Saúl Craviotto dice que el K4 500 español “impresiona mucho”, pero apunta que “cuando estás en el cepo de salida nadie pregunta el currículo por muchas medallas que haya en el barco”.

El cuádruple medallista olímpico Saúl Craviotto, ganador junto a los subcampeones del mundo Toro, Cooper y Germade del selectivo para representar a España en el Europeo en K4 500, ha admitido que es cierto que esta embarcación “impresiona mucho” pero ha advertido de que “cuando estás en el cepo de salida nadie pregunta tu currículo por muchas medallas que haya en el barco; ahí hay que partir de cero y demostrarlo en cada competición”.

Craviotto, Cooper, Toro y Germade debutarán en la I Copa del Mundo 2018, que se celebrará del 18 al 20 de mayo en Szeged (Hungría) y a continuación palearán en el Campeonato de Europa, entre el 8 y 10 de junio, en Belgrado (Serbia). Ellos realizaron el mejor crono -1 minuto, 20 segundos y 753 centésimas- de las cuatro combinaciones candidatas al K4 500 en el exigente proceso de selección estipulado por la Federación Española de Piragüismo.

Craviotto ve cumplido uno de los objetivos de la temporada que era entrar en este K4, de manera que logra ese “gran reto”, por lo que se siente “supercontento y superilusionado. Tengo una confianza plena en esta embarcación, y con estos compañeros. Ahora hay que moldearlo. Hemos hecho lo más difícil que era acceder a la embarcación con el nivelazo que hay en España”.

El catalán ha explicado que el plan está “más que trazado, es ir al Mundial de este año y sobre todo el que viene” para poder clasificarse para los JJOO de Tokio. Ahora lo que falta es lo más fácil, trabajar y trabajar porque no conozco otra receta para el éxito que sea diferente a la del esfuerzo y el trabajo. Toca trabajar y demostrar que nos hemos ganado la plaza. Confianza absoluta y trabajar con humildad y los pies en el suelo”.

El palista de la UCAM de Murcia ha dicho: “Desde este momento hay que confiar en el equipo técnico y en el entrenador, Miguel García, que es el mejor del mundo. En muchos países pagarían fortunas por tenerlo, y nosotros tenemos la suerte de contar con él. Ahora a confiar en su planificación y en lo que nos pueda enseñar”.

El gallego Cristian Toro, campeón olímpico en Río en K2 200 y vigente subcampeón mundial en K4 500, ha revelado la “ilusión” que tiene ante este nuevo proyecto así como “mucha confianza” en sus compañeros por lo que se encuentra con “ganas de trabajar duro para conseguir metas muy altas”.

En opinión del kayakista perteneciente al club Fluvial de Lugo el proceso de selección que acabó el pasado sábado fue “muy duro, sobre todo en el aspecto psicológico” si bien ha concluido que “mereció la pena”.

El balear Marcus Cooper Walz, que figuraba en tres de las cuatro combinaciones aspirantes, ha declarado que se siente “contento” de estar en el K4 y se ha mostrado “seguro” de que esta embarcación lo hará “muy, muy bien” en la competición internacional.

“Fue una semana dura, de mucha tensión y competición”, ha recordado el mallorquín, campeón olímpico en K1 1.000 metros en Río.

“Tenía un gusanillo dentro de mí que me decía que lo podía conseguir aunque sabía que era bastante difícil, nos jugábamos mucho pero al final creo que todos estamos satisfechos y hemos quedado con el convencimiento de que ha sido un proceso justo”, ha finalizado el palista del Náutico de Portopetro.

El gallego Rodrigo Germade -quinto en JJOO 2016 en K4 1.000 y subcampeón del mundo en K4 500 en 2017– ha expresado su satisfacción por figurar entre los seleccionados tras finalizar el proceso de selección que califica como “justo, objetivo y transparente, aunque muy duro”.

A su juicio “había que hacerlo de alguna manera y ha sido acertada”.

Para el palista perteneciente a la UCAM las sensaciones son “aún mejores” tras conocer el estudio analítico realizado con los datos de mediciones referentes a los propios deportistas y a las condiciones del viento, cuya información trasladó a los deportistas el director técnico de la Federación Española, Ekaitz Saies, en el momento de comunicar los tiempos de las cuatro combinaciones, que no fueron públicos hasta entonces.

La criba se inició con un test en K1 200 y otro en K1 400 metros y se completó con las pruebas en K4 500 entre las combinaciones aspirantes, conformadas por siete palistas: el catalán Saúl Craviotto, el balear Marcus Cooper Walz, los gallegos Cristian Toro, Rodrigo Germade, Roi Rodríguez y Carlos Arévalo y el castellano-leonés Carlos Garrote.

Los controles selectivos, celebrados en el campo de regatas de Trasona en Asturias, estuvieron marcados porque todas las pruebas se realizaran en condiciones climatológicas homogéneas, lo que obligó a la segunda de las combinaciones a repetir su regata debido a que había sido la única que paleó con viento en contra.

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds