La extriunfita presenta ‘La tinta de mis ojos’, un libro de pequeños poemas e ilustraciones propias donde la cantante refleja sus experiencias

La Fnac de la plaza del Callao de Madrid estaba llena a rebosar como si Mario Vargas Llosa fuera a presentar su última novela. Pero el Nobel no era el esperado. Decenas de periodistas y curiosos aguardaban la llegada de alguien muy diferente: Aitana Ocaña, una joven cantante salida de Operación Triunfo que, con 19 años, juega ahora a ser estrella literaria. La artista, que alcanzó la fama tras quedar segunda finalista de OT 2017, arrasa con su primer single, Teléfono y, antes incluso de publicar su primer disco, acaba de lanzar La tinta de mis ojos, un libro de pequeños poemas y reflexiones propias acompañados de ilustraciones realizadas por ella misma. “Creo que voy a recibir muchas críticas porque me estoy metiendo en un berenjenal”, ha bromeado la extriunfita en la presentación del libro, que sale a la venta este jueves por 15,95 euros. Sabe que su incursión en el mundo editorial puede crear polémica, pero no le asusta.

La propuesta le llegó a Aitana cuando salió de la famosa academia del programa de TVE y, en un primer momento, le pareció una locura: “Yo siempre he tenido faltas de ortografía y no me he sabido expresar muy bien, no sabía cómo lo iba a hacer”. Después pensó que la publicación —escrita en distintos formatos como relatos cortos, poesía urbana o reflexiones propias— le podría servir para explicar lo que le ocurría tras salir de OT. “¿Ese momento de rebeldía que piensas que nadie te entiende? Pues era tal mi frustración que no sabía cómo sacar todo lo que tenía dentro. Y empecé a escribir y a dibujar. Lo necesitaba”, explica.

Confiesa que este “no libro” —como lo define la cantante—, que no está escrito en primera persona, no lo ha escrito ella sola, sino que le ha ayudado una especie de coach literaria que, a su vez, ha tenido “una figura de psicóloga”. “Nos reunimos, nos llamamos, nos enviamos notas de voz de ocho minutos…donde yo le contaba cómo me encontraba en cada momento, cosas que pensaba o sentía”, dice.

Algunos de los dibujos de Aitana Ocaña en la presentación del libro 'La tinta
Algunos de los dibujos de Aitana Ocaña en la presentación del libro ‘La tinta de mis ojos’, donde la cantante ha estado acompañada de la periodista Sandra Barneda, este miércoles, en Madrid. VICTOR SAINZ EL PAÍS

Aitana revela que tras su éxito en OT su vida pasó de ser la de una adolescente normal de un pueblo pequeño a convertirse en un torbellino y habla de esto como un cambio importante, pero no necesariamente malo. “Fue muy rápido. Me costó hacerme a la situación, pero con el tiempo aprendes y es bonito”. Precisamente en el texto Igual pero distinta de la publicación habla de ello. “Yo ya no soy como era. Y a la vez sigo siéndolo. Por el camino he perdido algunas cosas. Intimidad. Privacidad. Un poco de libertad. He tenido que soltar otras. Pero las que he ganado lo compensan todo”, escribe quien acumula 1,4 millones de seguidores en Instagram.

La artista asume que esta intimidad y libertad perdida se debe a la atención que genera su vida privada, en parte a causa de la breve relación que ha mantenido con el también extriunfito Luis Cepeda, con quien empezó a salir tras acabar el programa y cuya relación terminó hace unas semanas. Admite que es algo por lo que hay que pasar y “vivir con ello”, pero destaca que mientras se haga con respeto, no le importa. Su inocencia y falta de experiencia sale a relucir cuando posa ante los fotógrafos delante del photocall, donde no sabe bien dónde colocarse o a quién mirar, pero su estrenada madurez le está enseñando a ver las cosas desde otro prisma. “Peco mucho en justificar todo lo que hago y soy muy influenciable, pero poco a poco estoy madurando”, dice. Y añade: “Al final eres tú la primera persona que te tienes que querer porque, si no, no te van a querer los demás”.

En La tinta de mis ojos, la intérprete de Lo malo muestra su pasión por el dibujo, con ilustraciones a carboncillo de ojos, cuerpos desnudos o rostros de personas de su entorno, aunque ninguno pertenece a alguno de sus compañeros de Operación Triunfo. “Me gusta mucho dibujar ojos y de ahí el título, porque es una manera de reflejar lo que veo”, explica ilusionada la artista.

Con este trabajo, Aitana espera que los jóvenes se inspiren y, como ha hecho ella, crezcan como personas haciendo lo que les gusta. Y a ella, lo que de verdad le apasiona, es cantar. Una vez que su nueva obra ha visto la luz, la cantante quiere centrarse ahora en su carrera musical y revela que “pronto” llegará un nuevo trabajo discográfico, del que no ha adelantado detalles.

Maite Morate

Fuente: EL PAÍS

Share
Temas: Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds