El nadador reconoce que salió en su bronce en los 400 estilos “a por todas” y Castillo, su entrenador, cree que “esto debe animarlo y debe ser el principio”.

Pons:

Explican que Joan Lluís Pons es muy despistado. En ocasiones, cuando el entrenador le marca un plan de trabajo de, por ejemplo, cuatro series de estilo libre, a la segunda empieza a nadar la mariposa. Se despista. “En atención es un cero. Buscamos ayuda porque necesita un extra en concentración. Estamos trabajando en ello”, explica José Antonio del Castillo, su entrenador. Pero, en el otro lado de la balanza, Pons, de 21 años, “es trabajar” y “muy competitivo”.

“Fue divertido trabajar con él, a veces muy duro porque debes buscar la tecla adecuada. Eso te hace aprender como entrenador porque no todos son iguales. Con él debes ir jugando un poco, pero es muy competitivo y sabe en qué momento conectar. Estuvo en Glasgow aguantando porque le tocaba competir el último día. Supo no estar ni más arriba ni más debajo de la cuenta. Tiene una virtud a la hora de competir”, detalla Castillo, que la próxima temporada será el director técnico de la Federación Catalana de Natación.

El propio nadador habló de la estrategia de la carrera: “La mejor manera era salir rápido, y es lo que logré. Lo intenté, fui a por ello y estoy muy contento. No es mi mejor marca, pero… Sabía que el final aguantaba gracias a los entrenamientos. Si a mí me costaba, a los demás creo que les costaría más”, relató, aún con la adrenalina de la prueba y bebiendo agua por el esfuerzo. “Llevaba a la gente controlada pero no veía a los del fondo. Solo pensaba que me quedaban 50 metros y no podía parar más”, finalizó describiendo sus sensaciones sobre una apasionante final.

Pons, quien asomó en el escaparate acuático en los Juegos de Río, cuando se coló en la final de los 400 estilos, reconoce que “este año trabajé mucho, siempre con esto en mente. Quería coger medalla aquí porque esto sería una buena situación para lo que me podía encontrar en Tokio. Quiero cambiar y competir la final en Tokio. Y para ello debo pasar por situaciones como esta”. Su entrenador considera que esta medalla puede ser un trampolín. “Esta medalla debe ser un principio para él. Hace cuatro años entró en los Juegos porque, podríamos decir, que se lo encontró, y también en la final. Pero cuatro años después quiere nadarla para pelearla, no hablamos de medalla, sino de pelearla. Está a punto de dar un paso. Esto debe animarlo”.

Alberto Martínez

Fuente: AS

Share
Temas: Categorías: Deportes

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds