Los “Mulos de Manhattan” presumen la mejor marca de Grandes Ligas hasta el momento después de ganar 19 de sus últimos 22 encuentros.

Yankees 2018: Asesinos con cara de niño

El éxito siempre llega cuando la preparación se encuentra con la oportunidad, dijo alguna vez el autor Henry Hartman.

Los New York Yankees están preparados y son oportunos. Los New York Yankees son exitosos.

Con 27 títulos en las vitrinas, es justo decir que el éxito es parte del ADN de esta franquicia. Un gen que le fue heredado a la versión más reciente, la que presume la mejor marca de Grandes Ligas. Los jóvenes Yankees se están ganando las rayas en su uniforme un batazo oportuno a la vez. Nueva York tiembla de ansiedad y expectaciones mientras sus rivales tiemblan de miedo.

Los temores están justificados.

Los “Baby Bombers” poseen todas las herramientas del éxito y la racha que los catapultó a la cima de esta nueva temporada, es un microcosmos de lo que podría ser una nueva y larga era de dominio en el Bronx. Preparación y oportunidad.

Desde el 21 de abril, los Yankees tienen la mejor marca de Grandes Ligas con 19-3. Aunque el registro es impresionante por sí solo, el hecho de que en ese lapso hayan anotado 53 carreras (2.2 por juego) de la séptima entrada en adelante, solo demuestra que este equipo, a pesar de su juventud, ya aprendió a ganar.

Y lo han hecho mostrando todo tipo de virtudes, que aparentemente salen a relucir cuando el equipo más las necesita. En una época de bullpens dominantes y cerradores lanzallamas, los Yankees no solo sonríen, sino que prosperan ante la adversidad. Aquí algunas pruebas:

Consistencia: Han anotado al menos una carrera de la séptima entrada en adelante en 20 de esos 22 partidos.

Resiliencia: Han ganado nueve partidos a los que llegaron al último tercio con la pizarra empatada o abajo en el marcador, anotando 27 veces.

Hambre: Han ganado tres encuentros en su último turno al bate, incluyendo cuadrangulares del dominicano Gary Sánchez y el venezolano Gleyber Torres.

Tal vez, lo más satisfactorio para el debutante manager Aaron Boone es el hecho de que no hay un solo jugador que se destaque, sino que el éxito ha sido un esfuerzo compartido de la ofensiva más potente de Grandes Ligas, en la que 10 peloteros han producido carreras en el último tercio y lo han hecho de todas las maneras imaginables, desde batazos de largo metraje hasta bases por bolas con casa llena y elevados de sacrificio.

Aaron Judge encabeza el aporte con 11 carreras remolcadas, seguidas por las 8 de Sánchez _ todas por la vía del jonrón _ y las 7 de Gregorius, nada inesperado considerando que son los tres mejores productores del equipo en toda la temporada. Sin embargo, se destaca la presencia de Brett Gardner, quien tiene siete llevadas al plato después de la séptima entrada

Durante ese lapso de 22 partidos, New York ha disparado nueve cuadrangulares, la firma de la casa, algunos de ellos memorables como el Grand Slam de Gregorius, el tablazo de tres carreras de Sánchez que rompió el empate 0-0 en la novena entrada ante Houston, el jonrón de Torres (apenas el segundo de su carrera) para dejar en el terreno a Cleveland, y el cuadrangular de Judge para darle la vuelta al marcador ante Boston. No, ninguno de Stanton… hasta el momento.

La ecuación de Hartman funciona y los Yankees 2018 son la mejor prueba de ello.

León Felipe Girón

Fuente: AS

Share

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds