos y creo que está a un gran nivel y ojalá vaya rápido.

¿Y lo de Pedrosa fuera de Honda tras 20 años?

Los cambios suceden por algo y ojalá pueda tener otra moto y demostrar lo que le ha faltado siempre, ese punto de ganar el Mundial porque es un pilotazo y tiene una calidad impresionante. Ojalá yo haga muchas veces todo lo que ha hecho él pero, repito le has faltado ese punto de ganar un Mundial.

Empezó a competir a los 12 años. ¿Qué opina del fallecimiento del joven piloto Andreas Pérez, de 14 años, el pasado domingo en Montmeló?

Al final, muchas veces perdemos de vista lo peligroso que es nuestro deporte. Es muy seguro hasta que pasa algo, como siempre decimos. Realmente en el Campeonato de España hay muchas motos, demasiadas, en la parrilla de salida (unas 35). Aún así, al final eso fue mala suerte porque el Circuito de Catalunya es increíble, con gran seguridad y se había reformado el tramo donde Luis Salom perdió la vida. Creo que es un circuito muy bien hecho y sin un lugar realmente peligroso. Ahí se juntaron una serie de cosas y con 40 motos en la pista es normal que algunos no le pudieran esquivar.

¿Es Marc Márquez siempre el piloto a batir?

Hoy por hoy sí. Es primero del Mundial y ganó el año pasado. Si estuviese cuarto sería diferente, pero está delante y mi objetivo es quedar delante de él y restar puntos. Para batirle tienes que sacar el cien por cien de tu moto.

¿Y qué le falta a su moto?

Le falta electrónica y que Yamaha entienda bien cómo funcionan los neumáticos. Si encontramos estas cosas, la moto es difícil de mejorar, pero repito hay que entender como funciona.

Es Ud. uno de los pilotos más jóvenes del Mundial y tiene como compañero a Valentino Rossi, el más veterano. ¿Cómo lo lleva?

Y también el más difícil como rival. Como compañero me llevo muy bien con él, nos tenemos un respeto mutuo impresionante y en la pista es aquello de “Qué gane el que pueda”.

¿Y para cuando ganar el Mundial?

El año pasado me di cuenta que tenía nivel para ganar el Mundial, por eso he renovado dos años más con Yamaha. Soy muy autocrítico y eso lo he aprendido año tras año, diciéndome a mi mismo que: “Esto no lo estoy haciendo bien, tienes que hacerlo así”. Si veo que el equipo está tomando una dirección en la que no voy a estar cómodo, siempre intento llevarlo a mi gusto porque soy el que pilota la moto y debe sacarle el máximo. Este año está siendo un poco más complicado convencerles de que hagan los cambios que necesito y está costando algo., pero estoy muy motivado.

Josep Margalef

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds